Quién era Kaing Guek Eav, el carcelero del Khmer Rouge que supervisaba las torturas de Pol Pot

Murió a los 77 años mientras cumplía sentencia por sus crímenes contra la Humanidad. Fue uno de los símbolos de la época más oscura de Camboya. El relato de los tormentos a los que sometía a sus víctimas

El ex carcelero del Khmer Rouge Kaing Guek Eav, conocido como Duch, durante su juicio por crímenes contra la humanidad, en 2008 (Reuters)
El ex carcelero del Khmer Rouge Kaing Guek Eav, conocido como Duch, durante su juicio por crímenes contra la humanidad, en 2008 (Reuters)

El principal carcelero de los Khmer Rouge, que admitió haber supervisado la tortura y los asesinatos de hasta 16.000 camboyanos mientras dirigía la prisión más notoria del régimen, murió. Kaing Guek Eav, conocido como Duch, tenía 77 años y estaba cumpliendo cadena perpetua por crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

Murió en un hospital en Camboya el miércoles por la mañana temprano, dijo Neth Pheaktra, portavoz del tribunal en Phnom Penh que manejó los juicios por los crímenes del régimen.

Duch fue admitido en el Hospital de la Amistad Soviética de Camboya después de desarrollar dificultad para respirar el lunes en la prisión provincial de Kandal, dijo Chat Sineang, jefe de la prisión donde Duch había sido trasladado desde la prisión del tribunal en 2013. Agregó que el cuerpo sería examinado para determinar la causa de su muerte antes de ser entregado a su familia.

Kaing Guek Eav, cuyo juicio tuvo lugar en 2009, fue la primera figura de alto rango del Khmer Rouge en enfrentarse a un tribunal respaldado por las Naciones Unidas (ONU) que se había reunido para hacer justicia por el brutal gobierno del régimen a fines de la década de 1970, al que se le atribuye la muerte de 1,7 millones de personas, una cuarta parte de la población de Camboya en ese momento.

El régimen comunista de los Khmer Rouge que gobernó Camboya entre 1975 y 1979 fue acusado de genocidio por causar la muerte de muchos de sus compatriotas por ejecuciones, inanición y falta de atención médica debido a sus políticas radicales. Solo después de que el vecino Vietnam expulsó a los Khmer Rouge del poder, la escala y la barbarie de su gobierno se hicieron absolutamente claras.

Un visitante camina por un museo que recuerda las atrocidades del Khmer Rouge. Allí puede verse una fotografía de Kaing Guek Eav, alias "Duch" (Reuters)
Un visitante camina por un museo que recuerda las atrocidades del Khmer Rouge. Allí puede verse una fotografía de Kaing Guek Eav, alias "Duch" (Reuters)

Como comandante de la prisión ultrasecreta de Tuol Sleng, cuyo nombre en código era S-21, Duch fue uno de los pocos que reconoció incluso una responsabilidad parcial por sus acciones, y su juicio incluyó su propio testimonio desgarradoramente gráfico de cómo se torturaba a las personas en aquella prisión. El sitio en Phnom Penh, que había sido una escuela secundaria antes de que los Khmer Rouge llegaran al poder, ahora es un museo con evidencia asombrosa de la crueldad con la que persiguieron incluso a sus propios miembros a quienes acusaron de deslealtad.

Hombres, mujeres y niños vistos como enemigos del régimen o que desobedecieron sus órdenes fueron encarcelados y atormentados allí, y solo unos pocos sobrevivieron. “Todos los que fueron arrestados y enviados a la S-21 ya se daban por muertos”, testificó en abril de 2009.

Desde el juicio de Duch, el tribunal ha condenado a dos líderes de alto rango, mientras que otros dos acusados murieron antes de que pudieran completarse los juicios. El número dos del régimen, Nuon Chea, murió durante su proceso de apelación. El tribunal, establecido en 2004 por un acuerdo entre la ONU y el gobierno de Camboya, ha costado más de 360 millones de dólares.

El otro cuya apelación se está considerando, el exjefe de Estado Khieu Samphan, será casi con certeza el último en ser juzgado, debido a la oposición del gobierno de Camboya a más enjuiciamientos. El máximo líder del Khmer Rouge, Pol Pot, murió en 1998 como prisionero de sus camaradas en lo que se había reducido a una fuerza gastada de guerrilleros basados en la jungla.

Youk Chhang, director del Centro de Documentación de Camboya, que ha recopilado voluminosos archivos sobre la tragedia del país, dijo que la muerte de Duch es un recordatorio para todos nosotros de recordar a las víctimas del Khmer Rouge. Y esa justicia sigue siendo un camino difícil para Camboya“.

Los torturadores bajo Duch golpearon y azotaron a los prisioneros y los electrocutaron con dispositivos eléctricos, admitió el carcelero ante el tribunal, pero aún así negó los relatos de los sobrevivientes y otros testigos del juicio de que él mismo participó en torturas y ejecuciones. Los hijos de los detenidos fueron asesinados para garantizar que la siguiente generación no pudiera vengarse. Duch se llamó a sí mismo “criminalmente responsable” de la muerte de los bebés, pero culpó a sus subordinados de golpear los cuerpos de los jóvenes contra los árboles.

El comandante y carcelero del Khmer Rouge, Kaing Guek Eav, durante su juicio en 2009. Era el encargado de supervisar las torturas y ejecuciones en uno de los campos de concentración del régimen camboyano (Reuters)
El comandante y carcelero del Khmer Rouge, Kaing Guek Eav, durante su juicio en 2009. Era el encargado de supervisar las torturas y ejecuciones en uno de los campos de concentración del régimen camboyano (Reuters)

Dijo que los propios guardias e interrogadores de la prisión fueron asesinados por pequeños errores y mostró una rara emoción en el estrado de los testigos en junio de 2009 mientras hablaba de ver a sus compañeros revolucionarios encerrados en las celdas de su prisión. Confesando haber traicionado a sus propios amigos, dijo: “Eso fue más que cobarde”.

Cuando finalmente se emitió un veredicto de culpabilidad en su contra en julio de 2010, fue sentenciado a 35 años, reducido a solo 19 debido al tiempo cumplido. Los jueces dijeron que consideraron el contexto de la Guerra Fría de las atrocidades y la cooperación y las expresiones de remordimiento de Duch, por limitadas que fueran. Pero los supervivientes indignados temían que algún día pudiera salir libre. En la apelación, la sentencia se extendió en 2012 a cadena perpetua por sus crímenes “espantosos y atroces” contra el pueblo camboyano.

Como muchos miembros clave del Khmer Rouge, Duch fue un académico antes de convertirse en revolucionario. El ex profesor de matemáticas se unió al movimiento de Pol Pot en 1967, tres años antes de que los Estados Unidos comenzara a bombardear Camboya para tratar de eliminar a las tropas vietnamitas del norte y al Viet Cong dentro de la frontera.

Los Khmer Rouge tomaron el poder en 1975 e inmediatamente intentaron una transformación radical de Camboya en una sociedad campesina, vaciando ciudades y obligando a la población a trabajar en la tierra en el país que rebautizaron como Kampuchea Democrática. Respaldaron su gobierno con la eliminación despiadada de quienes percibían como enemigos, y en 1976, Duch era el líder de confianza de su máquina de matar definitiva, S-21.

Los jueces del tribunal dijeron que aprobó todas las ejecuciones allí y que a menudo estaba presente cuando los interrogadores usaban la tortura para extraer confesiones, lo que incluía arrancar las uñas de los pies a los presos, administrarles descargas eléctricas y hacer submarinos. A pesar de sus negativas, los jueces dijeron que en ocasiones él mismo había participado en los tormentos.

La tortura y las ejecuciones que tuvieron lugar en Tuol Sleng se registraron y fotografiaron de forma rutinaria, y cuando los Khmer Rouge fueron expulsados del poder en 1979, los miles de documentos y negativos de películas que se dejaron en la prisión se convirtieron en prueba de las atrocidades del régimen.

Duch huyó, desapareció durante casi dos décadas en el noroeste de Camboya y se convirtió al cristianismo hasta que un descubrimiento casual de un periodista británico en 1999 lo llevó a su arresto. Kaing Guek Eav ha pedido perdón varias veces, incluso ofreciéndose en un momento para enfrentar una lapidación pública. Pero su solicitud sorpresa el último día del juicio para ser absuelto y liberado dejó a muchos preguntándose si su arrepentimiento era sincero.

(C) The Associated Press.-

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Murió a los 77 años Duch, ex jefe de una prisión del Pol Pot y responsable de la tortura y muerte de más de 12.000 personas