Un monje se cortó la cabeza para ofrendar a Buda y reencarnar en un “ser espiritual superior”

Thammakorn Wangpreecha, de 68 años, usó una guillotina de bricolaje para decapitarse a sí mismo con la esperanza de alcanzar la iluminación

Thammakorn Wangpreecha, de 68 años, se cortó la cabeza con una guillotina para, según su creencia, complacer a Buda y tener "buena fortuna" en la otra vida (Twitter)
Thammakorn Wangpreecha, de 68 años, se cortó la cabeza con una guillotina para, según su creencia, complacer a Buda y tener "buena fortuna" en la otra vida (Twitter)

Un monje budista de Tailandia se cortó la cabeza con una guillotina en un extraño sacrificio ritual para “ser espiritualmente superior”. Las autoridades religiosas de Tailandia dijeron el domingo que Thammakorn Wangpreecha, de 68 años, usó una guillotina de bricolaje para decapitarse a sí mismo con la esperanza de alcanzar la iluminación, pero pudo haber estado equivocado.

Según los informes, Wangpreecha había estado planeando su suicidio o lo que él creía sacrificar su vida en el noreste de Tailandia durante más de cinco años hasta que dio el paso drástico la semana pasada. El cuerpo del monje fue encontrado junto a su cabeza cortada en el templo Wat Phu Hin en la provincia de Nong Bua Lamphu el viernes.

Si bien la mayoría de la gente da dinero o aves cautivas gratis, Wangphrecha creía que la mejor manera de obtener méritos era con la cabeza, por lo que practicó lo que predicaba. Wangphrecha cortó las cuerdas de una guillotina de bricolaje para hacer caer la hoja de un metro de largo sobre su cabeza, que instantáneamente la separó de su cuerpo.

Thammakorn dejó una nota en la que explicaba que creía que la ofrenda fatal a Buda estaba “haciendo mérito” y le traería buena suerte en la otra vida. Su sobrino Booncherd Boonrod fue el primero en descubrir el cuerpo en una losa de mármol con inscripciones que detallaban los planos de Thammakorn.

Sin embargo, la Oficina Nacional de Budismo, que siempre ha predicado y creído en la difusión de la paz y el amor, no estuvo de acuerdo con sus métodos. “En la carta, se decía que cortarle la cabeza era su forma de alabar a Buda. En la carta, dijo que había estado planeando esto durante cinco años”, dijo Boonrod.

“Su deseo era ofrecer su cabeza y su alma para que el Señor pudiera ayudarlo a reencarnarse como un ser espiritual superior en la próxima vida”, agregó Boonrod.

Dos monjes limpian una escultura de Buda (Imagen de referencia). EFE/Pongmanat Tasiri
Dos monjes limpian una escultura de Buda (Imagen de referencia). EFE/Pongmanat Tasiri

Wangpreecha había estado sirviendo en Wat Phu Hin durante 11 años, pero últimamente había informado a otros sacerdotes que dejaría el monacato. Sin embargo, nunca compartió sus planes sobre la guillotina.

El portavoz de la Oficina Nacional de Budismo, Sipbowon Kaeo-ngam, dijo que las acciones de Wangpreecha, que era el abad del monasterio Wat Phuhingong, eran “un asunto privado”, en parte porque había abandonado el monasterio como prior.

No se sabe cuándo dejó el monacato, pero debió serlo recientemente. Kaeo-ngam también dijo que la magia negra, los hechizos y los rituales incompatibles con las enseñanzas budistas estaban prohibidos en la práctica, y agregó que la autoridad religiosa del gobierno redistribuiría las enseñanzas correctas y libres de decapitaciones a los templos de todo el país.

Los ejecutivos y abades del templo deberían revisar sus prácticas y cuidar de otros monjes en sus templos. Este incidente es una posible evidencia de que no lo han hecho”, dijo, y agregó que Wangpreecha pudo haber sido engañado para realizar tal ritual. “Tenemos que evitar que vuelvan a ocurrir situaciones tan desagradables”, añadió.

Después de la muerte, más de 300 devotos locales llegaron al templo para preparar el cuerpo del monje muerto para un rito. Sin embargo, la policía tomó posesión del cuerpo y lo llevó al hospital para que los médicos pudieran realizar una autopsia y determinar la causa de la muerte antes de devolverlo a la familia para los ritos funerarios.

Posteriormente, el cuerpo de Wangpreecha fue colocado dentro de un ataúd, mientras que su cabeza fue colocada en un frasco antes de que sus seguidores y familiares llevaran sus restos al bosque donde fue quemado.

SEGUIR LEYENDO: