“Nunca termina”: por qué sobrevivir al coronavirus no significa estar recuperado

En muchos casos, la convalecencia, con dolores en el cuerpo y problemas respiratorios, se extiende durante semanas o meses

El italiano Claudio Facoetti, de 65 años, con una camiseta de firmada por las enfermeras de la unidad de cuidados intensivos de la Clínica de Saint Josef, en Bochum, Alemania, donde se recuperó del coronavirus. (REUTERS/Wolfgang Rattay)
El italiano Claudio Facoetti, de 65 años, con una camiseta de firmada por las enfermeras de la unidad de cuidados intensivos de la Clínica de Saint Josef, en Bochum, Alemania, donde se recuperó del coronavirus. (REUTERS/Wolfgang Rattay)

Una preocupación adicional comenzó a aflorar en Italia, el primer país europeo en el que el coronavirus hizo estragos. ¿Los “recuperados” de las estadísticas, están realmente recuperados?

Cuando Morena Colombi dio negativo en el test de coronavirus el 16 de marzo pasado, los recuentos oficiales pasaron a contabilizarla entre los recuperados de Covid-19, un éxito en medio de las tragedias que abruman a Italia. Pero lo cierto es que está lejos de sentirse saludable: su tos y su fatiga paralizante no estaban ni cerca de desaparecer.

Cinco semanas después, el 21 de abril, volvió a su trabajo desarrollando colores para una compañía de cosméticos, pero con falta de aliento y los músculos doloridos, se encontró incapaz de dar ni siquiera pequeños paseos. Otra prueba confirmó que ya no estaba infectada. Pero 11 semanas después de dar positivo, el mismo día en que Italia puso en cuarentena los pueblos, todavía no ha vuelto a la normalidad.

“Lleva mucho tiempo”, contó a The New York Times Colombi, de 59 años, que vive en Truccazzano, en las afueras de Milán. “No puedo volver a mis ritmos naturales”.

Italia fue el primer país europeo en ser golpeado duramente por la pandemia - sus unidades de cuidados intensivos se inundaron y sus ancianos murieron en masa antes de que el tsunami llegara a España, Francia, los Estados Unidos o Gran Bretaña. Así que Italia también está a la vanguardia en la lucha contra la larga duración de la enfermedad y las consecuencias duraderas para algunos sobrevivientes.

Un restaurante en la céntrica Gelería de Vittorio Emanuele en Milan, que retonró a la actividad esta semana.
Un restaurante en la céntrica Gelería de Vittorio Emanuele en Milan, que retonró a la actividad esta semana.

Muchos italianos se han familiarizado dolorosamente con la forma en que la infección puede resistir durante semanas, los síntomas pueden persistir y la recuperación total puede tardar más tiempo aún, si es que llega. De las más de 218.000 personas en Italia que han dado positivo, más de 30.000 han muerto y el gobierno lista más de 103.000 como recuperados.

La terquedad del virus y la duración de la convalecencia se han convertido en temas de conversación en el norte de Italia, donde algunos de los italianos más sufridos se encuentran en una situación de incertidumbre física y financiera, incapaces de librarse de la enfermedad y el cansancio y volver al trabajo.

Su experiencia también puede ser instructiva para otras naciones que luchan por hacer que sus economías vuelvan a funcionar.

“Hemos visto muchos casos en los que las personas tardan mucho, mucho tiempo en recuperarse”, dijo al diario nuyorquino Alessandro Venturi, director del hospital San Matteo en la ciudad lombarda de Pavía, y añadió que las molestias a menudo parecen durar aún más para las personas con síntomas más leves. “No es la enfermedad la que dura 60 días, es la convalecencia”, dijo. “Es una convalecencia muy larga”.

La mayoría de las personas que contraen el virus tienen pocos síntomas o ninguno, pero algunas se enferman mucho, la mayoría de las veces con neumonía. Cualquier neumonía daña los pulmones, lo que puede tardar meses en curarse, y los médicos advierten que el daño podría no ser completamente reversible.

La celebración de los pacientes recuperados que salen de los hospitales no siempre significan poder regresar a la vida normal anterior.
La celebración de los pacientes recuperados que salen de los hospitales no siempre significan poder regresar a la vida normal anterior.

Los estudios también apuntan a daños renales, cardíacos, hepáticos y neurológicos, a menudo por infecciones secundarias, y nadie sabe cuáles son las perspectivas a largo plazo para esos pacientes.

Pero incluso algunos de los infectados que han evitado la neumonía describen una enfermedad locamente persistente e impredecible, con síntomas inesperados. Los huesos se sienten rotos. Los sentidos se embotan. Los estómagos están constantemente alterados. Hay días buenos y luego días malos sin rima ni razón aparente.

Annalisa Malara, una médica de cuidados intensivos de Codogno, al sudeste de Milán, que diagnosticó el primer caso de brote en Italia en febrero, dijo que todavía no había una comprensión clara de por qué el virus y sus efectos persistían tanto tiempo. “La falta de energía y la sensación de huesos rotos” son comunes, dijo, y agregó que la fatiga a menudo persiste “incluso después de que los síntomas más intensos desaparecen”.

“Nunca termina”, dijo Martina Sorlini, una profesora de 29 años de edad de matemáticas y física de la escuela secundaria que ha estado corriendo una fiebre de bajo grado desde principios de marzo. Contó que la tos y el dolor de garganta finalmente desaparecieron, y que después de tres semanas recuperó su sentido del gusto y del olfato, e incluso encontró suficiente energía para correr y cuidar las verduras de su jardín.

Luego vinieron los dolores de estómago, el cansancio y el regreso de la fiebre. Y no se ha ido, lo que hace que sea extremadamente agotador enseñarle clases de secundaria en línea.

Algunos pacientes recuperados han comenzado a donar plasma convaleciente para el tratamiento de los que aún padecen la enfermedad.
Algunos pacientes recuperados han comenzado a donar plasma convaleciente para el tratamiento de los que aún padecen la enfermedad.

"Estaba convencida de que estaba mejor. No saben lo que pasó", dijo la Sra. Sorlini. "También están viendo todo por primera vez".

Algunos dicen que la experiencia de los que sufren, si no están críticamente enfermos, merece más atención.

Albertina Bonetti, 77 años, de Trescore Balneario, cerca de Bérgamo, tuvo náuseas y fiebre el 7 de marzo, seguidas de pesadez y diarrea. Después de 10 días de fiebre, le empezaron a doler tanto las piernas que no pudo poner los pies en el suelo.

Necesitó un tanque de oxígeno desde el 20 de marzo hasta finales de abril, pero cuando fue al hospital, el personal se negó a admitirla, por lo que ella también permaneció sin ser examinada.

Bonetti dijo que todavía tenía falta de aliento y fatiga y que sus sentidos seguían sin funcionar. Echa de menos la vida normal y el sabor de su café con leche por la mañana.

“Deja algo dentro de ti”, dijo sobre el virus. “Y nunca vuelves a ser el mismo de antes”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Ermitaños modernos: la epidemia de los jóvenes que se obsesionan con el aislamiento

MAS NOTICIAS