La pandemia incrementó el consumo de alcohol en mujeres en los Estados Unidos

En un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg y la Universidad de Maryland, el 60% de las mujeres reconoció beber más, y el 45% aseguró que una de las razones era el mayor estrés

 El 60 por ciento de las mujeres bebía más en comparación con antes de COVID-19 en EEUU según un estudio reciente
El 60 por ciento de las mujeres bebía más en comparación con antes de COVID-19 en EEUU según un estudio reciente

Uno de los datos más comunes en varios países durante la actual pandemia por COVID-19 que atravesamos desde hace más de un año es el aumento de alcohol producto de los confinamientos preventivos que experimentaron y aún experimentan millones de personas en muchos países.

Y particularmente en Estados Unidos, se ha demostrado que el año pasado cambió los patrones de consumo de alcohol, especialmente entre las mujeres. Los impactos probablemente no se conocerán por completo durante años, advierten los expertos que ya tenían datos relevantes del consumo de alcohol antes de comenzada la pandemia.

En 2020, investigadores del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA) encontraron que desde 1999 hasta 2017, el consumo per cápita aumentó en un 8 por ciento y la cantidad de muertes relacionadas con el alcohol se duplicó, muchas de ellas causadas por enfermedades hepáticas.

En 2020, investigadores del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA) encontraron que desde 1999 hasta 2017, el consumo per cápita aumentó en un 8 por cientoREUTERS/Siphiwe Sibeko
En 2020, investigadores del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA) encontraron que desde 1999 hasta 2017, el consumo per cápita aumentó en un 8 por cientoREUTERS/Siphiwe Sibeko

Las tendencias son particularmente preocupantes para las mujeres: mientras que la cantidad de hombres que informaron haber bebido permaneció prácticamente igual, la proporción de mujeres que lo hicieron aumentó un 10 por ciento y la cantidad de mujeres que informaron beber en exceso o consumir aproximadamente cuatro o más bebidas en aproximadamente dos horas, aumentó en un 23 por ciento (para los hombres, beber en exceso es aproximadamente cinco o más bebidas en ese período.

Los investigadores que realizaron el informe resaltaron la preocupación del aumento de consumo en mujeres, ya que cantidades similares de alcohol las afectan más negativamente que a los hombres, haciéndolas más propensas a sufrir lesiones por accidentes y a desarrollar enfermedades crónicas como enfermedades hepáticas y cardíacas y cáncer.

En diciembre, investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg y la Universidad de Maryland, condado de Baltimore, publicaron los resultados de una encuesta que realizaron en mayo pasado en The International Journal of Environmental Research and Public Health.

Cantidades similares de alcohol las afectan más negativamente que a los hombres,
Cantidades similares de alcohol las afectan más negativamente que a los hombres,

Descubrieron que de los más de 800 encuestados, los que respondieron el cuestionario en línea eran en su mayoría mujeres blancas, el 60 por ciento bebía más en comparación con antes de COVID-19 (el 13 por ciento bebía menos). Más del 45 por ciento de los participantes dijeron que sus razones para beber incluían un mayor estrés.

Y aquellos que informaron sentirse “mucho” o “extremo” estrés por la pandemia informaron haber bebido más en más días que aquellos que se vieron menos afectados. Otra encuesta realizada en febrero por la Asociación Estadounidense de Psicología encontró que casi uno de cada cuatro adultos informó beber más para controlar el estrés pandémico. “Aunque el estrés ha sido durante mucho tiempo una razón común por la que las personas recurren al alcohol, la medida en que pareció causar un aumento en el consumo durante el año pasado fue sorprendente. No debería haber sido una sorpresa, pero nos sorprendió esta bebida para hacer frente”, afirmó George Koob, director de la NIAAA.

Esa tendencia es especialmente alarmante porque investigaciones anteriores sugieren que las personas que beben para sobrellevar la situación, en lugar de hacerlo por placer, tienen un mayor riesgo de desarrollar un trastorno por consumo de alcohol, que es la incapacidad de dejar o controlar la bebida incluso cuando causa daño.

Más del 45 por ciento de los participantes dijeron que sus razones para beber incluían un mayor estrés.( AFP)
Más del 45 por ciento de los participantes dijeron que sus razones para beber incluían un mayor estrés.( AFP)

El alcohol puede ser calmante a corto plazo ya que ralentiza la actividad en la amígdala, el área del cerebro que prepara la respuesta de “lucha o huida” del cuerpo al estrés real o imaginario al aumentar la frecuencia cardíaca y la presión arterial y amplificar nuestra conciencia de los estímulos amenazantes. Pero con el tiempo, el efecto amortiguador del alcohol en la amígdala disminuye, mientras que la región en sí se vuelve “hiperactiva entre episodios de bebida”, describe Aaron White, asesor científico principal de la NIAAA. Para lograr el mismo nivel de alivio es necesario beber más y más a menudo.

Ya hay indicios de que los grupos que sienten el mayor estrés relacionado con la pandemia están experimentando mayores aumentos en el consumo de alcohol. Una encuesta de 12.000 médicos, por ejemplo, encontró que más del 40 por ciento estaban experimentando agotamiento, muy probablemente amplificado por la pandemia, y de ellos, más de una cuarta parte bebía para lidiar con ello. Y aunque la investigación prepandémica mostró que los padres eran menos propensos que las personas sin hijos a participar en niveles riesgosos de consumo de alcohol, los padres parecen estar entre los que beben más ahora, especialmente si sus hijos participan en la educación a distancia.

El comportamiento de consumo de alcohol más preocupante, como antes de la pandemia, parece ser el de las mujeres, que también han soportado más la carga del cuidado infantil creado por el cierre de escuelas. Un estudio publicado en octubre en The Journal of Addiction Medicine encontró que entre febrero y abril de 2020, las mujeres tuvieron un mayor aumento en el consumo excesivo de alcohol que los hombres.

ILUSTRACIÓN - Volver a servirse no antes de que la copa esté vacía: pequeños cambios de conducta pueden ayudar a reducir el consumo de alcohol. Foto: Christin Klose/dpa
ILUSTRACIÓN - Volver a servirse no antes de que la copa esté vacía: pequeños cambios de conducta pueden ayudar a reducir el consumo de alcohol. Foto: Christin Klose/dpa

Los encuestados que son negros también informaron mayores aumentos. Un estudio de noviembre en la revista Addictive Behaviors, basada en una encuesta de abril que preguntó sobre el consumo de alcohol de las personas durante el mes anterior, encontró que las mujeres bebían más que los hombres en respuesta al estrés pandémico, hasta el punto de que sus niveles de ingesta eran aproximadamente iguales. “Dejé ese estudio con más preguntas que respuestas”, dice Lindsey Rodríguez, autora principal del artículo y psicóloga de la Universidad del Sur de Florida. “¿Es por la educación en casa? ¿Incertidumbre sobre el futuro? ¿Alta presión en más dominios de la vida? Las mujeres se vieron afectadas de manera desproporcionada por todo lo relacionado con Covid-19. Esta es otra forma de mostrar los efectos de eso”, agregó.

Los desastres anteriores, incluidos los ataques terroristas del 11 de septiembre, el brote de SARS de 2003 y el huracán Katrina, han sido seguidos por un aumento en el abuso de alcohol entre quienes los experimentaron y sus secuelas. Pero los investigadores nunca han estudiado el impacto en el comportamiento de beber de una catástrofe que duró tanto y fue tan generalizada como la pandemia actual. Estos eventos anteriores tampoco aumentaron el aislamiento social al mismo tiempo que iniciaron cambios generalizados en la disponibilidad de alcohol a través de la comida para llevar y la entrega, como lo ha hecho la actual pandemia por COVID-19.

“Todo esto sugiere que la gente está comenzando a implementar patrones de consumo de alcohol en exceso”, dice Elyse Grossman, investigadora de políticas en Johns Hopkins y autora principal del artículo de International Journal.

Sin embargo, a pesar de las preocupantes circunstancias, al menos 20 estados están considerando hacer permanentes las relajadas reglas sobre el alcohol que establecieron durante la pandemia. Y los fabricantes de alcohol han explotado COVID-19 como una herramienta de marketing hasta un punto que es “frustrante y sorprendente”, dice Grossman. “Han utilizado la pandemia para aumentar las ventas y oponerse a la regulación. ‘Necesitas tiempo para ti mismo; deberías estar bebiendo. Necesita alcohol para relajarse; lo necesitas para superar esta pandemia‘”. Y agrega:” No es un producto común, como el café o los lápices. Es la tercera causa principal de muerte evitable en los EEUU”.

Aumento en Argentina

En nuestro país, la prolongada cuarentena multiplicó el consumo de bebidas alcohólicas en 2020, según determinó el trabajo que un equipo del Área de Salud y Población del Instituto de Investigaciones Gino Germani (Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires) llevó a cabo en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

La encuesta se llevó a cabo entre 4 y el 8 de mayo –cuando la cuarentena llevaba entre 45 y 50 días– entre 4.613 personas, reclutadas principalmente en las redes sociales (Twitter, Facebook e Instagram). El 60,7% fueron mujeres, el 37,7 % varones, y el 1,6% se identificó como varón trans, mujer trans u “otros”, con categorías como “no binarie” o “género fluido”. Y se hizo cuando la cuarentena llevaba entre 45 y 50 días. El 57% de los encuestados completó el nivel superior de la enseñanza, el 83,8% tenía trabajo antes del inicio de la cuarentena (el 2% de ellos lo perdió durante el aislamiento) y el 36,5% de las personas que conservan su empleo trabaja más horas. Un tercio de ellos (el 33%) tiene menos ingresos desde el inicio de la cuarentena.

Casi la mitad de las personas declaró haber aumentado el volumen de bebidas alcohólicas consumidas: el 45%, frente a sólo un 21% que declara haberlo reducido. Y el resultado más llamativo es que se triplicó el número de personas que beben alcohol todos los días. El énfasis está puesto en aquellos que tienen entre 35 y 44 años, donde la cifra se cuadruplica (de 4,6% a 18,1%).

Por otra parte, las personas que dijeron no consumir bebidas alcohólicas se duplicaron en cuarentena: antes era el 8,5%, y durante, el 15,95%. Lo jóvenes hacen punta en este segmento. Quienes tienen entre 18 y 24 años, pasan del 5,2% al 20,7%, se cuadriplica. En tercer término, aquellos que consumían sólo los fines de semana se redujeron a la mitad.

SEGUIR LEYENDO: