Escándalo en Ohio por la trampa de un senador norteamericano en una sesión virtual

Andrew Brenner usó un filtro de Zoom para ocultar que estaba manejando mientras seguía la reunión online. Lo insólito es que quedó al descubierto mientras se discutía una ley para implementar sanciones adicionales a los conductores distraídos

Senador de Ohio que estaba en una reunión de zoom con un fondo falso mientras manejaba

Andrew Brenner es un senador por el estado de Ohio, Estados Unidos, que en las últimas horas se volvió viral por protagonizar un momento insólito en medio de una audiencia del cuerpo legislativo.

Mientras el estado de Ohio discutía mediante zoom la posibilidad de aprobar una ley para crear sanciones adicionales a conductores distraídos, el senador republicano participaba del debate mientras manejaba.

En un primer momento se conectó desde dentro de un auto estacionado. A los pocos minutos se desconectó y volvió a aparecer unos instantes después, en lo que en principio parecía el salón de una casa. Pero realmente lo que quiso fue esconder la situación en la que se encontraba, mediante el uso de un fondo virtual, pero le fue imposible. Se podía observar que estaba con el cinturón de seguridad puesto y miraba a los costados, un claro indicio de que se encontraba manejando. Todo esto ocurría mientras el fondo le fallaba y se podía ver una ventana y cómo el paisaje iba pasando velozmente detrás.

Toda esta situación fue emitida en directo por The Ohio Channel. Más tarde Brenner dio declaraciones a The Columbus Dispatch, en las cuales decía que “no estaba distraído, estaba prestando atención a la carretera y escuchando la reunión”. Además agregó, “tenía dos reuniones seguidas en dos lugares distintos. He hecho muchas llamadas mientras conducía, y en esta videollamada no estaba prestando atención al video. Para mí, fue como una llamada telefónica”. Por último, dijo que durante la mayor parte de la videoconferencia estuvo estacionado. “Estaba usando el cinturón de seguridad y prestando atención al camino”, se defendió.

OTROS CASOS

Desde el inicio de la pandemia más de una vez ha pasado que por mal uso o negligencia, las videollamadas terminaron siendo “cámaras ocultas” que exhibieron más de lo que se quería.

A fines de abril, en España no se habló de otro tema. Porque el blooper que protagonizó el periodista político Alfonso Merlos se transformó en un escándalo mediático. El presentador hablaba de actualidad desde su casa, en el programa “Estado de alarma” el cual se transmite por YouTube, cuando por una esquina de la pantalla se vio a una mujer con muy poca ropa caminando por detrás del reportero. Esto desencadenó en una historia de infidelidad, ya que la mujer en cuestión no era su novia, sino una compañera de trabajo.

Otro de los bloopers virtuales virales más recientes sucedió en Bogotá, Colombia. Una alumna universitaria se conectó a una clase virtual y en el medio de la clase decidió tener sexo con su novio. El problema fue que se olvidó desconectar el micrófono y toda la clase, inclusive la docente, escuchó los intercambios con su pareja. “Lorena, te estamos escuchando”, advirtió la profesora en el video. “Hola, dejaste el micrófono abierto”, insistió. Pero no hubo respuesta. En consecuencia la docente decidió silenciarla y proseguir con la lección. Pero algunos de sus compañeros ya habían grabado la situación, que se convirtió en trending topic.

REUTERS/Loren Elliott
REUTERS/Loren Elliott

México también tuvo su blooper viral de la mano de Martha Lucía Mícher Camarena, senadora por el Estado de Guanajuato que se mostró accidentalmente en topless en una videoconferencia por Zoom. Mientras realizaban una reunión de la Junta de Coordinación Política junto a otros senadores, la mujer no se dio cuenta que tenía la cámara prendida y se mostró sin ropa en plena sesión, lo que despertó la sorpresa y algunas risas de sus compañeros. Más tarde la senadora pidió disculpas públicamente.

Por último en Brasil, ocurrió un hecho parecido en el mes de mayo. Durante una reunión virtual entre los cuales participaban miembros de la Federación de Industrias de San Pablo, el empresario Paulo Skaf no se percató de su cámara prendida, y mostró a todos los participantes de la reunión como se bañaba. “Para Paulo. Hola, Paulo, hay un colega en el último cuadro, allí…”, dijo el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. “ Lamentablemente lo vimos. Era una imagen bastante sinuosa. Pero lo vimos, desafortunadamente”, concluyó Bolsonaro entre risas.

SEGUIR LEYENDO: