Una nueva “gran erupción” volcánica fue detectada en Tonga

La última actividad en el volcán se registró a las diez de la noche del domingo, según una alerta del Darwin Volcanic Ash Advisory Centre

Erupción del volcán de Tonga
Erupción del volcán de Tonga

Una nueva “gran erupción” volcánica se detectó en Tonga, informó este lunes (hora local) una estación de monitoreo basada en Darwin, Australia, dos días después de que otra erupción que provocó olas de tsunami en el Pacífico.

La última erupción fue detectada a las 22H10 GMT del domingo, según una alerta del Darwin Volcanic Ash Advisory Centre. El Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico dijo que detectó olas grandes en la zona y que “podrían ser de otra explosión del volcán Tonga”.

El volcán Hunga Tonga, situado en el suroeste del Pacífico, entró en erupción el sábado por la noche, hora local, produciendo un tsunami, enviando cenizas a 30.000 metros de altura y generando una onda expansiva atmosférica que dio la vuelta al mundo. La erupción se escuchó en Alaska, a unos 8.000 kilómetros de distancia, mientras que una zona del tamaño de Nueva Inglaterra quedó cubierta por la columna de humo.

El volcán se encuentra a unos 64 kilómetros (40 millas) al norte de la isla principal de Tonga, Tongatapu, cerca de la línea internacional de cambio de fecha. Tonga, con 105.000 habitantes, se encuentra al noreste de Nueva Zelanda y al sureste de Fiji.

Una vista aérea muestra botes volcados que se cree fueron afectados por el tsunami causado por la erupción de un volcán submarino en la isla de Tonga en el Pacífico Sur, en Muroto, prefectura de Kochi, Japón
Una vista aérea muestra botes volcados que se cree fueron afectados por el tsunami causado por la erupción de un volcán submarino en la isla de Tonga en el Pacífico Sur, en Muroto, prefectura de Kochi, Japón

“Tenemos una situación de pesadilla con una comunidad aislada que experimenta los efectos de una gran columna de cenizas volcánicas que produce importantes rayos volcánicos, así como un tsunami”, escribió en Twitter Janine Krippner, vulcanóloga del Programa de Vulcanismo Global del Instituto Smithsoniano. “Ver esa columna de cenizas, esos relámpagos volcánicos y ese tsunami me deja pensando en la gente que está siendo afectada por esta gran erupción”.

Además de los efectos atmosféricos más inmediatos y llamativos derivados del volcán, algunos han especulado que el volcán podría afectar al clima de la Tierra. Aunque los expertos se muestran escépticos, los científicos atmosféricos siguen recogiendo más datos.

La erupción del volcán submarino Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai desencadenó poderosas olas en el Pacífico Sur que se temió pudieran tener repercusiones en varios países, entre ellos Chile, Japón y Estados Unidos.

Estados Unidos aconsejó a quienes viven cerca de la costa oeste del país que se alejen de la playa como medida de precaución.

Japón también emitió una alerta, que levantó este domingo, y pidió a sus ciudadanos que se alejen de la costa del Pacífico, según reportó el medio británico BBC.

LA ERUPCIÓN

El Hunga Tonga, un volcán submarino, entró en erupción en 2009 y a finales de 2014. El 21 de diciembre de 2021 se produjeron nuevas erupciones, con rachas ocasionales de actividad durante las semanas siguientes. El 15 de enero se produjo una erupción muy explosiva, que dio lugar a la muestra más notable y sorprendente de poder volcánico captada por un satélite meteorológico.

Una columna de cenizas se eleva sobre Tonga cuando el volcán submarino Hunga Tonga-Hunga Ha'apai entró en erupción
Una columna de cenizas se eleva sobre Tonga cuando el volcán submarino Hunga Tonga-Hunga Ha'apai entró en erupción

La columna se elevó a unos 30.480 metros (100.000 pies), aproximadamente tres veces la altitud a la que vuelan los aviones comerciales. Las tormentas eléctricas se aplanan en la tropopausa, o parte superior de la troposfera, el nivel más bajo de la atmósfera de la Tierra, ya que una tapa de aire caliente suprime el desarrollo continuo hacia arriba. Sin embargo, la columna de Hunga Tonga era tan boyante que pudo penetrar en esta capa y continuar hacia la estratosfera antes de que las bolsas de aire y ceniza volvieran a remitir. La protuberancia en el centro de la masa de nubes donde esto ocurre se conoce como “torreones cumulogénitus”.

Las imágenes satelitales captaron “ondas gravitacionales” que se extendían desde el lugar en el que la columna perforaba esta capa en forma de techo en la atmósfera inferior, como las ondas que rodean a una piedra arrojada en un estanque.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR