La televisión cubana censuró una escena de beso gay en la película “Yo soy Simón” y provocó un multitudinario rechazo

Como respuesta a la censura, el colectivo LGTBI+ de Cuba manifestó su indignación y convocó a una “besada pública” en las afueras de las instalaciones del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT)

(Foto: Captura de pantalla)
(Foto: Captura de pantalla)

La Televisión Cubana (TVC) recibió un aluvión de críticas negativas por censurar una escena de la película Love Simon (“Yo soy Simón”), en la que aparecen dos hombres besándose.

El filme, que retrata los conflictos que enfrenta un adolescente para aceptar abiertamente su homosexualidad, fue transmitido el sábado 29 de febrero en el espacio televisivo “Pensando en 3D”.

Como respuesta a la censura, el colectivo LGTBI+ de Cuba manifestó su indignación y convocó a una “besada pública” en las afueras de las instalaciones del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), para el próximo domingo.

Nada nuevo, en verdad, pero no por ello menos preocupante, pues acusa lo lejos que estamos de poder disfrutar de una programación televisiva diversa e inclusiva en materia de identidades sexuales y de género”, escribió Maikel José Rodríguez Calviño, un usuario indignado de facebook.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

Rodríguez Calviño, por su parte, calificó lo sucedido como un "ejercicio de violencia simbólica que pone en desventaja ciertas orientaciones sexuales constantemente invisibilizadas y, por consiguiente, rechazadas, con respecto a otras, heteronormativas, ‘correctas’, institucionalizadas”.

También consideró la censura como una falta de respeto al filme, a sus realizadores y sobretodo, a los televidentes, pues en su opinión se trata de un claro “acto de intolerancia que, a estas alturas, solo evidencia una incultura tan profunda como preocupante”.

Propongo a los directores de la parrilla televisiva que, en lo adelante, mutilen también todas las escenas de sexo heterosexual que cunden en las películas del sábado y las telenovelas; escenas que cosifican a la mujer y muestran al héroe masculino como el macho man y el campeón en la cama, a la que ninguna se le resiste”, concluyó.

Lo que censuraron no fue un simple beso. Fue el beso entre un adolescente blanco gay y un adolescente negro, gay y judío”, escribió por su parte el activista Yadiel Cepero.

(Foto: Yadiel Cepero/ Facebook)
(Foto: Yadiel Cepero/ Facebook)

No es la primera vez que la homofobia institucional genera como respuesta una convocatoria de “besada pública”. En mayo de 2019, varios activistas de la Comunidad LGBTI+ cubana respondieron con una “besada” en el Parque Central a la represión ejercida por parte del gobierno cubano a la marcha alternativa realizada en La Habana.

La Televisión Cubana, por su parte, ofreció disculpas el pasado domingo por la mutilación de la escena. “Ante este error, informamos que se realiza el correspondiente análisis, pues la omisión no responde a posturas homofóbicas del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) y sus directivos de la TVC, como algunos han referido en las redes sociales.”

La película será retransmitida íntegramente en el mismo espacio y anunciaremos oportunamente a las audiencias”, agregó.

El colectivo LGTBI+ ha ido ganando visibilidad durante la última década en Cuba, donde en los primeros años tras el triunfo de la Revolución (1959) los homosexuales eran perseguidos y enviados a campos de trabajo denominados Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), lo que se considera uno de los capítulos más oscuros de la historia reciente de la isla.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: