Boris Johnson movilizará al Ejército para la campaña de inmunización de refuerzo y pidió una “ola de vacunación”

El primer ministro considera que no es necesario que la gente cancele sus planes sociales para las fiestas navideñas y prometió no cambiar el modo de vida británico “salvo en un par de aspectos”

Boris Johnson (Reuters)
Boris Johnson (Reuters)

El primer ministro británico, Boris Johnson, delineó la estrategia frente al COVID y los temores de la variante Ómicron, con una masiva campaña de vacunación de dosis de refuerzo y descartando la necesidad de restricciones a los encuentros sociales.

En una visita a una clínica de Londres, y antes de su conferencia anunciada para la tarde del martes, el líder conservador destacó que se necesita “otra gran ola” de vacunaciones. Le pondremos todo. No tentemos duda de que el NHS (Servicio Nacional de Salud), todos los voluntarios y el Ejército pueden enfrentar ese desafío”, indicó, anticipando que convocará a las fuerzas armadas para apoyar el despliegue.

Ello luego de que el gobierno anuncie la apertura de las dosis de refuerzo para todos los mayores de 18 años, y la reducción del plazo a solo tres meses desde la segunda dosis.

En cuanto a los temores de una nueva ola de contagios, en vista de los casos detectados de la variante Ómicron, el aumento de las reuniones sociales por la época navideña y el descenso de temperaturas, Johnson declaró que no es necesario que la población cancele sus planes, descartando así nuevas restricciones.

Centro de vacunación en Londres (Reuters)
Centro de vacunación en Londres (Reuters)

“No vamos a cambiar las directrices sobre cómo deberías vivir tu vida, excepto en un par de aspectos. Se trata de poner una mascarilla en algunos contextos, como en el comercio minorista y el transporte público, para detener la transmisión. Y también asegurarnos de que comprobamos a la gente cuando llega al país. Pero no vemos la necesidad, por el momento, de cambiar las directrices generales sobre cómo debe vivir la gente”, declaró en entrevista con Sky News.

De esta forma, el premier se distanció de los comentarios de Jenny Harries, asesora del gobierno, que horas atrás indicó que la gente debería reducir sus contactos sociales. Aunque no la desautorizó, Johnson comentó: “Siempre es sensato tener cuidado, y creo que lo que dice Jenny es correcto. Pero no vamos a cambiar la orientación general. No creemos que sea necesario”.

Las declaraciones de Harries fueron tomadas con alerta por los que esperan las fiestas de fin de año. A su vez, Daisy Cooper, vocera de salud del partido de los Liberal Demócratas se mostró de acuerdo con una vuelta al trabjao desde casa para evitar un aumento que “arruine” las festividades. “Boris Johnson debería regresar el teletrabajo. Todo lo que sabemos de este virus sugiere ser cautelosos y actuar con prontitud”, indicó.

Hasta la mañana del martes, Reino Unido ha detectado al menos 14 casos en el país. Los investigadores todavía no determinan si es más contagiosa o peligrosa, pero las numerosas mutaciones que tiene el virus en su espiga hace temer que las vacunas actuales sean menos eficaces.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR