Diciembre con “d” de “denme mi grati”: ¿Qué hacemos con ella?

El influencer financiero Cristian Arens explica sobre las opciones que tenemos para un uso eficiente de la gratificación

infobae

El último mes del año se acerca y no es ningún secreto que la Gratificación es un gran alivio para muchos de nosotros que combatimos el alza de precios. Este año ha traído una coyuntura que ha complicado nuestra economía personal, y no parece detenerse pronto. Por ese mismo motivo dedico este espacio a plantearme a siguiente pregunta: ¿Qué debo hacer con mi gratificación? ¿Cuál es el manejo correcto de ese dinero extra?

Uno de los problemas más grandes que tenemos al momento de introducirnos en el mundo de la educación financiera es llegar a fin de mes sin un centavo. Todos, hemos sido esa persona, al menos alguna vez en nuestras vidas. La gratificación es un escenario que nos permite la oportunidad de cultivar buenas costumbres de ahorro.

Lo más importante en los ahorros no es la situación económica de una persona, sino sus decisiones y las estrategias que plantea para poder cambiarlas. Si en el último mes, se han dado gastos excesivos, lo mejor para hacer este mes con la gratificación es no tocarla o usarla en lo más mínimo posible.

La mejor gestión equivale a división. Si uno tiene la oportunidad de pagar deudas, lo ideal es hacerlo de una vez. Para ello, se le debe asignar porcentajes de uso a la gratificación, para determinar como se invierte, como se ahorra y como le damos utilidad. Si empezamos a pensar en porcentajes podremos tener un mayor control de nuestros gastos.

El pago de deudas es primordial. Para generar un buen historial crediticio hay que estar al día con los pagos, la gratificación es un importe que puede ser útil para ello. Maneja bien tus créditos, tanto si tienes un préstamo, como si tienes tarjetas de crédito. En caso no sepas manejarlos, lo recomendable es que no lo pidas, ya que te podrían generar un desbalance patrimonial.

En otro caso, la gratificación puede significar ese dinero extra que nos va a servir para aventurarnos en la inversión. Ya sea en la bolsa de valores, en el mercado inmobiliario, o en criptomonedas, usar un dinero extra para probar distintas opciones de inversión es posiblemente una oportunidad para generar un hábito rentable al largo plazo.

No obstante, antes de tomar cualquier decisión, considero en que debemos darnos un tiempo a la semana para poder revisar nuestras finanzas personales y planificar el dinero a futuro. Esto no significa que debas dejar de consumir entretenimiento, sino que este entretenimiento no debe ser lo único que consumas.

Es muy importante dedicarle tiempo a planificar qué pasará con nosotros en los próximos años y proyectar cómo podremos afrontar económicamente esos objetivos. Sobre todo para este 2023, pues un ciclo de recesión global podrá golpearnos más duro de lo que pensamos.

Recordemos: el dinero es uno de los muchos medios para convertirnos en la persona que deseamos ser.

En resumen:

  • Si no hay deudas pero si gastos excesivos recientes: No tocarla.
  • Si existen deudas pero no gastos excesivos: Pagar deudas.
  • Si no hay deudas, ni gastos excesivos: probar estrategias de inversión escalonadas o invertir en tu educación.
  • Si hay deudas, y gastos excesivos: Dividir la Gratificación por porcentajes para pagar las deudas, guardar un poco del dinero extra y evaluar posibilidades de inversión.
Cristian Arens
Cristian Arens

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR