Según un estudio, la pérdida de olfato y gusto podrían persistir en pacientes recuperados de COVID-19

El dato surge de una investigación llevada adelante por los Archivos Europeos de Otorrinolaringología, en dónde la mayoría de los participantes afirmaron no poder saborear ni oler incluso después de que dejaron de tener otros síntomas por coronavirus

La pérdida de olfato y gusto podría permanecer meses en pacientes recuperados por COVID-19
La pérdida de olfato y gusto podría permanecer meses en pacientes recuperados por COVID-19

Los científicos de todo el mundo aún tratan de descifrar al virus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad COVID-19, respecto a los síntomas que genera y sus consecuencias en el tiempo en los organismos de las personas que lo padecen.

Uno de los signos de alerta que puede advertir a los médicos sobre la presencia del nuevo coronavirus es la pérdida repentina del olfato -anosmia- y del gusto -disgeusia-, además de los ya conocidos síntomas de fiebre, tos seca y cansancio.

Pero ahora los investigadores comenzaron a observar una tendencia inusual: la pérdida del olfato y el gusto podría persistir meses en pacientes recuperados por COVID-19. Se sabe que el 80% de personas con coronavirus transitan la enfermedad en forma leve o moderada.

Según un estudio de los Archivos Europeos de Otorrinolaringología, de 417 pacientes que sufrieron formas leves a moderadas de COVID-19 en Europa, el 88% y el 86% informaron disfunciones del gusto y el olfato, respectivamente.

Uno de los síntomas agregados a la fiebre, tos seca y cansancio en el caso del nuevo coronavirus, es la anosmia o pérdida del olfato, sumado a la disgeusia o pérdida del gusto
Uno de los síntomas agregados a la fiebre, tos seca y cansancio en el caso del nuevo coronavirus, es la anosmia o pérdida del olfato, sumado a la disgeusia o pérdida del gusto

La mayoría de los pacientes dijeron que no podían saborear ni oler incluso después de que desaparecieron otros síntomas. Los datos preliminares mostraron también que al menos una cuarta parte de las personas recuperaron su capacidad para saborear y oler dentro de las dos semanas posteriores a la disipación de otros síntomas. El estudio a su vez determinó que se necesitan datos a largo plazo para evaluar cuánto tiempo puede durar estos cuadros en personas que no informaron una mejora.

La pérdida de estos dos sentidos fundamentales está alterando las relaciones de los sobrevivientes con las personas, los alimentos y el medio ambiente, lo que complica el camino hacia la recuperación.

Uno de los pacientes recuperados por coronavirus, Matt Newey, joven de 23 años oriundo de Centerville Utah, Estados Unidos, contó a The Wall Street Journal que no ha recuperado su capacidad de sentir sabores u olores después de sufrir una forma leve de la enfermedad, al mismo tiempo que admitió haber perdido más de 7 kilos, porque comer se ha convertido en una tarea complicada. “Ya era un tipo bastante flaco”, reflexionó Newey, quien con 1,78 metros de altura pesa 61 kilos.

El olfato, además, da el 80% del sabor, por lo que el paciente puede referir también que tiene alterada la percepción del sabor de las comidas o las bebidas
El olfato, además, da el 80% del sabor, por lo que el paciente puede referir también que tiene alterada la percepción del sabor de las comidas o las bebidas

He pasado un día y medio sin comer nada”, agregó, “porque mi estómago ya no se comunica. Ha sido así por un tiempo ahora”. A veces, pasa hasta dos horas terminando una comida. Ciertos alimentos como las bananas le provocan náuseas, porque se ha vuelto “hipersensible a la textura”.

Newey estuvo mucho tiempo abrumado por la emoción, ya que su abuela falleció a fines de abril, y cuando limpió su hogar quiso sentir una última vez su perfume, pero nada pudo oler. La quería mucho. Quería recordar a qué olía por última vez ”, dijo el joven, que se recuperó de COVID-19 en marzo. “Sentí que estaba perdiendo ese recuerdo, duele".

Otra fuente de ansiedad es su incapacidad para detectar el peligro. La hermana de Newey quemó panqueques hace varias semanas y él “no podía oler nada”, lamentó. Entonces se le ocurrió que no sabría si había una fuga de gas o un incendio en su casa.

La doctora María Paz Chavarría realiza una prueba de COVID-19 el 29 de mayo de 2020 en la clínica Carlos Durán en San José de Costa Rica (EFE/Jeffrey Arguedas)
La doctora María Paz Chavarría realiza una prueba de COVID-19 el 29 de mayo de 2020 en la clínica Carlos Durán en San José de Costa Rica (EFE/Jeffrey Arguedas)

Los trastornos del gusto y el olfato pueden ocurrir con la edad o como resultado de otras afecciones. La gripe puede adormecer temporalmente esos sentidos, por ejemplo, mientras que las enfermedades respiratorias agudas pueden inhabilitarlos de por vida.

De acuerdo a la doctora Stella Maris Cuevas, médica otorrinolaringóloga (MN 81701), experta en olfato, alergista y ex presidenta de la Asociación de Otorrinolaringología de la Ciudad de Buenos Aires (AOCBA), “el virus presenta capacidad y afinidad por el tejido neural. El neuroepitelio olfatorio se encuentra ubicado en la nariz. Está presente en los cornetes superiores, las fosas nasales y el techo de la nariz. Ocupa una superficie de aproximadamente 5 cm2 y está formado por tres tipos de células”.

Estos tres tipos de células son las neuronas o células olfatorias, también conocidas con el nombre de células bipolares -son las únicas neuronas que están fuera del cerebro-, las células de sostén y las células basales.

El sentido del olfato disminuye con los años y dos tercios de las personas reportan alguna tipo de pérdida del olfato a los 70 años.
El sentido del olfato disminuye con los años y dos tercios de las personas reportan alguna tipo de pérdida del olfato a los 70 años.

Se estima que el ser humano tiene entre 10 y 20 millones de neuronas o células olfatorias. Estas células proyectan una dendrita a la superficie del neuroepitelio, y cada una tiene entre 8 y 20 cilios que se sumergen en la capa de moco. La capa de moco protege al epitelio olfatorio de temperaturas extremas, de contaminantes y de partículas irritantes. Es, además, el primer sitio de contacto de las partículas odoríferas con las células olfatorias”, precisó a Infobae Cuevas.

“Las células de sostén rodean las neuronas receptoras y regulan el medio iónico para la transducción olfatoria, mientras que las células basales son las únicas que no se proyectan a la superficie epitelial y tienen capacidad de regeneración”, agregó la otorrinolaringóloga.

En un estudio en el que participaron personas con trastornos del gusto y el olfato, los investigadores de la Universidad de East Anglia en Norwich, Inglaterra, encontraron que los participantes informaron emociones como ansiedad, depresión, aislamiento y erosión de la autoestima.

El virus SARS-COV-2 bajo la vista de un microscopio (EFE/EPA/Débora Barreto)
El virus SARS-COV-2 bajo la vista de un microscopio (EFE/EPA/Débora Barreto)

Algunos pacientes dijeron que su discapacidad perjudicaba las relaciones sociales: por ejemplo, a una madre le resultaba difícil relacionarse con un bebé que no podía oler. Algunos perdieron interés en preparar comida para amigos; otros informaron perder o aumentar de peso, lo que afectó negativamente su salud e intimidad sexual. Los hallazgos fueron publicados en la revista Clinical Otolaryngology.

El gusto y el olfato están entrelazados porque se combinan en la parte posterior de la garganta y forman colectivamente percepciones de sabor. Las personas con trastornos olfativos o relacionados con el olor por sí solos pueden creer que su sabor está alterado a pesar de que sus papilas gustativas funcionan bien.

El sistema olfativo “se eleva por encima de nuestra conciencia y apreciación consciente”, explicó a WSJ Pamela Dalton, una científica quimiosensorial con sede en Filadelfia. “Esa es la sorpresa cuando se fue. Hemos recogido una parte completa de nuestra conciencia que ni siquiera nos dimos cuenta de que estábamos usando todos los días", recalcó.

Anosmia y ageusia son dos síntomas que no deben dejar de ser tenidos en cuenta
Anosmia y ageusia son dos síntomas que no deben dejar de ser tenidos en cuenta

La doctora Dalton cree que la biología también juega un papel en desencadenar emociones negativas. Cuando a las personas se les roba la capacidad de disfrutar de la comida que aman, o de oler a un ser querido, esto conduce a una menor cantidad de serotonina, las moléculas para sentirse bien, que fluye al cerebro. “Entonces, lo que sienten no es solo psicológico”, analizó.

Cualquiera que haya tenido el resfriado sabe que una nariz tapada impide el olor y el sabor; La capacidad del nuevo coronavirus de descomponer los receptores del olor es desconcertante porque ocurre sin congestión nasal. Una teoría es que los “receptores olfativos que van al cerebro, que son esencialmente como una carretera hacia el cerebro, se suicidan para que no puedan llevar el virus al cerebro”, sostuvo Danielle Reed, directora asociada de Monell Chemical Senses Center.

“Podría ser una reacción saludable al virus. Si eso no funciona, tal vez las personas se enferman más”, evaluó. "Podría ser una conclusión positiva de lo que obviamente es una pérdida devastadora para las personas".

Los síntomas de COVID-19 más habituales son: fiebre, tos seca, cansancio. Pero hay otros síntomas menos comunes: molestias y dolores musculares, dolor de garganta, diarrea, conjuntivitis, dolor de cabeza, pérdida del sentido del olfato o del gusto, erupciones cutáneas, o pérdida del color en los dedos de las manos o de los pies. Los síntomas graves son los siguientes: dificultad para respirar o sensación de falta de aire, dolor o presión en el pecho e incapacidad para hablar o moverse
Los síntomas de COVID-19 más habituales son: fiebre, tos seca, cansancio. Pero hay otros síntomas menos comunes: molestias y dolores musculares, dolor de garganta, diarrea, conjuntivitis, dolor de cabeza, pérdida del sentido del olfato o del gusto, erupciones cutáneas, o pérdida del color en los dedos de las manos o de los pies. Los síntomas graves son los siguientes: dificultad para respirar o sensación de falta de aire, dolor o presión en el pecho e incapacidad para hablar o moverse

La doctora Reed es parte de un grupo de científicos que intenta evaluar qué tan profundo es el impacto de COVID-19 en el gusto y el olfato en comparación con otras enfermedades virales.

La pérdida del olfato fue un golpe para Lisa Montoya, una enfermera de 44 años en Denver que tuvo una infección leve por COVID-19 en marzo y se recuperó en abril. “Para mí, el olor es muy reconfortante y siempre he sido muy sensible. Soy el tipo de persona que aplica el aceite de eucalipto si me cuesta dormir”, dijo.

Montoya no ha recuperado completamente su olor, y eso ha dañado su disfrute de los rituales cotidianos. “Molería café y me lo llevaría a la nariz”, afirmó. “El café es una de mis cosas favoritas y oler por la mañana me hizo sentir despierta y viva”. Para el Día de la Madre, extrañaba oler las rosas de su hijastra. Se preocupa también de que pueda comer algo podrido porque ya no puede olerlo ni probarlo.

SEGUÍ LEYENDO:

Pérdida del olfato: la importancia de este síntoma para detectar casos de coronavirus

Coronavirus y olfato: el síntoma que podría ser clave en el diagnóstico del COVID-19

Anosmia y disgeusia: qué son los nuevos síntomas que incluye la definición de caso sospechoso de coronavirus en la Argentina

MAS NOTICIAS