EN VIVO: Asamblea de la ONU, tercera jornada del debate de los jefes de Estado

Las crisis en Afganistán, Yemen y Libia centraron los primeros dos días buena parte de la frenética actividad diplomática, junto con la crisis climática y la pandemia de coronavirus

Este jueves se desarrolla la tercera jornada del debate de los jefes de Estado en la Asamblea de la ONU. Las crisis en Afganistán, Yemen y Libia centraron los primeros dos días buena parte de la frenética actividad diplomática.

Mohamed Irfaan Ali, presidente de Guyana, denunció hoy las “amenazas territoriales constantes” de Venezuela. En su intervención, criticó que “hace poco se emitió un acuerdo en México (en el marco de las negociaciones entre el régimen y la oposición) en virtud del cual las facciones internas de Venezuela renovaron una verificación sin fundamento”.

Guyana no se usará como altar de sacrificio para dirimir las diferencias políticas internas de Venezuela”, expresó.

Y acotó: “Las dos partes (Venezuela y Guyana) se ven vinculadas por la definición de la Corte Internacional de Justicia”.

Antes, dijo que “las naciones del mundo no están unidas, sino que están divididas. La pandemia demostró nuestro fracaso colectivo a la hora de unirnos y adoptar decisiones en conjunto contra el bien común”.

Mohamed Irfaan Ali, presidente de Guyana (Timothy A. Clary/Pool via REUTERS)
Mohamed Irfaan Ali, presidente de Guyana (Timothy A. Clary/Pool via REUTERS)

Luego llegó el turno del dictador cubano, Miguel Díaz-Canel, quien participó de manera virtual. Criticó a Estados Unidos, apoyó a la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela y al régimen de Irán.

Venezuela contará siempre con la solidaridad de Cuba y reiteramos nuestro firme respaldo al gobierno de Nicaragua”, manifestó.

Al comienzo, hizo un balance de la tragedia del COVID-19 en el mundo. “Más de 4,5 millones de personas murieron por causa de la pandemia. Su secuela en todas las sociedades son incalculables. Ya está seriamente comprometido el objetivo de erradicar la pobreza para 2030″, indicó.

Señaló que “las vacunas contra el COVID-19 fueron la esperanza”. Sin embargo, criticó que “cientos de millones de personas de países de bajos ingresos aún esperan una dosis y se duda de si podrán recibirla”. Es por eso, que instó a “transformar el orden mundial desigual”.

“No nos cansaremos de repetir que debe cesar el despilfarro de los recursos naturales. El capitalismo es el causante del cambio climático. Los países desarrollados tienen la obligación moral de asumir las mayores responsabilidades”, subrayó.

Miguel Díaz-Canel grabó su discurso para la Asamblea General de la ONU
Miguel Díaz-Canel grabó su discurso para la Asamblea General de la ONU

Otro de los mandatarios de la región que habló este jueves fue el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo. Además de referirse a la pandemia y los retos que implica, sostuvo que “otro reto que enfrentamos muchas naciones es la migración irregular ante la cual no se puede ser indiferente”.

En lo que va del 2021, más de 80.000 migrantes irregulares han atravesado por el territorio panameño. Esta cifra lleva un crecimiento exponencial. La crisis humanitaria es una responsabilidad de todos”, señaló.

Y agregó: “He escuchado muchos discursos con profundidad. Hay que pasar de los discursos a las acciones concretas”.

El miércoles, la atención se trasladó en buena medida del hemiciclo a otras estancias -y también espacios virtuales, consecuencia de la pandemia- en los que presidentes y ministros han discutido algunas de las situaciones más problemáticas de la escena internacional.

Ese fue el caso de Afganistán, que centró una reunión privada de los titulares de Exteriores del G20 en preparación de una cumbre que las potencias tienen previsto dedicar a la situación en el país asiático los próximos 30 y 31 de octubre en Roma.

En esa reunión, se volvió a señalar como grandes prioridades el suministro de ayuda humanitaria a la población afgana y la necesidad de evitar que el país vuelva a convertirse en una base para el terrorismo de grupos como Al Qaeda y el Estado Islámico.

La comunidad internacional está unida en sus expectativas de que los talibanes cumplan con sus compromisos”, señaló tras el encuentro el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

El ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, explicó que se “juzgará a los talibanes por sus acciones” y exigió avances concretos en el acceso humanitario, la exclusión de los grupos terroristas y la formación de un Gobierno inclusivo que respete los derechos humanos, un mensaje parecido al de otros países como la India.

Es necesario que los talibanes cumplan con sus compromisos y persigan a Al Qaeda y otras fuerzas terroristas”, señaló el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, según extractos de su intervención difundidos por su oficina.

Frente a ese consenso en materia humanitaria y antiterrorista, en la cita volvió a quedar claro que hay importantes diferencias sobre cómo la comunidad internacional debe lidiar con el nuevo Gobierno talibán.

Así, China exigió a “los países responsables de la actual situación en Afganistán”, en referencia a EEUU y sus aliados, que tomen medidas para aliviar las dificultades del país, empezando por desbloquear activos que fueron congelados tras la toma del poder por parte de los talibanes.

Además, Wang dijo que EEUU y los países de la OTAN deben asumir la principal responsabilidad en la gestión de los refugiados y migrantes afganos, insistiendo en que la mejor vía para frenar esos flujos es garantizar la recuperación económica del país.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR