El primer ministro japonés Shinzo Abe (Reuters)
El primer ministro japonés Shinzo Abe (Reuters)

El gobierno de Japón decidió este viernes sacar a Corea del Sur de la llamada "lista blanca" de socios comerciales preferentes, una decisión calificada de "irresponsable" por de Seúl, que había advertido en la víspera sobre las "graves consecuencias" para las relaciones de estos dos aliados de Estados Unidos.

Corea del Sur se convierte así en la primera nación en salir de la lista japonesa de países para los que se solicitan unos requisitos mínimos para exportar productos que podrían tener un uso militar.

"El gobierno aprobó hoy [viernes] en consejo de ministros una revisión de la ley de control de exportaciones […] Corea del Sur, la única nación asiática en la lista, será eliminada", anunció a la prensa el ministro japonés de Industria y Comercio, Hiroshige Seko.

Tokio tomó esta decisión a pesar de los llamados de Washington para que los dos aliados de Estados Unidos dejaran de lado sus diferencias, y de las advertencias de Corea del Sur sobre que, si la retirada de la lista se hacía efectiva, el país revisaría su cooperación en materia de seguridad con Japón.

Seúl reaccionó este viernes afirmando que responderá "con severidad" a la "injusta" decisión de Japón.

Por su parte, el presidente Moon Jae-in dijo que la decisión era "irresponsable".

El presidente surcoreano Moon Jae-in (Yonhap via REUTERS)
El presidente surcoreano Moon Jae-in (Yonhap via REUTERS)

La medida, que entrará en vigor el 28 de agosto, hará que cientos de productos considerados sensibles sean objeto de mayores controles para la exportación. Los expertos consideran no obstante que los efectos serán más simbólicos que económicos.

"Apenas tendrá un impacto limitado en la economía surcoreana", dijo Hajime Yoshimoto, economista sénior de Nomura Securities, en parte porque los exportadores japoneses pueden obtener permisos especiales para expedir a países no presentes en la "lista blanca" con procedimientos simplificados.

Muchos grandes exportadores japoneses disponen ya de ese permiso especial, según el ministerio de Comercio.

Japón ya había endurecido el mes pasado las normas para la exportación de tres productos clave para las industrias de telefonía y chips de Corea del Sur, lo que generó temores sobre el suministro mundial en el sector.

"No es un embargo"

"Me gustaría dejar claro que esto no es un embargo a las exportaciones", dijo el ministro Seko este viernes.

"Creemos que retirar este trato preferente a Corea del Sur no afectará a la cadena de suministro y no tendrá un impacto negativo en las empresas japonesas", aseguró.

Esta medida supone un nuevo revés para los lazos entre Corea del Sur y Japón, en mínimos debido a una disputa sobre trabajos forzados que se remonta a la Segunda Guerra Mundial.

Una serie de sentencias judiciales en Corea del Sur que ordenaban a compañías japonesas a indemnizar a víctimas de trabajos forzados causó indignación en Japón, que defiende que esta cuestión quedó resulta cuando los dos países normalizaron sus relaciones.

Las autoridades japonesas aseguran que tanto las restricciones a las exportaciones específicas impuestas el mes pasado como la retirada de la "lista blanca" no son una "represalia", aunque sí que aludieron a una "pérdida de confianza" en las relaciones con Seúl.

Consideran que Corea del Sur violó en repetidas ocasiones las normas relativas a exportaciones sensibles y que estas medidas son necesarias por una cuestión de "seguridad nacional".

Esta disputa alarmó a Washington. Se prevé que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, mantenga una reunión con sus pares japonés, Taro Kono, y surcoreana, Kang Kyung-wha, el viernes.

Kono y Kang hablaron el jueves en un encuentro que resultó frío y en el que ninguna de las partes pareció ceder para lograr un compromiso.

Kono insistió en la posición de Japón, que quiere que Seúl "corrija la situación" sobre las decisiones judiciales, que consideró "muy graves".

Por su parte, Kang advirtió que "el marco de cooperación en seguridad entre Corea del Sur y Japón podría verse afectado" por la eliminación de Seúl de la lista japonesa.

"Dejé claras las graves consecuencias que tendría para nuestras relaciones bilaterales", dijo ante la prensa.

(Con información de AFP)