Elon Musk dio a conocer detalles sobre la tecnología en la que está trabajando Neuralink.
Elon Musk dio a conocer detalles sobre la tecnología en la que está trabajando Neuralink.

Neuralink, una de las compañías que financia Elon Musk, siempre fue un misterio. Desde su creación, hace más de dos años, sólo se supo que estaba trabajando en el desarrollo de una interfaz cerebro-computadora, pero nunca se supo exactamente cómo pretendía lograr este objetivo. Recién ayer, en el marco de una conferencia en San Francisco, Musk develó algunos detalles detrás de esta innovadora propuesta.

La compañía busca implantar pequeños hilos en el cerebro humano que permitirían, el día de mañana, controlar dispositivos o navegar con la web con el pensamiento. Esto podría servir a nivel terapéutico, y también podría tener otro usos.

Eventualmente se podría utilizar para comunicarse telepáticamente con otras personas o incluso para "descargase" un contenido digital en el cerebro. Sí, suena digno de ciencia ficción, pero ese podría ser el futuro.

"Esto va a sonar bastante raro, pero en última instancia, lograremos una simbiosis con la inteligencia artificial", dijo Musk en la conferencia.

Los pequeños hilos con sensores que recopilan información de la materia gris del cerebro (Neuralink).
Los pequeños hilos con sensores que recopilan información de la materia gris del cerebro (Neuralink).

¿Cuán lejos o cerca estamos de este escenario futurista? Ayer, Musk contó que ya se hicieron pruebas en ratas donde se logró implantar, por medio de cirugía, pequeños hilos que, por medio de sensores, recopilan información de la materia gris del cerebro. Esos datos son transmitidos a un pequeño chip receptor de cuatro milímetros ubicado en la superficie del cráneo.

La cirugía estuvo a cargo de un robot que funciona como si fueran "máquinas de coser". La máquina cuenta con lentes de alta gama y software de visión computarizada que le permiten mirar dentro de los agujeros perforados en el cráneo para colocar con precisión lo cables o hilos, que son un cuarto del año del cabello humano y que están atados a electrodos.

Según la compañía, el robot logró realizar con éxito esta delicada intervención (evitando dañar vasos sanguíneos y la formación de cicatriz) un 87% de las 19 cirugías con animales que realizó.

Los tests se hicieron en roedores, pero no fueron los únicos animales empleados. Hace tiempo que se viene rumoreando que la compañía también probó esta tecnología en monos, algo que Musk confirmó durante el encuentro. "Un mono ha podido controlar una computadora con su cerebro ", dijo.

El robot que realizó las intervenciones.
El robot que realizó las intervenciones.

Tanto Musk como los investigadores involucrados en esta tecnología aclararon que hicieron las pruebas de manera cuidadosa, para no dañar a los animales. Dijeron que desearían no tener que emplear animales pero explicaron que fue parte de un proceso y que lo hacen porque entienden que eventualmente esta tecnología podría representar un gran avance para la humanidad.

El paso siguiente será conseguir la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU (FDA) para comenzar los ensayos clínicos en seres humanos, el año próximo, según publicó Bloomberg, tras hablar con el presidente de Neuralink, Max Hodak.

La idea es perforar cuatro agujeros de 8 mm en los cráneos de pacientes paralizados para insertar implantes que les permitan controlar smartphones y computadoras con sus pensamientos. Como se mencionó anteriormente, los sensores unidos a los microhilos registrarían la actividad cerebral que sería luego transmitida al implante en la base del cráneo y de allí a una computadora o lo que fuese.

Y a futuro se podrían intercambiar pensamientos con otros o aprender digitalmente cualquier habilidad, como se mostraba en Matrix. Hodak dice que todo eso podría suceder, pero aclara que el principal objetivo ahora es ayudar a pacientes que sufren parálisis cerebral para que puedan comunicarse con el mundo exterior, de la mano de esta tecnología.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: