Robert Faurisson (Reuters)
Robert Faurisson (Reuters)

Nota publicada por RFI

El negacionista francés Robert Faurisson murió el domingo a los 89 años en la ciudad de Vichy, anunciaron este lunes su hermana, Yvonne Schleiter, y su editor, Akribeia.

Ex profesor de literatura contemporánea de la Universidad Lyon-II, Faurisson fue condenado en varias oportunidades por negar crímenes contra la humanidad y la existencia de las cámaras de gas durante la Segunda Guerra Mundial.

Especializado en la poesía de Lautréamont y Rimbaud, Faurisson tomó la antorcha del negacionismo francés tras la muerte de uno de sus principales artífices, el político de extrema derecha Paul Rassinier, con quien mantuvo un intercambio epistolar desde 1964.

A finales de los años 70, Faurisson empezó a utilizar su estatus de profesor para empezar a difundir sus teorías conspirativas, como la negación de la autenticidad del diario de Ana Frank.

Con un estilo provocador y sed de notoriedad, intentó constantemente alcanzar medios de difusión masivos, hasta que en 1978 logró, tras 29 intentos, publicar en Le Monde una tribuna: "El problema de las cámaras de gas o el rumor de Auschwitz", donde negaba la existencia de uno de los instrumentos de la Solución Final. Para Faurisson, las cámaras de gas no eran más que un sitio para quitarles los piojos a los israelitas y el exterminio una mentira del "complot judío".

Condenado en varias oportunidad entre 1981 y 2007 por negación de crímenes contra la humanidad y fomentar la discriminación, Faurisson se convirtió en el primer francés condenado por la Ley Gayssot de 1990 contra los actos racistas, antisemitas o xenófobos.

A partir de los años 80, su discurso no sólo caló en la extrema derecha, empezó a atraer también a la extrema izquierda, nucleados en el grupo La Vieille Taupe, y movimientos antiimperialistas.

Faurisson, que se proclamaba antisionista, recibió el apoyo de Irán. En 2012, el entonces presidente Mahmud Ahmadinejad le entregó un premio por su "valentía, resistencia y combatividad".

La circulación de sus ideas recibió el sostén del intelectual norteamericano de izquierda Noam Chomsky, quien firmó un petitorio a su favor en nombre de "la libertad de expresión" de Faurisson.

Faurisson se alió en sus últimos años con otro provocador profesional: Dieudonné. Ex humorista y militante antisionista, en 2008 Dieudonné hizo subir a Faurisson al escenario de la sala de espectáculos Zénith de París. Un hombre con un pijama a rayas y la estrella de David amarilla cosida se encargó de entregar a Faurisson un premio a "la insolencia".

Con el fallecimiento de Faurisson desaparece una de las principales figuras del negacionismo francés, pero sus ideas lo sobreviven, advierten.

"El negacionista Robert Faurisson ha muerto, pero sus 'tesis' inmundas siguen viviendo. El combate por la verdad histórica continúa frente a los falsificadores de la Historia", comentó este lunes la Fundación Shoá de Francia, que vela por la memoria del Holocausto.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: