Todo lo que se sabe hasta el momento de ISIS-K, los herederos del Estado Islámico en Afganistán

La caída del sangriento califato que asoló Siria e Irak entre 2014 y 2019 dejó como secuela un grupo enemigo tanto de EEUU como de los talibanes. Opera en la región que llaman Khorasán y que abarca parte del territorio afgano y de Pakistán

Miembros de ISIS-K en Afganistán
Miembros de ISIS-K en Afganistán

Luego del atentado de este jueves, en el que dos bombas explotaron en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul, el grupo terrorista ISIS-K se adjudico el hecho a través de un comunicado. El ataque acabó con la vida de 13 soldados estadounidenses y de, por lo menos, un centenar de ciudadanos afganos, además de dejar un saldo de mas de 140 heridos.

Según el comunicado de la organización armada, uno de los terroristas que se hizo estallar “fue capaz hoy de penetrar todas las fortificaciones de seguridad” y acercarse a “cinco metros” de las fuerzas estadounidenses antes de detonar su cinturón de explosivos.

Pero, ¿cómo surgió este grupo disidente al interior del Estado Islámico? En 2015, cuando ISIS llevaba mas de una década funcionando en Medio Oriente, un grupo interno anunció que iban a expandir sus funciones a la región de Khorasán, que incluye partes de Pakistán, Afganistán e Irán. Había nacido el ISIS-K.

¿Cuántos son?

Pasado un año de su creación, en 2016, el grupo ya contaba con entre 3.000 y 4.000 soldados, según un análisis citado por el periodista Azi Paybarah del New York Times en su mas reciente nota. Sin embargo, el mismo estudio estima que luego de varios ataques de la fuerza aérea estadounidense ese número se redujo a la mitad.

Un grupo de militantes del ISIS-K que se rindieron en Jalalabad, provincia afgana de Nangarhar, en 2019 (REUTERS/Parwiz)
Un grupo de militantes del ISIS-K que se rindieron en Jalalabad, provincia afgana de Nangarhar, en 2019 (REUTERS/Parwiz)

¿Quiénes son sus enemigos?

Este grupo tiene, al igual que la mayoría de los grupos terroristas que operan en la región y sus alrededores, a Estados Unidos y sus fuerzas armadas como principal enemigo y objetivo de sus ataques. Pero a diferencia de estos otros grupos yihadistas, ISIS-K tiene también como objetivo a otras organizaciones islámicas como los talibanes.

Es más, se estima que dentro de las victimas del atentado al aeropuerto de Kabul se encuentran al menos 28 soldados talibanes, según un reporte de la Agencia Reuters. Además, gran parte de los 250 ataques llevados a cabo por la organización desde 2017 fueron dirigidos a fuerzas de seguridad afganas y paquistaníes.

ISIS-K es contraria a la organización talibán que tomo el poder en Afganistán porque entiende que su forma de comprender y aplicar el Islam y la sharía no es lo suficientemente extremista.

Las armas de los militantes del ISIS en Jalalabad (REUTERS/Parwiz)
Las armas de los militantes del ISIS en Jalalabad (REUTERS/Parwiz)

¿Qué ataques perpetraron?

Según funcionarios de la ONU, los yihadistas del ISIS-K perpetraron 77 ataques en Afganistán entre enero y mayo de 2021, frente a 21 en el mismo período en el año anterior. Entre esos ataques se cuentan uno contra la Universidad de Kabul en noviembre y un bombardeo de cohetes en diciembre contra el mismo aeropuerto de Kabul en el que se hicieron estallar sus “soldados” el jueves 26 de agosto.

En ninguno de los casos alcanzaron tanta repercusión como en la masacre cometida este jueves en el acceso denominado Abbey Gate y el cercano hotel Baron, en el que utilizaron terroristas suicidas en medio de la multitud.

“ISIS-K ha estado esperando una oportunidad como esta, donde sus combatientes pueden explotar el caos de la situación en el terreno para tener la oportunidad de matar a soldados estadounidenses”, le dijo Colin P. Clarke, analista de contraterrorismo en Soufan Group, a The New York Times.

¿Quiénes mandan en el grupo?

La inteligencia de los EEUU estima que entre los miembros de Estados Islámico del Khorasan hay “un pequeño número de yihadistas veteranos de Siria y otros combatientes terroristas extranjeros”. Afirman que han identificado de 10 a 15 de sus principales figuras en Afganistán, pero las cabezas del grupo siguen siendo una incógnita.

Joe Biden, presidente de los EEUU (REUTERS/Jonathan Ernst)
Joe Biden, presidente de los EEUU (REUTERS/Jonathan Ernst)

Biden: “Los perseguiremos y los haremos pagar”

Ayer por la tarde, luego de ocurrido el atentado, el presidente de los Estados Unidos Joe Biden dio un discurso condenando lo sucedido y apuntó directamente contra la organización que opera en la región que denominan Khorasán: “Para aquellos que ejecutaron este ataque, así como para cualquiera que le desee daño a Estados Unidos, sepan esto: no perdonaremos. No olvidaremos. Los perseguiremos y los haremos pagar”, y afirmó que se continuará con los planes de evacuación tal como estaba planeado. “No seremos disuadidos por terroristas. No les permitiremos detener nuestra misión. Continuaremos la evacuación”, sentenció

Si bien el mandatario no negó que existe la posibilidad de que ocurra otro ataque entre hoy y el 31 de agosto, fecha en la que Estados Unidos dejará de evacuar y se retirará de Afganistán definitivamente, contestó a quienes especulaban con una participación del grupo Talibán en la organización del atentado: “Hasta ahora no hay evidencia que ninguno de los comandantes en el terreno me haya dado de que haya habido colusión entre los talibanes y ISIS-K para llevar a cabo lo que sucedió hoy”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR