Dos austronautas profesionales en la Estación Espacial Internacional
Dos austronautas profesionales en la Estación Espacial Internacional

La NASA anunció el viernes que a partir del año que viene autorizará, previo pago, el uso de la Estación Espacial Internacional a turistas y empresas, una medida con la que busca obtener financiación.

"La NASA abre la Estación Espacial Internacional a oportunidades comerciales", anunció en Nueva York Jeff DeWitt, director financiero de la agencia estadounidense. "La NASA autorizará dos misiones cortas de astronautas privados por año", precisó Robyn Gatens, gerente de la estación.

Foto de archivo: Vista de la Estación Espacial Internacional (ISS) (Crédito: NASA)
Foto de archivo: Vista de la Estación Espacial Internacional (ISS) (Crédito: NASA)

Como Boeing y SpaceX están desarrollando cápsulas para transportar humanos a la ISS, la NASA confirmó que las dos compañías se encargarán de estos turistas privados y de todos los servicios relacionados con ellos.

La NASA comenzará con dos vuelos privados de astronautas al año,  y cada  tendrá una duración máxima de 30 días.

Estas empresas elegirán a los turistas y les cobrarán el viaje, que será la parte más cara de la aventura: cerca de 58 millones de dólares. Y los turistas pagarán a la agencia espacial la estancia en órbita, la comida, el agua y todo el sistema de soporte vital a bordo. "Costará alrededor de 35.000 dólares por noche y por astronauta", dijo DeWit.

La Estación Espacial Internacional no pertenece en exclusiva a la NASA. El proyecto se inició junto a Rusia en 1998, y otros países participan y envían también astronautas.

Pero Estados Unidos posee y controla la mayoría de los módulos. Estos turistas espaciales no serán los primeros, ya que el empresario estadounidense Dennis Tito estuvo en la estación, en 2001, tras pagar a Rusia cerca de 20 millones de dólares.

El personal de tierra ayuda a la astronauta estadounidense Kate Rubins, miembro de la tripulación de la Estación Espacial Internacional (ISS), a salir de la cápsula espacial Soyuz MS después de aterrizar a unos 150 km ( al sudeste de la ciudad de Dzhezkazgan, Kazajstán, el 30 de octubre de 2016. (AFP)
El personal de tierra ayuda a la astronauta estadounidense Kate Rubins, miembro de la tripulación de la Estación Espacial Internacional (ISS), a salir de la cápsula espacial Soyuz MS después de aterrizar a unos 150 km ( al sudeste de la ciudad de Dzhezkazgan, Kazajstán, el 30 de octubre de 2016. (AFP)

La comercialización de la Estación Espacial Internacional (ISS) ha sido considerada durante mucho tiempo como una forma de reducir los costos anuales de operación de la estación por parte de la NASA. Además, la ISS ha sido promocionada como un trampolín para construir un ecosistema de negocios en órbita alrededor de la Tierra, para que las empresas puedan fabricar, experimentar, anunciar e incluso recibir turistas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: