Los legisladores británicos regresaron este martes a sus respectivas circunscripciones tras la suspensión formal del Parlamento del Reino Unido Westminster, en Londres, luego de una noche caótica donde políticos de la oposición gritaron y desplegaron pancartas en protesta por la medida.

Las cámaras legislativas permanecerán cerradas hasta el 14 de octubre, cuando la administración del primer ministro conservador, Boris Johnson, presentará una nueva agenda de gobierno, días antes del Consejo europeo y de la salida formal del Reino Unido de la Unión Europea (UE) pautada para el 31 de octubre, el denominado "Brexit".

La decisión de Johnson de utilizar su prerrogativa para suspender el Parlamento (conocida en inglés como "prorogue"), con el visto bueno de la jefa de Estado, la reina Isabel II, ha indignado a la oposición británica, que acusó al primer ministro de silenciar a la Cámara de los Comunes durante cinco semanas en medio de la crisis del "brexit".

El sillón vacío del presidente de la Cámara de los comunes, actualmente John Bercow, y el cartel de “silenciado” (@AnnaMcMorrin)
El sillón vacío del presidente de la Cámara de los comunes, actualmente John Bercow, y el cartel de “silenciado” (@AnnaMcMorrin)

Esta madrugada, varios diputados de la oposición desplegaron carteles con la palabra "silenciados" y otros gritaban "¡Vergüenza!" y cantaban cuando el presidente de la cámara baja, John Bercow, iniciaba la ceremonia formal con la que marcaba el cierre del Parlamento, mientras algunos parlamentarios trataban de bloquear su salida del recinto aferrándose a su asiento.

De acuerdo al parlamentario laborista Clive Lewis, el acto de aferrarse a la silla se hizo en recuerdo de un suceso similar ocurrido en 1629, cuando los legisladores también bloquearon la salida del presidente del cuerpo en protesta contra una suspensión.

En la ocasión Bercow, quien como presidente de la Cámara de los Comunes ha estado en el centro de más de tres años de convulsos debates parlamentarios sobre el "Brexit", anunció su renuncia tras diez años en el cargo. Su salida llegará a más tardar el 31 de octubre, la fecha prevista del "Brexit".

Visiblemente emocionado durante el anuncio, Bercow se convirtió en los últimos tiempos en una figura controvertida, criticada por los partidarios de "Brexit" y elogiada por sus detractores.

Este peculiar legislador conservador de 56 años, con un pronunciado gusto por la teatralidad, es sobre todo conocido por presidir los debates gritando "¡Orden, orden!" a los diputados revoltosos y a los ministros que le disgustan.

Al final de la sesión del lunes los parlamentarios opositores colocaron un cartel que decía "Silenced" (silenciado, en inglés) en su silla, cómo símbolo de lo que ellos ven como una maniobra del primer ministro para bloquear la cámara en medio de la crisis de gobierno.

John Bercow, presidente de la Cámara de los Comunes, anunció su renuncia durante la ceremonia de cierre del parlamento (AFP)
John Bercow, presidente de la Cámara de los Comunes, anunció su renuncia durante la ceremonia de cierre del parlamento (AFP)

Es sin embargo práctica habitual que los nuevos gobiernos -como es el caso de Johnson al asumir el pasado julio- suspendan sesiones parlamentarias para presentar una nueva agenda gubernamental, pero esta vez la medida ha causado polémica por tratarse de un largo periodo -cinco semanas- en medio de la crisis por la salida del país de la UE, cuando aún no se tiene un acuerdo con Bruselas y la posibilida de un "Brexit duro" se hace cada vez más real.

Al respecto, Johnson ha prometido salir de la UE el 31 de octubre con o sin acuerdo y a cualquier costo, mientras que la oposición intenta que pida una prórroga de tres meses para el "Brexit" si no se alcanza a tiempo un pacto con Bruselas.

El Parlamento quedó suspendido después de que los diputados rechazaran la petición de Johnson de adelantar elecciones generales al 15 de octubre, dos días antes del Consejo europeo.

El primer ministro Boris Johnson reacciona al rechazo del Parlamento a su moción de llamar a elecciones anticipadas, uno de los últimos actos parlamentarios antes de la suspensión (AFP)
El primer ministro Boris Johnson reacciona al rechazo del Parlamento a su moción de llamar a elecciones anticipadas, uno de los últimos actos parlamentarios antes de la suspensión (AFP)

En las próximas semanas, los partidos participarán en sus congresos anuales mientras el Gobierno continúa evaluando los pasos a seguir para concretar el "Brexit".

La oposición consiguió la semana pasada hacerse con el control de la agenda parlamentaria, habitualmente reservada al Gobierno, y tramitó con éxito una ley que conmina a Johnson a pedir una prórroga del "brexit" si no llega a un acuerdo con la UE el 19 de octubre.

El primer ministro ha insistido en que no está dispuesto a pedir un retraso de la retirada del país del bloque europeo y que antes preferiría estar "muerto en una zanja".

Con información de EFE y AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: