La aerolínea easyJet apuntó contra el Gobierno británico por el alto costo de las pruebas PCR para viajar al exterior

Su director ejecutivo, Johan Lundgren, dijo que el precio de los tests está “por encima de lo que cuesta un billete promedio” de la empresa y que los pasajeros no deberían afrontar “más complejidades y costes” para visitar destinos donde las vacunaciones avanzaron y la pandemia está bajo control

El CEO de easyJet, Johan Lundgren. REUTERS/Peter Cziborra
El CEO de easyJet, Johan Lundgren. REUTERS/Peter Cziborra

Las vacaciones en el exterior serán para “quienes se las puedan permitir” por el elevado costo de las pruebas de coronavirus exigidas para volver a entrar en el Reino Unido, señaló este martes el director ejecutivo de la aerolínea easyJet, Johan Lundgren.

El Gobierno británico espera reanudar los vuelos internacionales a partir del próximo 17 de mayo, siempre que se mantenga el control de los contagios, pero la necesidad de contar con un test para poder viajar encarece considerablemente los desplazamientos al extranjero.

Lundgren, en declaraciones a la cadena británica BBC, dijo que los pasajeros no deberían afrontar “más complejidades y costes” para visitar destinos donde las vacunaciones han avanzado y los contagios de COVID-19 están bajo control.

En el Reino Unido es de momento ilegal marcharse de vacaciones, como manera de controlar la propagación del coronavirus.

El costo de una prueba PCR está “por encima de lo que cuesta un billete promedio de easyJet” y, si la gente está obligada a pagarlos, entonces “no puedes abrir los viajes internacionales para todos, (solo) puedes abrir los viajes internacionales para quienes se lo puedan permitir”, indicó el directivo de easyJet.

Un trabajador de la salud realiza una prueba PCR a un hombre para detectar la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en un sitio de prueba móvil de COVID-19 en el aeropuerto de Heathrow, en Londres, Gran Bretaña, el 15 de febrero de 2021. REUTERS / Hannah McKay
Un trabajador de la salud realiza una prueba PCR a un hombre para detectar la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en un sitio de prueba móvil de COVID-19 en el aeropuerto de Heathrow, en Londres, Gran Bretaña, el 15 de febrero de 2021. REUTERS / Hannah McKay

“Creo que eso no es justo, no creo que esté bien”, insistió el consejero delegado, que pidió reemplazar los test PCR por otros rápidos, con el resultado en 30 minutos, y mucho más baratos.

Los medios informaron en los últimos días que los vuelos estarán sujetos a un sistema de “semáforos”, por el que cada país estará catalogado en rojo, amarillo o verde, en virtud del riesgo de contagios y el estado de las vacunaciones en esos destinos.

Las personas que viajen a países en “verde” no tendrán que hacer cuarentena a su regreso al Reino Unido, pero sí en el caso de un territorio en “amarillo”, mientras que aquellos que hayan estado en un destino en “rojo” deberán cumplir un periodo de aislamiento de diez días en hoteles designados por el Gobierno.

En cualquiera de estos casos, se espera que el Gobierno solicite una o más pruebas negativas de COVID-19 -dependiendo del destino de procedencia- antes de emprender el regreso al Reino Unido y después de entrar en el país.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: