Los venezolanos sufren la hiperinflación
Los venezolanos sufren la hiperinflación

"Cuando se trata de inflación, estoy de acuerdo con Lord Kelvin. En una conferencia que el físico británico dio en el Instituto de Ingenieros Civiles el 3 de mayo de 1883, dijo: 'A menudo digo que cuando se puede medir lo que se está hablando y expresarlo en números, se sabe algo al respecto; pero cuando no se puede medir, cuando no se puede expresar en números, el conocimiento es escaso e insatisfactorio. Puede ser el comienzo del conocimiento, pero apenas se ha avanzado, en el pensamiento, a la etapa de la ciencia, sea cual sea la materia'".

Las palabras le pertenecen al economista Steve H. Hanke, de la Universidad Johns Hopkins, quien analizó el caso venezolano en un artículo publicado en Forbes que plantea lo siguiente.

En la actualidad, la tasa de inflación más alta del mundo se encuentra en Venezuela, donde la tasa anual es del 15.657%. La lucha contra la hiperinflación en Venezuela comenzó el 13 de noviembre de 2016, cuando la tasa mensual superó por primera vez el umbral de hiperinflación del 50% mensual.

En la actualidad, la tasa de inflación mensual de Venezuela se sitúa en el 167%. Así, Venezuela entró al grupo de países con más hiperinflación en todos los tiempos: se han registrado 58 en la historia. La siguiente tabla muestra el panorama de la calamidad de la hiperinflación en Venezuela:

(Gentileza: Forbes/Prof. Steve H. Hanke)
(Gentileza: Forbes/Prof. Steve H. Hanke)

En 2013, después de que el Banco Central de Venezuela (BCV) dejó de reportar estadísticas de inflación de manera regular, comenzamos a medir la inflación de Venezuela. Empleamos datos de alta frecuencia que permiten la medición diaria de las tasas de inflación mensuales y anuales. Medimos. No hacemos pronósticos. De hecho, el pronóstico en un entorno hiperinflacionario es un juego de tasas.

¿Cómo medimos? El precio más importante en una economía es el tipo de cambio entre la moneda local -en este caso, el bolívar- y la moneda de reserva mundial, el dólar estadounidense. Mientras exista un mercado negro activo (léase: mercado libre) para la moneda y los datos estén disponibles, los cambios en el tipo de cambio del mercado negro pueden transformarse de forma fiable en mediciones precisas de las tasas de inflación en todo el país. El principio económico de la paridad del poder adquisitivo (PPP, en inglés) permite esta transformación. Y la aplicación de la PPP para medir las elevadas tasas de inflación es bastante simple.

Durante períodos de inflación elevada, la PPP es la teoría apropiada para usar en la medición. De hecho, la PPP se mantiene durante los episodios de hiperinflación, y se mantiene muy fuerte. Así que, con la advertencia del Premio Nobel Tjalling Koopmans a los economistas en mente, estamos midiendo, y estamos midiendo con la teoría correcta.

Bolívares venezolanos (iStock)
Bolívares venezolanos (iStock)

Más allá de la teoría de la PPP, la intuición de por qué la PPP representa el "patrón oro" para medir la inflación durante los episodios de hiperinflación es clara. Todos los artículos en una economía que es hiperinflada se cotizan en una moneda extranjera estable (el dólar estadounidense) o en una moneda local (el bolívar). Si son precios en bolívares, se determinan refiriéndose a los precios en dólares de los bienes y luego convirtiéndolos a precios en bolívares locales después de consultar el tipo de cambio del mercado negro al contado. De hecho, cuando el nivel de precios aumenta rápida y erráticamente día a día, hora a hora o incluso minuto a minuto, las cotizaciones de los tipos de cambio son la única fuente de información sobre la rapidez con la que se está produciendo la inflación. Es por eso que el PPP se mantiene y por eso podemos usar datos de alta frecuencia (diarios) para calcular la tasa de inflación de Venezuela.

Demasiado para la forma en que las cosas deben ser medidas correctamente. Con eso en mente, echemos un vistazo al tratamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la inflación de Venezuela. Llevamos a cabo este análisis no sólo porque el FMI es el principal organismo internacional que se ocupa de los asuntos monetarios de sus 189 países miembros, sino también porque todo lo que el FMI dice es tratado por la prensa financiera como un evangelio. En consecuencia, los datos del FMI son ampliamente difundidos e impulsan la opinión pública.

En el último año y medio, el FMI ha reportado una variedad de cifras para la tasa de inflación anual en Venezuela. Ninguna de las cifras del FMI puede reproducirse. Este es un problema que hace que todas las cifras de inflación del FMI sean inutilizables porque, entre otras cosas, no superan la prueba científica del olfato. No importa. El siguiente es un catálogo de las cifras de inflación del FMI para Venezuela que se han reportado desde septiembre de 2016.

El FMI ha reportado una variedad de cifras para la tasa de inflación anual en Venezuela (AP)
El FMI ha reportado una variedad de cifras para la tasa de inflación anual en Venezuela (AP)

FMI – Perspectivas de la Economía Mundial, octubre de 2016:

-Tasa de inflación anual final de 2015 (Fuente de datos – BCV): 180,9%.

-Fin de la proyección de la tasa de inflación anual para 2016: 720.0%

-Proyección de la tasa de inflación anual para finales de 2017: 2,200.0%.

FMI – Perspectivas de la Economía Mundial, abril de 2017:

-Tasa de inflación anual final de 2016 (Fuente de datos – BCV): 274,4%.

-Fin de la proyección de la tasa de inflación anual para 2017: 1,133.8%.

-Proyección de la tasa de inflación anual para finales de 2018: 2,529.6%.

FMI – Perspectivas de la Economía Mundial, octubre de 2017:

-Tasa de inflación anual final de 2016 (Fuente de datos – BCV): 302,6%.

-Fin de la proyección de la tasa de inflación anual para 2017 del FMI: 1,133.0%.

-Fin de la tasa de inflación anual de 2018 Proyección del FMI: 2529,6%.

FMI – Perspectivas de la Economía Mundial, abril de 2018:

-Tasa de inflación anual de finales de 2016: 2.818,4%.

-Fin de la proyección de la tasa de inflación anual para 2017 del FMI: 12,874.6%.

-Fin de la proyección de la tasa de inflación anual para 2018 del FMI: 12,874.6%.

Nicolás Maduro
Nicolás Maduro

Hasta las Perspectivas de la Economía Mundial (WEO, por sus siglas en inglés) de abril de 2018, el FMI escribió el mismo resumen general sobre sus números venezolanos en cada una de las ediciones de su informe:

"La proyección de las perspectivas económicas en Venezuela, incluida la evaluación de la evolución económica pasada y presente como base de las proyecciones, se complica por la falta de discusiones con las autoridades (la última consulta del Artículo IV tuvo lugar en 2004), los largos intervalos en la recepción de datos con lagunas de información, el suministro incompleto de información y las dificultades en la interpretación de ciertos indicadores económicos reportados de acuerdo con la evolución económica".

En el WEO de abril de 2018, se modificó la cláusula de exención de responsabilidad. Ahora incluye:

"Los efectos de la hiperinflación y las brechas de datos señaladas significan que los indicadores macroeconómicos proyectados por el personal del FMI deben ser interpretados con cautela".

Estas afirmaciones son ridículas. Nadie ha sido capaz de predecir con precisión el curso o la duración de un episodio de hiperinflación. Pero, eso no ha impedido que el FMI ofrezca pronósticos de inflación para Venezuela que han demostrado ser extremadamente inexactos. Y, por ejemplo, del absurdo de las proyecciones del FMI, basta con considerar sus previsiones de fin de año para 2018 y 2019. Ambos valores de la tasa anual son del 12.824,6%. Estas previsiones son absurdas. Después de todo, la actual tasa de inflación anual medida es ya del 15.657%, y está subiendo. Y el mismo pronóstico para 2018 y 2019 contiene un toque de precisión espuria: observe el punto decimal.

Lo que hace que las cifras de inflación del FMI para Venezuela sean tan preocupantes es que nunca debieron haber sido reportadas en primer lugar. No existe una base práctica para hacer un pronóstico de inflación durante los episodios de hiperinflación, lo que el FMI ha hecho repetidamente. Se puede medir la hiperinflación con precisión, pero no se puede predecir su curso o duración. Y por si el Pecado Original del FMI no fuera suficientemente malo, la prensa financiera ha publicado regular y religiosamente los pronósticos del FMI sobre la hiperinflación de Venezuela. Esto es perturbador. Ha dejado en el público la falsa impresión de que es posible prever episodios de hiperinflación.

*Artículo escrito por Steve H. Hanke para Forbes. 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: