El coronavirus continúa avanzando en Irán. Foto: AP Photo/Ebrahim Noroozi
El coronavirus continúa avanzando en Irán. Foto: AP Photo/Ebrahim Noroozi

Un reporte de BBC Persia aseguró este viernes que Irán no ha informado la cantidad real de personas que han fallecido a causa del coronavirus en el país. Citando autoridades sanitarias de la teocracia islámica, indicó que la cifra real asciende a al menos 210, en contraste con los 34 informados oficialmente. El vocero del ministerio de Salud del país, Kianush Jahanpur, rechazó que este fuera el caso.

No obstante, el reporte mantuvo la veracidad de sus cifras y aseguró que la mayoría de las muertes tuvieron lugar en la capital, Teherán, y en Qom, donde ocurrieron los primeros casos en el país. De hecho, un legislador de la última ciudad había acusado a las máximas autoridades del país de ocultar la magnitud real del brote.

Representantes de Estados Unidos, a su vez, se habían mostrado preocupados acerca de la posibilidad de que Irán no estuviera compartiendo información. “Su infraestructura de salud no es robusta y hasta la fecha, su voluntad de compartir información respecto de lo que realmente está pasando allí no ha sido robusta tampoco”, expresó el secretario de Estado del país, Mike Pompeo.

Además de las 34 muertes, la teocracia islámica ha informado 388 contagios. Un porcentaje significativo de ellos corresponde a funcionarios públicos, entre ellos la vicepresidente para Asuntos de la Mujer y de la Familia Masumeh Ebtekar, el viceministro de salud Iraj Harirchi -cuya imagen recorrió el mundo luego de que se lo viera debilitado y transpirando durante una conferencia de prensa- y al menos dos parlamentarios.

Además, el ex embajador de Irán en el Vaticano Seyyed Hadi Khosroshahi murió este jueves a causa del virus en el hospital Masih Daneshvari de Teherán. Los medios iraníes, que dieron a conocer la noticia junto a la agencia estatal IRNA, no especificaron sobre el estado de salud en que se encontraba. Khosroshahi, de 81 años, ejerció varios cargos diplomáticos desde la década del ’80 y se encontraba ingresado en el centro de salud.

Iraj Harirchi, Masumeh Ebtekar y Seyyed Hadi Khosroshahi
Iraj Harirchi, Masumeh Ebtekar y Seyyed Hadi Khosroshahi

Las autoridades del país han cancelado las ceremonias religiosas del viernes en Teherán y otras 22 ciudades, mientras que las escuelas y universidades permanecen cerradas hasta nuevo aviso. Ante la propagación del virus, los países vecinos han cerrado sus fronteras terrestres con Irán y la mayoría de las aerolíneas han suspendido sus vuelos o impuesto restricciones.

A nivel global, la cantidad de casos positivos es poco menor a 84.000, mientras que las muertes ascienden a 2.867, aunque sin contar los eventuales 176 casos que la BBC asegura Irán no ha reportado. Irán es el tercer país con mayor cantidad de contagios, solo después de China -epicentro del brote y con casi 79.000 casos y más de 2.700 muertos- y Corea del Sur, que registra a la tarde del viernes (GMT) 2.337 contagios y 13 muertes. Es en la península donde el virus se propaga más rápido con 571 nuevos casos en las últimas 24 horas.

El viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que aumentó a “muy elevada” la amenaza del coronavirus. “Ahora hemos aumentado nuestra evaluación de riesgo de propagación y de riesgo de impacto del COVID-19 a un nivel muy elevado en todo el mundo”, anunció el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa.

Las bolsas mundiales vivieron una semana negra debido a las devastadoras consecuencias para la economía del coronavirus, y algunas plazas registraron caídas sin precedentes desde la crisis de 2008. Por su parte, las cotizaciones del petróleo también seguían cayendo este viernes, y alcanzaron su menor nivel en un año.

Más sobre este tema: