Israel denunció ante el Consejo de Seguridad de la ONU que Hamas planeó el conflicto para tomar el poder en Cisjordania

El embajador ante Naciones Unidas, Gilad Erdan, aseguró que el grupo terrorista eligió acelerar las tensiones. Más de 3.000 cohetes fueron lanzados desde la Franja de Gaza en los últimos siete días

El actual embajador israelí ante la ONU, Gilad Erdan REUTERS/Gali Tibbon
El actual embajador israelí ante la ONU, Gilad Erdan REUTERS/Gali Tibbon

“Hamas eligió acelerar las tensiones, usándolas como pretexto para iniciar esta guerra” con Israel, dijo embajador israelí ante Estados Unidos y la ONU, Gilad Erdan, en una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad sobre Oriente Medio. El diplomático acusó a Hamas de haber “premeditado” el conflicto para “tomar el poder en Cisjordania”.

Mientras Hamas controla Gaza, en Cisjordania gobierna la Autoridad Palestina, liderara por Mahmoud Abbas. A fines de abril, Abbas anunció que aplazaba las que debían ser las primeras elecciones palestinas en 15 años, lo que enfureció al grupo terrorista que controla la Franja. Para Israel, el grupo yihadista reacciona con cohetes sobre al población israelí por la decisión política de la autoridad palestina de cancelar esos comicios.

Hamas “buscó otra forma de hacerse con el poder. Escaló las tensiones en Jerusalén como pretexto para lanzar esta guerra”, explicó Erdan quien calificó de “disputa por la propiedad” el inminente desalojo de familias palestinas de Sheikh Jarrah, uno de los factores que podría haber desencadenó los enfrentamientos. “¿Creen realmente que esta disputa por la propiedad es lo que ha provocado que Hamas lance esta oleada de ataques a gran escala contra Israel?”, interpeló el funcionario israelí.

No hay “ninguna justificación para el lanzamiento indiscriminado de cohetes contra la población civil”, dijo Erdan. Los palestinos “utilizan escudos humanos”, lo que aumenta el número de víctimas civiles, añadió.

El embajador israelí pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que condenara los ataques con cohetes, mientras sus 15 miembros llevan una semana esforzándose por acordar una declaración conjunta.

Desde el 10 de mayo, los grupos armados de Gaza dispararon 3.000 cohetes hacia Israel, superando el ritmo de disparos durante una escalada en 2019 y durante la guerra de 2006 contra el Hezbollah libanés.

En la misma reunión, el ministro palestino de Relaciones Exteriores, Riyad Al-Maliki, denunció la “agresión” de Israel contra el “pueblo” palestino y sus “lugares sagrados”.

“Algunos no quieren usar estas palabras -crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad-, pero saben que es la verdad”, acusó en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad. “¿Cuántos palestinos tendrán que morir antes de que se produzca una condena?”, agregó.

Una sinagoga fue dañada por un cohete en Ashkelon, sur de Israel 16 de mayo de 2021. REUTERS/Baz Ratner
Una sinagoga fue dañada por un cohete en Ashkelon, sur de Israel 16 de mayo de 2021. REUTERS/Baz Ratner

En la apertura del encuentro, el secretario general de la ONU, António Guterres, exigió a israelíes y palestinos que detengan de forma inmediata los combates y vuelvan a la mesa de negociaciones para avanzar hacia la paz. “La lucha debe terminar. Debe detenerse de inmediato. Los cohetes y morteros por un lado y los bombardeos aéreos y de artillería por el otro deben cesar”, dijo.

Agentes de la policía israelí inspeccionan un coche dañado en un lugar donde cayó un cohete disparado desde Gaza, mientras continúa la violencia transfronteriza israelí-palestina, en Ashkelon, sur de Israel, 16 de mayo de 2021. REUTERS/Amir Cohen
Agentes de la policía israelí inspeccionan un coche dañado en un lugar donde cayó un cohete disparado desde Gaza, mientras continúa la violencia transfronteriza israelí-palestina, en Ashkelon, sur de Israel, 16 de mayo de 2021. REUTERS/Amir Cohen

El jefe de la organización advirtió que los combates pueden arrastrar a “israelíes y palestinos a una espiral de violencia con consecuencias devastadoras para las dos comunidades y para toda la región”. “Tiene el potencial de desencadenar una crisis humanitaria y de seguridad incontenible y de fomentar aún más el extremismo, no solo en los territorios palestinos ocupados e Israel, sino en la región en su conjunto”, insistió.

Minutos antes de que comenzara el encuentro en la ONU, el primer ministro Benjamín Netanyahu anunció que “la operación contra Hamas continúa con toda su fuerza” y agregó que “llevará tiempo” que Israel logre sus objetivos con la campaña militar.

El mandatario, además, reveló que se han atacado más de 1.000 objetivos en Gaza, lo que ha supuesto un duro golpe para Hamas, incluidos sus activos subterráneos, que, según él, han sufrido un duro golpe, aunque no completo.

“Ningún terrorista es inmune”, aseguró, señalando que las Fuerzas de Defensa de Israel también han eliminado “torres del terror”, refiriéndose a los edificios de gran altura derribados por los ataques aéreos israelíes. El premiar, también afirmó que el ejército está haciendo lo posible para reducir al mínimo las víctimas civiles.

“Esto llevará tiempo. Hay presiones, pero estamos recibiendo un gran apoyo, sobre todo de Estados Unidos”, afirmó. “Tenemos respaldo internacional y lo estamos utilizando”.

En desarrollo...

SEGUIR LEYENDO: