Theresa May (Reuters)
Theresa May (Reuters)

El ejecutivo de la primera ministra británica, Theresa May, acordó en su última reunión que los ciudadanos de países de la Unión Europea no deben disfrutar de un acceso preferente para trabajar en Reino Unido tras el Brexit.

El gobierno, reunido en consejo de ministros, "respaldó unánimemente un sistema basado en las competencias profesionales en lugar de en la nacionalidad", declaró a la BBC una fuente que no quiso ser citada, información que también publicaron los diarios The Times y The Guardian.

Actualmente, los ciudadanos de los otros 27 países miembros de la UE tienen libertad para vivir y trabajar en Reino Unido bajo las normas europeas de libre circulación de personas, pero esto se terminará con el Brexit, previsto para el 29 de marzo de 2019.

La semana pasada, un informe encargado por el gobierno británico recomendó que en el futuro los trabajadores comunitarios y los extracomunitarios se rijan por las mismas reglas migratorias, dando preferencia a los trabajadores altamente cualificados. El autor del informe, Alan Manning del Comité de Asesoramiento sobre Migración, presentó sus resultados al consejo de ministros el lunes.

(Getty Images)
(Getty Images)

"El ejecutivo acordó que, cuando se termine la libertad de circulación, el gobierno podrá introducir un nuevo sistema que funcione en el interés del Reino Unido y que ayude a dinamizar la productividad", dijo una portavoz de Downing Street.

Se espera que May haga un anuncio sobre las futuras reglas migratorias en el congreso de su Partido Conservador la semana que viene. La semana pasada, la primera ministra prometió que incluso si las negociaciones con la UE se van a pique, los derechos de los europeos que viven actualmente en el Reino Unido "estarán protegidos".

Contundente rechazo de Alemania

Angela Merkel se opuso de plano este martes a la propuesta de Londres, a legando que Reino Unido no puede mantenerse en el mercado único sólo para bienes pero no permitir la libre circulación de personas.

Durante un foro de la Asociación de la Industria Alemana (BDI), la canciller alemana, una de las líderes más importantes de la UE, subrayó que la zona de libre movimiento incluye cuatro aspectos -bienes, servicios, personas y capitales- que funcionan en bloque y no se pueden deslindar unas de otras.

(AFP)
(AFP)

"No puede ser que quiera ser parte del mercado común en un aspecto y no en otros tres", aseguró Merkel.

No obstante, la mandataria agregó que lo esencial en estos momentos no es definir la relación futura entre la Unión Europea (UE) y Reino Unido, sino fijar las condiciones de la salida de Reino Unido del bloque comunitario en un "acuerdo razonable".

La canciller aseguró que las próximas "seis u ocho semanas" serán cruciales e implicarán un trabajo "muy intenso" y "difícil".

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: