Mike Pompeo junto al príncipe heredero Mohamed bin Salman (REUTERS/Leah Millis/Pool)
Mike Pompeo junto al príncipe heredero Mohamed bin Salman (REUTERS/Leah Millis/Pool)

Mike Pompeo, secretario de Estado norteamericano, mantuvo este domingo una conversación telefónica con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, en la que le transmitió que Estados Unidos pedirá "responsabilidades" a todos las personas involucradas en la muerte del periodista Jamal Khashoggi.

El corresponsal del Washington Post fue asesinado en el consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, el 2 de octubre y el príncipe heredero fue acusado de orquestar su muerte, lo que tensó las relaciones entre Washington y Riad tras décadas de alianza entre ambos.

"El secretario (de Estado Mike Pompeo) enfatizó que Estados Unidos pedirá responsabilidades de todos los implicados en la muerte de Jamal Khashoggi, y que Arabia Saudita debe hacer lo mismo", manifestó el domingo en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

Pompeo ya dijo antes que el asesinato de Khashoggi "viola las normas del derecho internacional" y que Estados Unidos estaba revisando las posibles sanciones a las personas involucradas.

Jamal Khashoggi fue asesinado en el consulado de Arabia Saudita en Estambul (Reuters)
Jamal Khashoggi fue asesinado en el consulado de Arabia Saudita en Estambul (Reuters)

En el comunicado, sin embargo, también se recordó las importantes relaciones comerciales, estratégicas y de seguridad nacional de Estados Unidos con Arabia Saudita.

Khashoggi, columnista del Washington Post, criticó entre otras cosas al príncipe Mohamed y la intervención del país en Yemen, un conflicto del que también se habló durante la llamada, informó Nauert.

Pompeo "reiteró los peticiones de Estados Unidos para que cesen las hostilidades y para que todas las partes se acerquen a la mesa para negociar una solución pacífica del conflicto", explicó.

El jefe de la diplomacia estadounidense previamente había pedido que se pusiera fin a las hostilidades en el país plagado de rebeldes, y remarcó la necesidad de que la coalición liderada por los sauditas detenga los ataques en áreas pobladas.

El príncipe heredero saudita ha supervisado los esfuerzos de su país en la guerra de Yemen, una intervención muy controvertida para reforzar el gobierno del presidente Abd Rabo Mansur Hadi ante una insurgencia de los rebeldes hutíes.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: