"Tenemos organizados 14.270 UBCH (Unidades de Batalla Hugo Chávez, que el chavismo usa como centros electorales) de las 14.382, el 95% de las UBCHs necesarias. Estamos listos para ir a elecciones cuándo digan, cómo digan y cómo sea… Listos, preparados, organizados y renovados en al organización y en el espíritu de victoria", aseguró Nicolás Maduro en cadena nacional.

La frase, dicha al pasar en medio de un acto chavista regular -comparece en cadena nacional usualmente- cobra sentido en el contexto de la crisis venezolana: con las negociaciones auspiciadas por Noruega estancadas por la propia retirada de Maduro de la mesa de diálogo, el régimen intentará orquestar nuevos comicios legislativos -sin ninguna garantía, una vez más- para arrebatarle el control del Parlamento a sus opositores.

El dictador adelantó sus intenciones durante una "jornada de orientación e interacción con la Red de Articulación y Acción Sociopolítica", de la que también participó Diosdado Cabello – el líder de la fraudulenta Asamblea Constituyente y hombre buscado por narcotráfico en los EEUU- y su esposa, Cilia Flores.

La idea del régimen no es nueva, el propio Cabello designó en agosto pasado una comisión para evaluar la convocatoria para comienzos de 2020, un año antes de que termine el período del actual Parlamento.

La oposición a la dictadura liderada por Juan Guaidó, jefe del Parlamento y reconocido como presidente encargado por medio centenar de países, exige que se convoquen elecciones, pero a presidenciales. Reclaman que Maduro no pueda ser candidato, que haya autoridades electorales imparciales y que exista observación internacional. Pero el dictador se niega públicamente.

Juan Guaidó en Socopo, estado venezolano de Barinas, el 1 de junio de 2019 (Photo by Yuri CORTEZ / AFP)
Juan Guaidó en Socopo, estado venezolano de Barinas, el 1 de junio de 2019 (Photo by Yuri CORTEZ / AFP)

Sin diálogo

El régimen de Maduro y la oposición de Venezuela iniciaron en mayo pasado un proceso de negociación auspiciado por Noruega y con sede en Barbados para buscar una solución a la crisis. Las conversaciones fueron suspendidas a inicios de agosto por decisión de Maduro, luego de que Estados Unidos impusiera un bloqueo a los bienes estatales venezolanos dentro de su territorio.

El diputado Stalin González, uno de los delegados de la oposición en las negociaciones con el régimen, dijo este viernes que el formato que fue utilizado en estas reuniones realizadas en Barbados "se agotó".

"Volver a ese formato, nosotros no lo vemos viable porque ya todo lo que se tenía que discutir se discutió. Nosotros hemos sido claros, cuando el régimen esté listo para llegar a un acuerdo, nosotros siempre vamos a estar listos para llegar a un acuerdo integral que busque la salida de la crisis", insistió.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: