Qué hizo Elon Musk el día que compró Twitter: una lección de productividad

La persona más rica del mundo llegó a un acuerdo el lunes para adquirir la red social por 44.000 millones de dólares, en una transacción que le deja el control de la plataforma que utilizan millones de usuarios y los líderes mundiales

Elon Musk (REUTERS/Michele Tantussi/Archivo)
Elon Musk (REUTERS/Michele Tantussi/Archivo)

Elon Musk llegó a un acuerdo el lunes para comprar Twitter por 44.000 millones de dólares, en una transacción que le deja el control de la plataforma de redes sociales que cuenta con millones de usuarios y líderes mundiales a la persona más rica del mundo.

El fundador de Tesla y SpaceX se convirtió así en el propietario de la plataforma a la que considera como “la plaza pública digital donde se debaten los temas vitales para el futuro de la humanidad”, según el texto del anuncio.

Justin Bariso, en un artículo en Inc., narró que el lunes fue “casi” otro día en la oficina para Elon Musk. Destacó que, por supuesto, Musk estaba al tanto del trato que cerró la compra de Twitter pero, antes de eso, el hombre más rico del mundo se reunió con el ministro de inversiones de Indonesia en la Tesla Gigafactory de Austin para hablar sobre la cadena de suministro de baterías.

Y, más tarde esa noche, a las 22:00, mantuvo un encuentro con ingenieros, donde pasó más de una hora trabajando en “soluciones de fugas de válvulas” de motores de cohetes en SpaceX Starbase en Boca Chica, Texas, según Walter Isaacson, el famoso autor actualmente trabajando en la biografía de Musk.

Nadie mencionó Twitter, dijo Isaacson. “Él puede realizar múltiples tareas”, consignó.

Bariso comparte el sentimiento de Isaacson: ”Es fascinante que Musk pueda trabajar no solo en múltiples proyectos, sino también al frente de múltiples empresas, todo en el mismo día. Pero lo que está haciendo Musk no es realmente multitarea; es algo completamente diferente, y comprender esa diferencia es la clave para desbloquear su propia productividad”, analizó.

El fundador y presidente ejecutivo de Tesla Motors, Elon Musk (REUTERS/James Glover II/Archivo)
El fundador y presidente ejecutivo de Tesla Motors, Elon Musk (REUTERS/James Glover II/Archivo)

Musk está participando en una práctica simple que ha seguido durante varios años. Me gusta llamarlo la regla del enfoque”, dice el artículo publicado en Inc. Y analiza cómo funciona la regla de enfoque y cómo puede aplicarla a su propio trabajo.

No multitarea, no cambio de tareas. Enfoque puro

La verdadera multitarea, la realización simultánea de dos tareas al mismo tiempo, es bastante desafiante. Se puede hacer con mucha práctica cuando se trata de tareas relativamente simples.

Por el contrario, la mayor parte de lo que consideramos multitarea es en realidad “cambio de tareas”, cambiar rápidamente de una tarea a otra y viceversa. Pero el cambio de tareas tiene un alto precio.

Se cree que la capacidad de cambiar de tarea requiere un extenso procesamiento cognitivo de alto nivel”, afirma la Enciclopedia de Neurociencia. “El resultado conductual de este procesamiento es un costo de cambio sólido: un rendimiento más lento y más propenso a errores cuando se cambia de tareas que cuando se repiten tareas”.

En otras palabras, más cambios de tareas equivalen a más errores y una toma de decisiones de menor calidad, afirma Bariso. Y sigue: “Pero cuando Musk trabaja para sus diversas empresas, en realidad no realiza múltiples tareas ni cambia de tareas. Más bien, se está enfocando en una cosa a la vez”.

En el pasado, Musk declaró que generalmente trató de dividir su semana entre empresas por día, trabajando para SpaceX un día y Tesla otro, por ejemplo. Pero Musk también ha indicado que cambia su horario según las necesidades y los proyectos actuales. Y no sorprendería que, a medida que pasa el tiempo -y Musk ahora compró otra empresa multimillonaria- trabaje en varias empresas en un solo día.

No obstante, Bariso pide volver a tres palabras clave de Isaacson, haciendo referencia a esa reunión nocturna trabajando en motores de cohetes: “Nadie mencionó Twitter”.

Para el autor, esto demuestra que si bien Musk puede trabajar en varios problemas y para más de una de sus empresas por día, se concentra en una cosa a la vez. Eso es importante, porque le permite a Musk enfocar su considerable intelecto en un solo tema, en lugar de realizar múltiples tareas o cambiar de tarea.

Elon Musk compró Twitter (REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración)
Elon Musk compró Twitter (REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración)

Imagine, por ejemplo, que durante su reunión con los ingenieros de SpaceX, Musk estaba recibiendo llamadas sobre Twitter. Eso no solo reduciría la calidad de su propio trabajo y concentración, sino que también volvería locos a todos los demás en la sala. Por el contrario, al mantener separadas las reuniones, el trabajo de proyectos y las tareas principales, Musk aprovecha al máximo su tiempo y su capacidad intelectual, lo que ayuda a su capacidad de pensar críticamente y resolver problemas.

Esta es solo una de las razones por las que Musk puede hacer lo que hace, es decir, realizar valiosas contribuciones a múltiples empresas que se ocupan de temas complejos.

Por ejemplo, considere lo que dijo Garrett Reisman, ex astronauta e ingeniero que trabajó durante años con Musk en SpaceX. Reisman quedó asombrado por la capacidad de Musk para ayudar a resolver problemas complicados.

Quiero decir, he conocido a mucha gente súper, súper inteligente”, dijo Reisman en una entrevista. “Pero por lo general son súper, súper inteligentes en una cosa. Y [Musk es] capaz de tener conversaciones con nuestros mejores ingenieros sobre el software y los aspectos más arcanos de eso. Y luego recurrirá a nuestros ingenieros de fabricación y tendrá discusiones sobre algún proceso de soldadura realmente esotérico para alguna aleación loca”.

Y continuó: “Simplemente va y viene, y su capacidad para hacer eso a través de todas las diferentes tecnologías que se utilizan en cohetes y automóviles y todo lo demás que hace, eso es lo que realmente me impresiona”.

Entonces, “¿qué puedes aprender de todo esto?”, se pregunta Bariso.

Para ser claros, por mucho que respeto la ética de trabajo de Musk -dice el autor- “no recomiendo trabajar tantas horas como él, ni siquiera tener reuniones nocturnas. Pero podemos aprender una valiosa lección de cómo Musk lleva a cabo su trabajo”.

Es probable que esté tratando de equilibrar múltiples responsabilidades, incluida la gestión de un negocio, el equilibrio de los clientes e incluso la separación del tiempo para el trabajo, la familia y uno mismo. La clave es mantenerlos separados y seguir la ‘regla del enfoque’. Concéntrese en una cosa a la vez”, recomienda Bariso.

Y concluye: “Entonces, ya sea que estés enviando un correo electrónico, en una lluvia de ideas, en una reunión, creando, resolviendo problemas, pensando críticamente, pasando tiempo con tu familia o tomando tiempo para ti, cierra todas las distracciones externas. Concentre toda su atención e intelecto en las personas o la tarea en cuestión. Hacerlo le permitirá no solo estar en más lugares y hacer más, sino también aumentar la calidad de lo que hace. Y eso es productividad en su máxima expresión”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR