La familia de Mahsa Amini reveló que murió de un violento golpe en la cabeza tras ser detenida por la policía de la moral en Irán

“Los jóvenes sabemos que si este régimen cae, nos espera una vida mejor”, dijo desde Irak su primo, quien habló con la madre de la víctima para conocer los detalles del asesinato

Mahsa Amini
Mahsa Amini

La joven kurda iraní Mahsa Amini estaba de visita en Teherán con su familia cuando se encontró con la conocida policía de la moral y murió tras un “violento golpe en la cabeza”, según declaró su primo residente en Irak.

La muerte de Jhina ha abierto las puertas de la ira popular”, dijo Erfan Salih Mortezaee, de 34 años, utilizando el nombre de pila kurdo de Amini y refiriéndose a la actual ola de protestas que su muerte ha desatado. En una llamada telefónica tras el anuncio de la muerte de la joven, la madre de Amini le contó lo sucedido cuando su hija de 22 años fue detenida, dijo Mortezaee.

La AFP habló con Mortezaee en la región autónoma del Kurdistán iraquí -limítrofe con la provincia del Kurdistán iraní, de donde es originario Amini-, donde vive desde hace un año.

Allí se unió al grupo nacionalista kurdo iraní Komala, que ha llevado a cabo una larga insurgencia transfronteriza contra las autoridades de Teherán, en busca de autonomía para las zonas de población kurda del noroeste de Irán.

Mortezaee dijo que, antes de comenzar la universidad, Amini había ido a Teherán con sus padres y su hermano de 17 años para visitar a sus familiares. El 13 de septiembre, Amini, su hermano y sus familiares salieron por la capital.

Al salir de la estación de metro de Haghani, “la policía de la moral los detuvo, arrestando a Jhina y a sus familiares”, dijo Mortezaee. Vistiendo uniforme militar y hablando en una base de Komala, en la zona de Sulaimaniyah, en el norte de Irak, Mortezaee dijo que el hermano de Amini intentó decir a la policía que estaban “en Teherán por primera vez” y que “no conocían las tradiciones (locales)”.

Pero sus peticiones cayeron en saco roto.

La policía la golpeó y luego demoró en llevarla a un hospital
La policía la golpeó y luego demoró en llevarla a un hospital

Palizas

“El agente de policía le dijo: ‘Vamos a acogerla, a inculcarle las normas y a enseñarle a llevar el hiyab y a vestirse’”, relató Mortezaee. Amini estaba “vestida normalmente. Como todas las mujeres de Irán, llevaba el hiyab”, añadió su primo.

En Irán, las mujeres -independientemente de su fe- están obligadas a cubrirse el pelo, y la policía de la moral les prohíbe llevar abrigos por encima de la rodilla, pantalones ajustados, colores brillantes o vaqueros rotos.

El código ha sido ampliamente eludido durante décadas, sobre todo en las grandes ciudades, pero ha habido medidas periódicas.

Los policías golpearon a Jhina, la golpearon delante de su hermano”, dijo Mortezaee. “La abofetearon, le golpearon las manos y las piernas con una porra”, contó, añadiendo que también rociaron a su hermano en la cara con gas pimienta.

Jhina y sus familiares fueron obligados a subir a la furgoneta de la policía de la moralidad y llevados a una comisaría de la calle Vezarat. Las palizas continuaron durante el trayecto, dijo Mortezaee.

Cuando la golpearon en la cabeza con la porra, perdió el conocimiento”, dijo. “Uno de los agentes dijo: ‘Está montando un numerito’”.

Después de que llegaran, pasó al menos otra hora y media antes de que la llevaran a un hospital de Teherán, a pesar de las súplicas de sus familiares, dijo Mortezaee. Después de tres días en coma, la declararon muerta.

Una vida mejor

La madre de Amini declaró que los médicos del hospital dijeron a la familia que su hija “había recibido un violento golpe en la cabeza”, dijo Mortezaee.

Las autoridades iraníes han negado toda implicación en la muerte de Amini, que ha desencadenado 12 noches consecutivas de protestas y una campaña de seguridad.

Lo que está ocurriendo en el Kurdistán y en todas partes de Irán es la ira popular contra el régimen de la república islámica, contra la dictadura”, dijo Mortezaee.

Al menos 76 personas han muerto en las manifestaciones, según el grupo de Derechos Humanos de Irán (IHR), con sede en Oslo, mientras que la agencia de noticias semioficial iraní Fars ha cifrado el número de víctimas en “unas 60″.

Las autoridades dijeron el lunes que habían realizado más de 1.200 detenciones.

La mujer se convirtió en un símbolo de protesta para mujer en Irán y en otros países (Reuters)
La mujer se convirtió en un símbolo de protesta para mujer en Irán y en otros países (Reuters)

Las protestas se producen en un momento especialmente delicado para los dirigentes iraníes, ya que la economía del país sigue sumida en una crisis provocada en gran medida por las sanciones impuestas por Estados Unidos en relación con su programa nuclear.

El país ha sido testigo de protestas en los últimos años, incluyendo manifestaciones mortales en noviembre de 2019 por el aumento del precio del combustible.

Pero esta vez “las mujeres están tomando el liderazgo y están participando activamente en las protestas”, dijo Mortezaee.

“Las mujeres están participando en las manifestaciones con valentía y están saliendo a la calle, de día y de noche”, dijo.

Los jóvenes sabemos que si este régimen cae, nos espera una vida mejor”.

(Con información de AFP/por Shwan Mohammed)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR