Trabajadores de la Media Luna Roja revisan bolsas de plástico en el sitio donde el avión de Ukraine International Airlines se estrelló después del despegue del aeropuerto iraní Imán Jomeini, en las afueras de Teherán (Reuters)
Trabajadores de la Media Luna Roja revisan bolsas de plástico en el sitio donde el avión de Ukraine International Airlines se estrelló después del despegue del aeropuerto iraní Imán Jomeini, en las afueras de Teherán (Reuters)

Mientras el mundo continúa bajo la tensión vivida en las últimas horas como consecuencia del ataque de Irán contra bases de los Estados Unidos en Irak, las versiones sobre el derribo del vuelo 752 con 176 personas abordo comienzan a aumentar. La poco creíble teoría sobre un incendio en una turbina que en principio se apresuró a instalar el régimen de Teherán quedó casi descartada por diferentes análisis de imágenes y de los restos. Sin las cajas negras -en poder de la teocracia que ya adelantó que no las compartirá para su evaluación- será complicado conocer la verdad de manera rápida.

Ahora, la revista Newsweek añadió información reveladora e indicó que muy probablemente se pudo tratar de algún sistema misilístico de defensa el que haya impactado contra la nave de Ukraine International Airlines. La publicación norteamericana consultó a tres fuentes antes de llegar a esa conclusión. Un informante del Pentágono y un superior de inteligencia confiaron en que el Boeing 737-800 dejó de transmitir instantes después de haber despegado del Aeropuerto Internacional Khomeini, minutos posteriores al ataque iraní contra las bases norteamericanas en territorio iraquí.

De acuerdo a su análisis, el sistema anti-aéreo iraní aún estaba activo en las zonas sensibles del país, temiendo algún tipo de represalia instantánea por parte de las fuerzas de los Estados Unidos. El contraataque nunca se produjo, pero las bases defensivas del régimen se mantuvieron alerta. Los oficiales de inteligencia creen que lo que impactó contra el vuelo 752 fue un misil tierra-aire Tor-M1 construido en Rusia, conocido por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) como Gauntlet. Diferentes imágenes comenzaron a circular el miércoles luego del gravísimo incidente de lo que parecían ser fragmentos de un Tor M-1.

Los fragmentos de un misil Tor M1 de fabricación rusa. La imagen circuló por las redes sociales y se desconoce si es original. Uno similar al de la fotografía habría impactado contra el vuelo 752 de Ukraine International Airlines (Twitter)
Los fragmentos de un misil Tor M1 de fabricación rusa. La imagen circuló por las redes sociales y se desconoce si es original. Uno similar al de la fotografía habría impactado contra el vuelo 752 de Ukraine International Airlines (Twitter)

Por su parte, Ucrania cada vez está más convencida sobre la presencia de un segundo actor en la catástrofe aérea que terminó con la vida de 82 iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos, diez suecos, siete afganos y tres alemanes. El Consejero de Seguridad y Defensa Nacional ucraniano, Oleksiy Danilov, indicó trabajaban sobre siete posibles teorías sobre lo ocurrido y que entre ellas figuraba que seguramente el avión había sido alcanzado por un misil de fabricación rusa. Alrededor de 40 expertos de ese país arribaron este jueves a Teherán para interiorizarse sobre lo ocurrido y tratar de tener acceso a las cajas negras. Una de las consideraciones del funcionario es saber si “el avión fue alcanzado por un misil de defensa aérea, incluido un misil de crucero Tor”.

El “accidente”

El presidente de la compañía aérea, Evgeny Dykhne, señaló este miércoles en una rueda de prensa que el aparato siniestrado era “uno de los mejores” aviones de la aerolínea y que “las posibilidades de que la tripulación cometiera un error son mínimas” cuando el avión había alcanzado una altura de 2.400 metros en el momento del accidente. Además, el directivo destacó que el avión había sido revisado el pasado lunes y que la tripulación que operaba el vuelo era un “equipo excelente y solvente”. la aeronave había sido entregada a la aerolínea en 2016.

De inmediato, el régimen de Teherán pretendió instalar la versión de un siniestro. La Organización de Mitigación y Gestión de Desastres de Irán afirmó que, según sus primeras evaluaciones, el accidente derivó de un problema técnico, más precisamente de un incendio en uno de los motores. Estos comentarios se produjeron luego de que se especulara con que el avión pudo haber sido derribado por un misil perdido después de los ataques iraníes contra bases estadounidenses en Irak.

Un medio de comunicación estatal iraní citó a un funcionario de la Organización de Aviación Civil de Irán diciendo que los pilotos “no declararon una emergencia”, mientras que un video aficionado supuestamente del avión afectado mostró una imagen brillante descendiendo abruptamente antes de tocar el suelo. Otras autoridades no siguieron a Irán al señalar un incendio o un problema técnico.

Destrozos del Boeing 737-800 de Ukraine International Airlines, que se estrelló después de despegar del aeropuerto Imam Jomeini en esta imagen tomada de las grabaciones de Iran Press, en Teherán. Los orificios que presenta despertaron las primeras dudas (Reuters)
Destrozos del Boeing 737-800 de Ukraine International Airlines, que se estrelló después de despegar del aeropuerto Imam Jomeini en esta imagen tomada de las grabaciones de Iran Press, en Teherán. Los orificios que presenta despertaron las primeras dudas (Reuters)

El presidente ucraniano Volodimir Zelensky llamó a la cautela. “Es preciso esperar al menos el informe preliminar de la comisión de investigación. Y yo pido a todos, especialmente en la situación de guerra informativa en la que se encuentra Ucrania, abstenerse de manipulaciones, especulaciones, teorías conspirativas, valoraciones categóricas precipitadas y versiones sin confirmar”, dijo.

Las dudas respecto a un accidente comenzaron a circular desde temprano, ayer miércoles. Sobre todo luego de que se difundieran fotografías de los restos de la aeronave en el que se podían observar pequeños orificios que podrían ser de disparos de cañones antiaéreos. Un ataque de tal calibre sería imposible de repeler por un avión comercial de esa envergadura, pudiendo provocar la rotura del timón y la consecuente pérdida de control por parte del capitán de la nave.

Por último también llamó la atención la actitud de las autoridades iraníes ante una tragedia de este porte. El jefe de la Autoridad de Aviación Civil de aquella nación, Ali Abedzadeh, dijo que Irán no entregará la caja negra del avión ucraniano a la compañía Boeing, que produce el avión, ni a los Estados Unidos. “No entregaremos las cajas negras al fabricante (Boeing) ni a los estadounidenses”, afirmó Abedzadeh, citado por la agencia de noticias Mehr. Y agregó: “Todavía no está claro a qué país irá la caja negra para la investigación”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: