Nicolás Maduro en un acto celebrado en Caracas el sábado (REUTERS/Manaure Quintero)
Nicolás Maduro en un acto celebrado en Caracas el sábado (REUTERS/Manaure Quintero)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, debió admitir este sábado que un nuevo "ataque cibernético" frustró el proceso de reconexión de la electricidad, en medio de un gigantesco apagón que cumple más 48 horas.

"Hoy 9 de marzo habíamos avanzado casi un 70%, cuando recibimos al mediodía otro ataque de carácter cibernético a una de las fuentes de generación que estaba funcionando perfectamente y eso perturbó y tumbó todo lo logrado", aseguró Maduro ante una multitud de seguidores en el centro de Caracas.

El apagón afecta a Caracas y 22 de los 23 estados del país, por lo que el mandatario socialista pidió paciencia. Además, el Observatorio de Internet NetBlocks publicó este sábado que el segundo corte generó una interrupción del servicio de Internet en el 96% del país.

La caída de Internet en Venezuela por el apagón (@netblocks)
La caída de Internet en Venezuela por el apagón (@netblocks)

"Espero que el proceso de reconexión sea definitivo y estable para la mayoría de los venezolanos en las próximas horas. Pido comprensión", aseveró Maduro.

De acuerdo con Maduro, se trata de "ataques electromagnéticos contra las líneas de transmisión" de la represa de Guri, (ubicada en el estado Bolívar, sur), la mayor hidroeléctrica del país.

El gobernante anunció un plan de contingencia que contempla la distribución masiva de alimentos y agua potable a partir del lunes, y asistencia especial en hospitales.

Imágenes de un apagón en Caracas
Imágenes de un apagón en Caracas

Asimismo, aseguró que en los últimos seis años han sido dañadas más de 150 subestaciones en el marco de lo que llama "una guerra eléctrica" y han muerto 200 personas "carbonizadas" por manipular la infraestructura.

Maduro reiteró que el "ataque" fue obra de Estados Unidos -utilizando "armas" de "alta tecnología"- y de la oposición venezolana, liderada por Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, a quien tildó de "payaso" y "títere autoproclamado".

"Todo tiene su momento y ustedes saben que a mí no me tiembla el pulso para hacer justicia", expresó dirigiéndose a un manifestante que le pidió a gritos refiriéndose a Guaidó: "¡Mételo preso!".

Según Maduro, las agresiones que denuncia cuentan con el respaldo de "infiltrados" en la estatal eléctrica y prometió identificarlos y "castigarlos ejemplarmente".

Los apagones en Venezuela son recurrentes desde hace una década. Expertos responsabilizan al gobierno por falta de inversión en infraestructura y corrupción, pero Maduro y altos funcionarios denuncian constantemente sabotajes.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: