Ford apuesta su futuro en el terreno de Tesla

FILE — Ford’s electric vehicle, the Mustang Mach-E, an SUV meant to evoke the company’s storied sports car, in Los Angeles, Nov. 17, 2019. The struggles of traditional automakers to sell electric cars might finally ease in 2021 as Ford, Volkswagen and others introduce promising new models. (Ryan Young for The New York Times)
FILE — Ford’s electric vehicle, the Mustang Mach-E, an SUV meant to evoke the company’s storied sports car, in Los Angeles, Nov. 17, 2019. The struggles of traditional automakers to sell electric cars might finally ease in 2021 as Ford, Volkswagen and others introduce promising new models. (Ryan Young for The New York Times)

Unas semanas antes de Navidad, San Tan Ford, una concesionaria en Phoenix, invitó a algunos compradores de automóviles para que admiraran el Mustang Mach-E, un automóvil eléctrico muy esperado que Ford Motor comenzó a vender recientemente.

El evento convocó a unas 200 personas, muchas de ellas con autos BMW, Audi, Subaru y otras marcas que San Tan rara vez recibe como parte de un pago. Diez personas pagaron para reservar un Mach-E, entre ellas tres que llegaron manejando autos Tesla.

“El nivel de emoción y entusiasmo es simplemente abrumador”, dijo el propietario de San Tan, Tim Hovik. “Cuando conduces esta cosa, el rendimiento es… guau”.

Si bien Ford y los otros grandes fabricantes de automóviles del mundo siguen ganando miles de millones de dólares vendiendo camionetas pickup y vehículos utilitarios deportivos (SUV, por su sigla en inglés) propulsados por gasolina, todavía no han ganado mucho terreno en el mundo de los vehículos eléctricos, el segmento de rápido crecimiento de la industria automotriz dominado por Tesla.

Eso podría cambiar finalmente este año. Ford, Volkswagen y otros fabricantes de automóviles comenzarán a vender varios modelos con mayor rango de conducción que la generación previa de competidores de Tesla que no logró atraer muchos compradores.

Ford en particular necesita que su más reciente incursión en los vehículos eléctricos sea un gran éxito. Con la excepción de sus exitosas camionetas pickup, la compañía ya estaba teniendo problemas incluso antes de que la pandemia hiciera caer en picada las ventas de automóviles. Muchos críticos y compradores de automóviles tienen tiempo considerando que la línea de modelos de Ford es aburrida y sin inspiración. Además, los inversores valoran a Ford en unos 38.000 millones de dólares, aproximadamente la mitad que General Motors y muy lejos de la capitalización bursátil de Tesla de 800.000 millones de dólares.

Jim Farley, el nuevo director ejecutivo que asumió el cargo en octubre, se ha comprometido a optimizar sus operaciones —la compañía anunció hace poco que iba a cerrar tres fábricas en Brasil— e invertir en automóviles eléctricos y autónomos. El Mach-E será la primera gran prueba de Farley.

La compañía está apostando a que este automóvil tenga el éxito que otros no tuvieron en parte porque, aunque lleva el nombre Mustang, es un vehículo utilitario deportivo espacioso y de visión elevada, y muchos compradores estadounidenses prefieren los SUV a los sedanes. La mayoría de las ventas de Tesla provienen de su sedán compacto Model 3. Otros fabricantes de automóviles como Volkswagen, Nissan, BMW, Mercedes-Benz, Volvo y Hyundai también están planeando presentar SUV eléctricos en los próximos meses.

Varios de los nuevos modelos también tienen un precio atractivo en comparación con los de Tesla, y podrían atraer a compradores que estén interesados en vehículos eléctricos, pero que se han negado a pagar precios elevados.

El Mustang Mach-E y el Volkswagen ID.4, que estarán en las concesionarias en marzo, recorren unos 402 kilómetros con una carga completa —casi lo mismo que la versión más barata del Model Y de Tesla— y tendrán precios iniciales de unos 43.000 y 40.000 dólares. El Model Y básico tiene un costo inicial de unos 42.000 dólares, pero los modelos de Ford y Volkswagen califican para un crédito fiscal federal de 7500 dólares que reducirá el costo final a bastante menos de 40.000 dólares, o cerca del precio promedio de los autos nuevos vendidos en Estados Unidos. Ese crédito fiscal ya no se aplica a las compras de autos Tesla.

Las empresas automotrices emergentes también pondrán nuevos modelos en las calles este año. Rivian, que cuenta con el respaldo de Amazon y Ford, planea comenzar a vender un vehículo utilitario deportivo de lujo y una camioneta pickup de lujo este verano. Tienen un precio aproximado de 75.000 dólares, pero están diseñados para uso todoterreno, una habilidad en la que Tesla no se ha centrado, aunque la compañía tiene previsto empezar a producir a una camioneta pickup a finales de año.

Los vehículos eléctricos solo representan cerca del 3 por ciento de las ventas mundiales de automóviles, pero se espera que esa cifra aumente rápidamente durante la próxima década. Algunos analistas creen que para el año 2040 los autos eléctricos podrían superar en ventas a los vehículos a gasolina a nivel mundial. Como resultado, muchos fabricantes de automóviles están invirtiendo miles de millones de dólares para presentar decenas de modelos eléctricos en los próximos años.

“Tienes que participar en esta carrera”, dijo Mark Wakefield, un director gerente de AlixPartners, una firma consultora con gran experiencia en la industria automotriz. “No puedes correr el riesgo de quedar rezagado”.

Tesla enfrenta en la actualidad una competencia más dura en China y Europa, pero todavía domina el mercado estadounidense. La empresa no desglosa sus ventas por país, pero los analistas creen que vendió 200.000 autos eléctricos o más en Estados Unidos el año pasado, más que todos los demás fabricantes juntos.

Los fabricantes de automóviles que lanzarán modelos eléctricos este año en Estados Unidos dicen que no están tratando de quitarle compradores a Tesla, sino más bien intentando expandir el grupo de compradores potenciales para este tipo de autos. Tesla ha atraído en gran medida a compradores de automóviles de lujo con altos ingresos y a los primeros creyentes en los autos eléctricos: consumidores a los que les encanta poseer la tecnología más reciente y avanzada.

Dustin Krause, director de movilidad eléctrica de Volkswagen en América del Norte, afirmó que el ID.4 estaba dirigido con mayor énfasis a personas que nunca habían considerado tener un automóvil eléctrico. Señaló que los estadounidenses compran varios millones de SUV compactos y medianos cada año. Señaló que un automóvil eléctrico en ese segmento a un precio asequible “hace que de inmediato empiecen a considerar esa opción clientes que nunca antes habían considerado comprar un vehículo eléctrico y muchos otros que tenían ciertas reservas”.

Pocos automóviles eléctricos han llegado con el enorme nivel de expectación que tuvo el Mustang Mach-E. Ford ya había fabricado antes vehículos eléctricos con las mismas bases de los modelos a gasolina. Pero hace unos años, cuando las ventas de Tesla comenzaron a despegar y las ganancias de Ford empezaron a desplomarse, la compañía tomó la decisión de construir un auto eléctrico desde cero.

Con la esperanza de atraer compradores, Ford bautizó a su primer modelo de este tipo con el nombre de su histórico automóvil deportivo. Algunos analistas de automóviles y aficionados han criticado a la compañía por decidir utilizar ese nombre, ya que el Mach-E es muy diferente a los otros Mustang.

“Queríamos que este vehículo tuviera carácter”, dijo Robert Iorio, ingeniero principal del Mach-E. “El nombre Mustang remite a un producto que tiene gran impacto en el mercado”.

Ford, que está produciendo el automóvil en México, se comprometió a comenzar las entregas a finales de 2020 y en diciembre entregó tres de estos vehículos a clientes. Ha recibido pedidos de todos los Mach-E que planea producir este año (unos 50.000, según Iorio). La mayoría se venderá en Estados Unidos y algunos en Europa. Las ventas en China iniciarán dentro de unos meses.

Si la empresa entrega la cantidad de autos que tiene prevista, el Mach-E podría convertirse en uno de los autos eléctricos más vendidos en Estados Unidos, después del Model 3 y el Model Y de Tesla, y podría superar al Chevrolet Bolt, de los cuales se vendieron unos 20.000 el año pasado.

“Creo que nos va a posicionar muy bien”, dijo Iorio. “Creo que la gente empezará a ver a Ford de otra manera”.