Condenan a una mujer a quitar las fotos de sus nietos de Facebook y Pinterest

Así lo resolvió un tribunal en Países Bajos. El material fue publicado sin el consentimiento de su hija, que es la madre de los menores. La Justicia consideró que se estaban vulnerando derechos reconocidos por el Reglamento General de Protección de Datos que rige en Europa.

Una abuela tuvo que sacar las fotos de sus nietos en Facebook y Pinterest por orden de un juez (imgen ilustrativa/Shutterstock.com)
Una abuela tuvo que sacar las fotos de sus nietos en Facebook y Pinterest por orden de un juez (imgen ilustrativa/Shutterstock.com)

Un tribunal de Güeldres, en Holanda, resolvió que una mujer debía borrar las fotos de sus nietos que había publicado en Facebook y Pinterest. Lo que comenzó como un conflicto familiar terminó en la Justicia quien se expidió a favor del pedido de la madre de los menores. La mujer llevó el caso al tribunal por considerar que se estaban vulnerando sus derechos ya que el material había sido publicado sin su consentimiento.

El juez hizo lugar a este reclamo y resolvió que la abuela había violado la ley de privacidad de Internet de Europa, conocida como Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) que rige en Europa desde mayo de 2018 y que, entre otras cosas, establece que para publicar fotos de menores de 16 años se requiere permiso de sus tutores legales.

Madre e hija se pelearon hace aproximadamente un año y dejaron de estar en contacto en ese tiempo. Después de que la madre de los niños le pidió a la abuela que se borraran las imágenes sin éxito, decidió llevar el caso a la justicia, según se menciona en un artículo de The New York Times.

El juez le ordenó a la abuela que borrara todas las fotos de sus tres nietos de Facebook y Pinterest en un plazo de 10 días. La mujer podría incurrir en una multa de al menos 50 euros por cada día que se exceda del plazo señalado.

La Justicia falló a favor del reclamo de la madre que dijo no haber prestado consentimiento para la publicación de las imágenes de sus hijos (REUTERS/Johanna Geron)
La Justicia falló a favor del reclamo de la madre que dijo no haber prestado consentimiento para la publicación de las imágenes de sus hijos (REUTERS/Johanna Geron)

El mayor de los tres hijos, un niño de 14 años, vivió con su abuela desde 2012 hasta 2019, según quedó asentado en la demanda. Durante ese tiempo así como después de que el menor se fue de su casa, publicó fotos de sus tres nietos en Facebook y Pinterest, sin pedir el consentimiento de su hija, quien tiene custodia exclusiva de los dos niños más pequeños; en tanto tiene custodia compartida del hijo mayor junto con su ex pareja. Ninguno de los padres aprobó la publicación de las imágenes.

La abuela le dijo al juez que ya había quitado la mayoría de las fotos, pero solicitó poder quedarse con una foto de su nieto mayor, a quien crió durante 7 años, porque según dijo tenía una relación especial con el niño. Pero el juez no aceptó esta petición.

El Reglamento (GDPR) mencionado se concibió con el objetivo de proteger el derecho de los ciudadanos en materia de privacidad y seguridad digital. Usualmente los usuarios apelan a esta norma cuando sienten que alguno de sus derechos se infringen ya sea porque se recopila información sin su consentimiento o cuando su privacidad se ve vulnerada, por ejemplo, mediante alguna brecha de seguridad. A raíz de este tipo de incidentes, varias compañías se vieron obligadas a pagar multas millonarias.

Esta normativa aplica a todos los usuarios que se encuentren en la Unión Europea. En este sentido también afecta a todas las empresas que, por más que residan en otra zona, utilicen datos de usuarios en esa región. Tal es el caso para la mayoría de las plataformas como Amazon, Google Facebook o Twitter, solo por nombrar algunas.

Además del consentimiento explícito para el uso de sus datos personales, se destaca la portabilidad de datos, esto es que el usuario tiende derecho a solicitar a cualquier empresa que le otorgue acceso a todos los datos personales recolectados para que éste pueda transferirlos a otra compañía, sí así lo deseara. También se regula lo que se conoce como derecho al olvido, que implica que el usuario puede solicitar a una empresa u organismo que elimine sus datos personales si es que considera que ya no son relevantes, son erróneos o fueron obtenidos de manera ilícita.

Este caso llamó la atención porque se trata de una persona haciendo valer sus derechos en el marco de una disputa familiar. Otros casos similares podrían presentarse buscando preservar también los derechos a resguardar la información personal.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Derecho al olvido y sanciones millonarias: las 7 claves para entender de qué se trata la ley de protección de datos personales (GDPR) y cómo te afecta

¿Está en riesgo la neutralidad de la red en Argentina?

Expertos en protección de datos piden modificar la ley: “Corremos el riesgo de ser manipulados por empresas o gobiernos”



MAS NOTICIAS