Preocupación en Rusia: se registraron más de 1.000 denuncias de fraude en las elecciones regionales

Los comicios de este domingo, cruciales para el partido del Kremlin, quedaron empañadas por la ausencia del líder opositor, Alexéi Navalni, envenenado cuando hacía campaña en Siberia.

Más de 40 millones de rusos han sido convocados a votar en la mitad de las regiones del país,en elecciones a Parlamentos regionales o municipales (REUTERS)
Más de 40 millones de rusos han sido convocados a votar en la mitad de las regiones del país,en elecciones a Parlamentos regionales o municipales (REUTERS)

El grupo de observadores electorales ruso Golos ha recibido más de 1.000 denuncias relacionadas con las elecciones regionales y locales que se celebran este domingo en Rusia, incluidas las relativas a fraude y a sobornos. “Hay casos de fraude intencionado en la votación. También hay denuncias de voto forzoso y soborno en varias regiones”, ha explicado el codirector del grupo, Grigori Melkoniants. Además les han impedido realizar una labor de supervisión, en algunos casos incluso con amenazas de violencia.

Golos ha expresado además su preocupación por la dilatación durante tres días de la votación con la intención de dispersar el voto y evitar contagios por el coronavirus. Sin embargo, cuanto mayor es el plazo de votación, más difícil es para organizaciones de observadores como Golos hacer un seguimiento del proceso.

Los colegios electorales han abierto sus puertas para una jornada de votación en la que se elegirá a gobernadores y a miembros de los parlamentos regionales, además de alcaldes y consejos locales y a cuatro miembros del Parlamento ruso que representan a circunscripciones únicas.

La votación tendrá lugar en 83 de las 85 regiones del país, quedando al margen únicamente San Petersburgo, la segunda ciudad más poblada, y la república norcaucásica de Kabardino-Balkaria, según ha recogido la agencia rusa de noticias TASS.

Así, 171.000 candidatos han presentado sus candidaturas para las elecciones, que tienen lugar además entre medidas de seguridad a causa de la pandemia de coronavirus, similares a las aplicadas durante el referéndum constitucional celebrado en junio y julio.

La votación tiene lugar en un momento de polémica en torno al caso de Alexei Navalni, uno de los principales opositores al Kremlin, quien enfermó gravemente el 20 de agosto y quien fue posteriormente trasladado a Alemania, donde los médicos determinaron que había sido envenenado.

El opositor ruso Alexei Navalni durante una manifestación en Moscú, antes de ser envenenado
El opositor ruso Alexei Navalni durante una manifestación en Moscú, antes de ser envenenado

Sin embargo, las autoridades rusas han cuestionado la versión alemana del caso, que da por hecho la intoxicación intencionada, y quieren implicarse en las pesquisas. Moscú, reclama, entre otras cosas, que funcionarios rusos estén presentes durante las diligencias.

Los médicos del hospital Charité informaron el lunes de que el opositor había despertado del coma inducido y respondía a estímulos verbales, si bien han evitado especular sobre los posibles efectos que le habría dejado el agente nervioso Novichok.

La votación es la primera que se celebra en el país desde la introducción de los citados cambios constitucionales aprobados en referéndum, que permiten a Putin presentarse a nuevos mandatos hasta 2036, a pesar de las manifestaciones que se han sucedido contra él en los últimos meses, especialmente en Moscú y San Petersburgo.

VOTO INTELIGENTE

Con todo, asegura que el estado de salud de Navalni no ha repercutido negativamente en la campaña electoral de la oposición, ya que la estructura puesta en marcha por Navalni trabaja por si sola.

Es lo que se conoce como el “voto inteligente”, es decir, apoyar al candidato que tenga más opciones de derrotar al representante de Rusia Unida, sea liberal, comunista, nacionalista o independiente.

“El voto inteligente se inventó porque el Kremlin no nos permite registrar un partido político. En la Rusia de Putin es imposible competir en un plano de igualdad”, explica.

Hace un año en las elecciones municipales en Moscú, lastradas por las mayores protestas antigubernamentales en años, el voto inteligente otorgó a la oposición la mitad de los escaños en la asamblea local.

Además de Tomsk, Navalni confía en lograr un buen resultado en Novosibirsk, donde la oposición ha creado una coalición para desbancar al alcalde oficialista y arrebatar la mayoría en la asamblea regional.

“Nuestro objetivo mínimo es lograr crear una fracción parlamentaria y luchar contra la corrupción”, comentó Daniel Markelov, candidato independiente, que se reunió con Navalni a mediados de agosto.

Considera que el Kremlin le tiene pavor al voto inteligente, ya que se ha convertido en un fenómeno muy popular en las ciudades mayores de 200.000 habitantes.

(Reuters)
(Reuters)

RUSIA UNIDA EN APRIETOS

Las elecciones son vitales para Rusia Unida, que intenta contrarrestar el malestar popular por la imparable caída del poder adquisitivo, la gestión del coronavirus a nivel local y el creciente desempleo a nivel local.

Según una reciente encuesta de Levada, sólo un 31 % de los rusos estaba dispuesto a votar al partido del Kremlin.

Como ocurriera con el referéndum constitucional, la comisión electoral extendió a tres días los comicios, medida que los observadores independientes consideran que convierte en más opaco el sistema de control del voto y del escrutinio, y lo hace más proclive a la manipulación.

“Las elecciones se celebrarán en el peor marco legal de los últimos 25 años”, aseguró la organización Golos.

El partido liberal Yábloko, quien cree que los tres días permitieron a las autoridades movilizar a militares, funcionarios y pensionistas con diferentes prebendas, recurrió al Tribunal Supremo, pero éste rechazó la demanda.

Mientras, los diputados oficialistas denunciaron que el “voto inteligente” es una campaña financiada desde el exterior que busca desestabilizar la situación política en el país. En vísperas de las elecciones, el Kremlin apadrinó la aparición de varios partidos minoritarios como “Nueva gente” y “Por la verdad” del escritor Zajar Prilepin, cuyo objetivo es recabar apoyos entre los más jóvenes, el granero electoral de Navalni.

Con información de Europa Press y EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La policía rusa quiere interrogar al líder opositor Alexei Navalny en Alemania


MAS NOTICIAS