Putin amenaza con armar a Corea del Norte, aumentando la tensión con Occidente por Ucrania

El líder ruso emitió la advertencia al final de un viaje a Asia, durante el cual firmó un pacto de defensa mutua con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Guardar

Nuevo

El presidente ruso, Vladímir Putin, izquierda, y el líder norcoreano, Kim Jong Un. (Kristina Kormilitsyna, Sputnik, Kremlin Pool Foto vía AP)
El presidente ruso, Vladímir Putin, izquierda, y el líder norcoreano, Kim Jong Un. (Kristina Kormilitsyna, Sputnik, Kremlin Pool Foto vía AP)

El presidente Vladimir V. Putin de Rusia advirtió directamente a Estados Unidos y sus aliados que está dispuesto a armar a Corea del Norte si continúan suministrando a Kiev armas sofisticadas que han impactado territorio ruso, aumentando los riesgos para las potencias occidentales que respaldan a Ucrania.

Putin hizo la amenaza en comentarios a los periodistas que viajaban con él el jueves por la noche a Vietnam antes de volar a Rusia después de un viaje allí y a Corea del Norte. Había hecho una amenaza similar, aunque significativamente menos abierta, un día antes en Pyongyang, donde revivió un pacto de defensa mutua de la época de la Guerra Fría con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. El pacto exige que cada nación proporcione asistencia militar a la otra “con todos los medios a su disposición” en caso de un ataque.

Putin expresó su amenaza de armar a Pyongyang, en violación de las sanciones de las Naciones Unidas, como respuesta a las decisiones de Estados Unidos y sus aliados en los últimos meses de permitir que Ucrania realice ciertos ataques en territorio ruso con sus armas. La Casa Blanca tomó esa decisión el mes pasado, pero mantuvo su prohibición de ataques de mayor alcance en zonas más profundas del país con armas estadounidenses.

“Quienes suministran estas armas creen que no están en guerra con nosotros”, dijo Putin. “Nos reservamos el derecho de suministrar armas a otras regiones del mundo”.

Aunque Putin no dijo qué armas le daría a Corea del Norte, Kim está tratando de hacer avanzar sus ojivas nucleares, misiles, submarinos y satélites, todas áreas donde Rusia posee algunas de las tecnologías más sofisticadas y peligrosas del mundo.

Kim Jong Un asiste a la ceremoni de despedida de Vladimir Putin en el aeropuerto de Pyongyang (Sputnik/Gavriil Grigorov/Pool via REUTERS)
Kim Jong Un asiste a la ceremoni de despedida de Vladimir Putin en el aeropuerto de Pyongyang (Sputnik/Gavriil Grigorov/Pool via REUTERS)

La visita del líder ruso a Pyongyang subrayó cómo la guerra en Ucrania se ha convertido en el principio rector de su política exterior, superando otras prioridades que el Kremlin había perseguido durante años. Washington y Seúl dicen que Corea del Norte ha enviado docenas de misiles balísticos y más de 11.000 contenedores de municiones a Rusia para usarlos en su guerra contra Ucrania, ayudando a Putin a superar la escasez de municiones. Tanto Rusia como Corea del Norte han negado cualquier intercambio de armas que violaría las sanciones de las Naciones Unidas.

Durante años, Rusia participó en los esfuerzos de las Naciones Unidas para limitar el programa de armas nucleares y misiles de Kim, aprobando resolución tras resolución en el Consejo de Seguridad destinada a limitar el acceso de su régimen a armas, tecnología y recursos.

Pero ahora Putin ha cambiado dramáticamente de rumbo, defendiendo el fin de las mismas sanciones que aprobó, impulsado por su deseo de aumentar el costo para Estados Unidos del apoyo a Ucrania y la necesidad de Rusia de que Corea del Norte tenga enormes reservas de municiones y armamento convencionales para usar en el campo de batalla.

“Aquí los occidentales suministran armas a Ucrania y dicen que ‘aquí no controlamos nada en absoluto y no importa cómo se utilicen’”, dijo Putin. “También podemos decir que le entregamos algo a alguien y luego no tenemos control sobre nada”.

Su resurgimiento del compromiso de defensa mutua de la época de la Guerra Fría con Corea del Norte avivaron los temores en Corea del Sur y Japón, que albergan a decenas de miles de tropas estadounidenses en bases estadounidenses.

Los funcionarios surcoreanos dijeron que considerarían brindar asistencia letal a Ucrania en respuesta. Putin les advirtió contra tal decisión en sus declaraciones del jueves antes de abandonar la región. “Esto sería un error muy grande”, dijo Putin.

Dijo que el pacto de defensa mutua no debería preocupar a Corea del Sur, porque exige la intervención militar de Rusia sólo en caso de agresión contra Corea del Norte, y hasta donde él sabía, dijo, Seúl no tenía intención de llevar a cabo tal ataque.

Vladimir Putin. Sputnik/Gavriil Grigorov/Pool via REUTERS
Vladimir Putin. Sputnik/Gavriil Grigorov/Pool via REUTERS

El líder ruso, que ha hecho de las críticas al “estrangulamiento de las sanciones” una pieza central de su mensaje internacional, comparó las restricciones a Corea del Norte con el asedio de Leningrado por parte de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, que causó la muerte de su hermano mayor, quien tenía entonces un año.

Putin reiteró en sus comentarios del jueves que esas sanciones deberían reevaluarse, cuestionando en particular las relacionadas con la migración laboral, diciendo que las familias norcoreanas no podían ganar dinero ni alimentar a sus hijos.

“¿Esto te recuerda algo?” Dijo Putin, refiriéndose a la Segunda Guerra Mundial. “¿Y esto es humano?”

El viaje de Putin a Pyongyang se produjo días después de que emitiera nuevas demandas para poner fin a la guerra en Ucrania. Dijo que aceptaría un alto el fuego y entablaría conversaciones si Kiev retiraba tropas de las cuatro regiones del este de Ucrania que Moscú ha reclamado como propias y abandonaba sus aspiraciones de unirse a la OTAN.

Ucrania y sus aliados occidentales rechazaron inmediatamente la propuesta por considerarla una exigencia de capitulación y tierras ucranianas adicionales, en lugar de una propuesta honesta para las negociaciones.

En los días posteriores, el líder ruso y sus principales lugartenientes instaron a Occidente a tomar en serio la oferta y trataron de aumentar la presión, advirtiendo sobre peores condiciones por venir y condiciones más catastróficas en el campo de batalla.

El líder ruso también afirmó que Moscú estaba considerando cambiar su doctrina nuclear en respuesta a los nuevos dispositivos desarrollados por Occidente que reducen el umbral para el uso nuclear. Rusia posee el mayor arsenal del mundo de las llamadas armas nucleares tácticas, que tienen rendimientos más bajos y pueden usarse en escenarios de campo de batalla más limitados.

Putin ordenó a sus tropas que practicaran el uso de tales armas a principios de este año en respuesta al anuncio de Gran Bretaña de que Ucrania podría usar sus armas para atacar a Rusia y a las sugerencias del presidente Emmanuel Macron de Francia de que las naciones occidentales podrían enviar tropas a Ucrania.

El líder del Kremlin ha advertido periódicamente a sus enemigos occidentales que no busquen la “derrota estratégica” de Moscú mediante una derrota en la guerra contra Ucrania, mensaje que reiteró el jueves.

“Esto significa el fin de los 1.000 años de historia del Estado ruso”, afirmó. “Creo que esto está claro para todos. Y entonces surge la pregunta: ¿Por qué deberíamos tener miedo? ¿No es mejor llegar hasta el final?”

© The New York Times 2024

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias