Habló la ahorrista que asaltó un banco para recuperar su dinero bloqueado y está prófuga: “Si no eres un lobo, los lobos te comen”

La libanesa Sali Hafiz ingresó con un arma a una sucursal, tomó lo que necesitaba para pagar un tratamiento médico urgente y huyó. Su caso ganó apoyo popular y miles de personas que tienen bloqueados sus ahorros la consideran una heroína

Sali Hafiz dio detalles de su ingreso al banco para recuperar sus ahorros bloqueados

Huyendo de las autoridades tras obligar a un banco a liberar los ahorros de su familia a punta de pistola para tratar a su hermana enferma de cáncer, Sali Hafiz, diseñadora de interiores libanesa de 28 años, insiste en que ella no es la delincuente.

“Estamos en el país de las mafias. Si no eres un lobo, los lobos te comerán”, dijo a la agencia de noticias Reuters, de pie en un camino de tierra en algún lugar del escarpado valle de la Bekaa oriental del Líbano, donde ha estado escondida desde entonces.

Hafiz asaltó una sucursal del banco BLOM en Beirut la semana pasada, llevándose por la fuerza unos 13.000 dólares en ahorros en la cuenta de su hermana, congelados por los controles de capital que se impusieron de la noche a la mañana a los bancos comerciales en 2019, pero que nunca se legalizaron a través de la legislación.

Las dramáticas imágenes del incidente, en las que la mujer se aferra a lo que más tarde resultó ser una pistola de juguete y se coloca encima de un escritorio dando órdenes a los empleados que le entregan fajos de billetes, la convirtieron en una heroína popular instantánea en un país en el que cientos de miles de personas tienen bloqueados sus ahorros.

Personas utilizan cajeros automáticos en una sucursal cerrada del Blom Bank en Beirut, Líbano, el 20 de septiembre de 2022. REUTERS/Mohamed Azakir
Personas utilizan cajeros automáticos en una sucursal cerrada del Blom Bank en Beirut, Líbano, el 20 de septiembre de 2022. REUTERS/Mohamed Azakir

Un número cada vez mayor de personas está tomando cartas en el asunto de manera personal, exasperadas por una implosión financiera de tres años que las autoridades han dejado que se agrave, lo que ha llevado al Banco Mundial a describirla como “orquestada por la élite del país”.

Hafiz fue la primera de los al menos siete ahorradores que asaltaron bancos la semana pasada, lo que llevó a los bancos a cerrar sus puertas alegando motivos de seguridad, y a pedir apoyo de seguridad al gobierno.

George Haj, del sindicato de empleados de banca, dijo que los atracos son una rabia equivocada que debería dirigirse al Estado libanés, que es el culpable de la crisis, y señaló que unos 6.000 empleados bancarios habían perdido sus puestos de trabajo desde que comenzó.

Las autoridades han condenado los atracos y dicen estar preparando un plan de seguridad para los bancos.

Pero los depositantes sostienen que los propietarios y accionistas de los bancos se han enriquecido al obtener elevados pagos de intereses por prestar al gobierno el dinero de los depositantes y están dando prioridad a los bancos sobre las personas en lugar de promulgar un plan de rescate del FMI.

Un cartel de "cerrado" en el interior de una sucursal del Banco Blom, en el barrio de Tariq al-Jdideh en Beirut, Líbano 16 de septiembre de 2022. REUTERS/Issam Abdallah
Un cartel de "cerrado" en el interior de una sucursal del Banco Blom, en el barrio de Tariq al-Jdideh en Beirut, Líbano 16 de septiembre de 2022. REUTERS/Issam Abdallah

El gobierno afirma que está trabajando duro para aplicar las reformas del FMI y que pretende conseguir un rescate de 3.000 millones de dólares este año.

La serie de asaltos ha sido recibida con un amplio apoyo, incluso por parte de multitudes que se reúnen fuera de los bancos cuando se enteran de que se está produciendo un asalto para aclamarlos.

“Quizás me vieron como una heroína por ser la primera mujer que hace esto en una sociedad patriarcal en la que se supone que la voz de una mujer no debe ser escuchada”, señaló Hafiz, añadiendo que no tenía intención de hacer daño a nadie, pero que estaba cansada de la inacción del gobierno.

“Todos están confabulados para robarnos y dejarnos pasar hambre y morir lentamente”, afirmó.

Sali Hafiz posa para una foto en una entrevista con Reuters en el Valle de la Bekaa, Líbano, 20 de septiembre de 2022. REUTERS/Emilie Madi
Sali Hafiz posa para una foto en una entrevista con Reuters en el Valle de la Bekaa, Líbano, 20 de septiembre de 2022. REUTERS/Emilie Madi

Cuando su hermana empezó a perder la esperanza de poder permitirse un costoso tratamiento para recuperar la movilidad y el habla deteriorados por el cáncer cerebral, y el banco se negó a proporcionarle los ahorros, Hafiz decidió actuar.

BLOM Bank informó en un comunicado que la sucursal había cooperado con su solicitud de fondos, pero le pidió documentación, como hacen con todos los clientes que solicitan excepciones humanitarias a los controles informales.

Hafiz volvió dos días después con una pistola de juguete con la que había visto jugar a sus sobrinos y una pequeña cantidad de combustible que mezcló con agua y derramó sobre un empleado.

Sali Hafiz con un arma en el asalto a una sucursal del Banco Blom en Beirut, en esta captura de pantalla tomada de las imágenes de Al Jadeed, Líbano 14 de septiembre de 2022. AL JADEED/Handout via REUTERS/File Photo TV/Archivo
Sali Hafiz con un arma en el asalto a una sucursal del Banco Blom en Beirut, en esta captura de pantalla tomada de las imágenes de Al Jadeed, Líbano 14 de septiembre de 2022. AL JADEED/Handout via REUTERS/File Photo TV/Archivo

Antes de su asalto, vio la popular comedia negra egipcia Irhab w Kabab -o “Terrorista y Kabab”- en la que un hombre frustrado por la corrupción del gobierno asalta un edificio estatal y exige kebabs para los rehenes debido al alto precio de la carne.

Consiguió hacerse con 13.000 dólares de un total de 20.000 -suficiente para cubrir los gastos de viaje de su hermana y cerca de un mes de tratamiento- y se aseguró de firmar un recibo para que no la acusaran de robo.

Fingió estar embarazada para escapar

Para facilitar su huida, Hafiz publicó en Facebook que ya estaba en el aeropuerto y de camino a Estambul. Corrió a su casa y se disfrazó con una bata y un pañuelo en la cabeza y se colocó un bulto de ropa en el vientre para parecer embarazada.

Un agente de policía que llamó a su puerta “debió de tener miedo de que diera a luz delante de él. Bajé las escaleras delante de todos, como 60 o 70 personas... me deseaban suerte con el parto. Fue... como en las películas”, dijo, después de que no la reconocieran.

“Estamos en el país de las mafias. Si no eres un lobo, los lobos te comerán”, dijo Sali Hafiz. REUTERS/Emilie Madi
“Estamos en el país de las mafias. Si no eres un lobo, los lobos te comerán”, dijo Sali Hafiz. REUTERS/Emilie Madi

Dos de los amigos íntimos de Hafiz que estaban con ella en el atraco al banco fueron detenidos tras el incidente acusados de amenazar a los empleados del banco y retenerlos contra su voluntad, y se ordenó su puesta en libertad bajo fianza este miércoles.

Hafiz aseguró que se entregaría una vez que los jueces pusieran fin a una huelga paralizante que ha ralentizado los procedimientos judiciales y ha dejado a los detenidos languideciendo en la cárcel.

Abdallah Al-Saii, un conocido de Hafiz que atracó un banco en enero para conseguir unos 50.000 dólares de sus propios ahorros, dijo que se avecinan más atracos.

“Las cosas tendrán que empeorar para que puedan mejorar”, dijo Saii.

“Cuando el Estado no puede hacer nada por ti y ni siquiera puede ofrecerte una mínima esperanza sobre lo que te espera, entonces estamos viviendo la ley de la selva”, agregó.

(Con información de Reuters)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR