Moda dopamina: el color da revancha y mejora el estado de ánimo luego del confinamiento

El dopamine fashion se ha convertido en uno de los grandes fenómenos después de la moda neutra y sencilla que reinó durante el confinamiento. Expertos en diseño y psicología explican a Infobae cómo funciona el optimismo con los colores y estampados

 La moda dopamina hace referencia a aquella que está relacionada con la subida de esta placentera sustancia.
La moda dopamina hace referencia a aquella que está relacionada con la subida de esta placentera sustancia.

Dime con qué color te vistes y te diré cómo te sientes. La moda suele ser un reflejo del momento presente más allá de lo que dicten las tendencias; es una herramienta indispensable para comprender cada momento histórico. El COVID-19, el confinamiento y la posterior nueva normalidad, fueron -y en algún punto todavía son- un momento que genera todo tipo de consecuencias socio-económico-culturales.

La moda, esa perfecta fotografía de lo que estamos viviendo, no queda ajena a este suceso extraordinario llamado pandemia.

Durante los meses que pasamos en nuestras casas, ocurrieron algunos comportamientos: subieron notablemente las búsquedas de pijamas y la ropa cómoda. Esto se mantuvo meses después cuando la gente salió a la calle, ensalzando prendas como leggings o remeras, desterrando tacones hasta el día de hoy. Hubo una constante: los colores que acompañaron esta época fueron generalmente neutros. Los grises y beiges se vieron más que nunca. Aparecieron también los tonos tierra que se impusieron.

Los estampados quedaron ahí, en un segundo plano.

Pero la vida social regresó con el fin de los confinamientos que se fueron dando en forma distinta en cada país. Volvieron las pasarelas y los street style se tiñeron no solo de colores llamativos, sino de atrevidos estampados de carácter naïf o psicodélicos. Uno de los mejores ejemplos de ello lo encontramos en el color tendencia del año: el verde brillante que se ha instalado en el vestidor de los que más conocen de moda.

Todo esto se asocia con una búsqueda de levantar el estado anímico. Un fenómeno que se ha bautizado recientemente como “dopamine fashion”. La moda dopamina hace referencia a aquella que está relacionada con la subida de esta placentera sustancia. Y es que, bien es sabido que los colores o lo que llevamos pueden afectar directamente en cómo nos enfrentamos al mundo o cómo nos sentimos.

El verde brillante uno de los protagonistas de esta temporada
El verde brillante uno de los protagonistas de esta temporada

Está claro: no es lo mismo vestir todo de negro que de blanco. Es muy distintos lucir grises a intercambiar colores. Muchas veces, tal vez inconscientemente, nos vestimos de acuerdo a nuestro estado de ánimo más allá de la preferencia que tengamos por algún color.

Tal y como revela el último informe trimestral de Lyst, el fenómeno de la moda dopamina ha sido uno de los más destacados del trimestre, que puede identificarse en el significativo crecimiento de las búsquedas para joyas de abalorios (un 229%) o con el hecho de que las joyas de Roxanne Assoulin y Eliou, dos firmas que destacan por el uso de colores llamativos, se encuentren en el top diez de productos más deseados.

El street style más reciente se ha llenado de colores como el azul, amarillo y verde. Las mezclas más imposibles de colores complementarios se han convertido además en una de las fórmulas de estilo más destacadas.

¿Qué provoca el color en cada uno de nosotros?

El street style más reciente se ha llenado de colores como el azul, amarillo y verde.
El street style más reciente se ha llenado de colores como el azul, amarillo y verde.

La colorterapia se remonta al Antiguo Egipto, donde ya se estudiaban los efectos que provocaba cada color. Asimismo, está más que instalada en la actualidad y hay numerosas expresiones y frases hechas que hacen referencia precisamente a los colores y sentimientos asociados a ellos.

“Indudablemente los colores están relacionados con la vida anímica y las emociones e influyen en ellas, forman parte de acervo cultural y tienen un valor simbólico”, dice a Infobae Monica Cruppi, psicoanalista, autora, miembro de Asociación Psicoanalítica Argentina (APA)

“Quinquela Martín decía que al sufrimiento había que ponerle color, situación ésta que reflejo en su obra. Le debemos a él el cambio que hizo en las escuelas del guardapolvo gris al blanco y de los pizarrones del negro al verde, para hacer del ambiente algo más agradable Los colores están impregnados de un sentido simbólico determinado por la cultura y por vida emocional de sujeto. Por ejemplo para el psicoanálisis el rojo representa la sangre la excitación y vivencias de intenso peligro- en la simbología onírica. Cada cultura le otorga un sentido y por eso, hay colores para el amor para el miedo y para el dolor. El modelaje social es el que les otorga sentido Por ejemplo en la cultura occidental el color del luto es el negro mientras que en Japón es el blanco”, agrega la psicoanalista.

Algunos dicen por ejemplo que el amarillo tiene un efecto similar al ejercicio en el cerebro, aumentando los niveles de dopamina al vernos con él. El rosa o el rojo hacen que nos veamos con ese color de buena cara, similar al rubor natural. Pero los colores brillantes no son los únicos que crean este efecto. El negro, que bien podría ser considerado un tono menos alegre también hace que nos sintamos más felices. “Al ser un color que estiliza y que resulta muy elegante hace que nos veamos bien con él y sintamos mejor con nosotros mismos”, expresó la estilista Raquel Mejías.

"Los colores están impregnados de un sentido simbólico determinado por la cultura y por vida emocional de sujeto. Por ejemplo para el psicoanálisis el rojo representa la sangre la exitación y vivencias de intenso peligro- en la simbología onírica. Cada cultura le otorga un sentido y por eso ,hay colores para el amor para el miedo y para el dolor", explicó a Infobae Monica Cruppi, Psicoanalista, Autora, miembro de Asociación Psicoanalítica Argentina (APA)
"Los colores están impregnados de un sentido simbólico determinado por la cultura y por vida emocional de sujeto. Por ejemplo para el psicoanálisis el rojo representa la sangre la exitación y vivencias de intenso peligro- en la simbología onírica. Cada cultura le otorga un sentido y por eso ,hay colores para el amor para el miedo y para el dolor", explicó a Infobae Monica Cruppi, Psicoanalista, Autora, miembro de Asociación Psicoanalítica Argentina (APA)

“El marrón por ejemplo al estar más relacionado con el invierno tiende a bajar el ánimo, mientras que los veraniegos nos ayudan a sentirnos mejor, aunque todo depende la armonía tonal del estilismo”, agregó la especialista.

“Creo que la pandemia que nos confinó y nos vistió en pijamas y jogguinetas lúgubres, hoy en el fin de la misma apuesta a un colapso de color. Verdes y amarillos, rojos y fucsias, verdes y turquesas increíbles para invadir los guardarropas”, analiza a Infobae Patricia Profumo, diseñadora. La especialista sostiene que los colores no son solamente para levantar el ánimo para el fin del confinamiento, “sino también para levantar el ánimo económico de una Argentina devastada. Creo qué hay que sumar mucho color accesorios coloridos como, pañuelos, gafas, aros, collares, que son también indispensables para mantener en alto la dopamina en un fashion style”, agrega Profumo.

Al azul, amarillo y verde citados anteriormente, se les suma, agrega Profumo, el naranja, fucsia , turquesas y verdes, que son los que deben abundar en los vestidores. Estos tonos siempre tendrán en alto tu ánimo y estímulo”.

Al azul, amarillo y verde citados anteriormente, se les suma, dice la diseñadora Patricia Profumo, “el naranja, fucsia , turquesas y verdes, que son los que deben abundar en los vestidores. Estos tonos siempre tendrán en alto tu ánimo y estímulo”.
Al azul, amarillo y verde citados anteriormente, se les suma, dice la diseñadora Patricia Profumo, “el naranja, fucsia , turquesas y verdes, que son los que deben abundar en los vestidores. Estos tonos siempre tendrán en alto tu ánimo y estímulo”.

El diseñador Grabriel Lage esta convencido del cambio de estado luego del confinamiento. “Salir del ostracismo después de tanto tiempo sin celebrar, ha generado, por lo menos desde mi experiencia con las clientas, unas ganas enormes de “celebrar la vida”. Desde hace ya tres décadas los colores y las alegres estampas, son parte muy importante en mis diseños personalizados, seleccionar el color que se lleve bien con la tonalidad de la piel y que haga feliz a quien va a lucirlo es una parte de la dopamina que pretendo lograr con la totalidad del diseño”, sostiene a Infobae.

“Indiscutiblemente los vivos colores nos energizan y representan de especial modo a cada uno de nosotros. Amo las tendencias de vivos colores, aunque no me ato a ellas, porque cada mujer es diferente. A la mujer argentina le cuesta, aún hoy, adoptar llamativos colores”, agrega Lage.

Hay estudios que confirman la relación que producen en el cuerpo los colores. “El verde el rosa y el Celeste son sedantes y el rojo excita”, dice Cruppi.

Según esta teoría los colores tiene la propiedad de sosegar atraer estimular armonizar perturbar nuestros sentidos y se llego a considerarlos como recursos terapéuticos desde otro marcos teóricos. Además es indudable la relación que existe entre los ambientes en los cuales interactuamos y el color que tengan. Estos sentidos culturales se unen a la singularidad de cada individuo quién es en definitiva el qué tiene la última palabra, finaliza la psicoanalista.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR