El régimen de Irán reveló este martes por primera vez su avión de combate Kowsar durante un desfile militar en Teherán, según imágenes difundidas por la cadena estatal Press TV.

La televisión mostró al presidente iraní Hasan Rohani en la cabina del Kowsar, designado como caza, avión de entrenamiento y ataque, durante la jornada nacional de la industria de defensa.

La agencia de prensa Tasnim, vinculada con la Guardia Revolucionaria iraní, señaló que el avión está desarrollado 100% en el país, cuenta con radares polivalentes y aviónica avanzada, y pasó con éxito los vuelos de prueba, y, en principio, hará un vuelo público el miércoles. A pesar de eso, imágenes de la aeronave en vuelo ya habían sido divulgadas.

El nuevo Kowsar está equipado con aviónica de avanzada y fue desarrollado 100% en Irán, de acuerdo a agencias estatales (AFP)
El nuevo Kowsar está equipado con aviónica de avanzada y fue desarrollado 100% en Irán, de acuerdo a agencias estatales (AFP)

"Cuando hablo de nuestra preparación para la defensa, significa que buscamos una paz duradera. Si carecemos de preparación, estamos dando la bienvenida a la guerra", indicó Rohani durante la presentación del caza.

"Algunos creen que aumentamos nuestro poderío militar, que estamos buscando la guerra. Pero esto es para mantener la paz. Si no tenemos disuasión, le damos luz verde a los otros para que entren en el país", agregó.

Por su parte, el ministro de Defensa Amir Hatami había dicho el sábado que el desarrollo del Kowsar y también de nuevos misiles balísticos estaba basado en el recuerdo de la cruenta guerra con Irak entre 1980 y 1988, así como también por las "amenazas repetidas" de Israel y los Estados Unidos.

El presidente de Irán Hasan Rohani en la cabina del Kowsar (AFP)
El presidente de Irán Hasan Rohani en la cabina del Kowsar (AFP)

Aunque no se conocen más detalles sobre el desempeño y las capacidades del Kowsar, a primera vista parece tratarse de una versión local del caza estadounidense Northrop F-5 Tiger II.

La Fuerza Aérea iraní que existía antes de la Revolución Islámica de 1979, cuando el sha de Persia fue derrocado por los seguidores del ayatollah Ruhollah Khomeini, estaba íntegramente equipada con aeronaves de fabricación estadounidense, incluyendo el F-5, el Grumman F-14 Tomcat y el McDonnell Douglas F-4 Phantom II.

Tras la revolución, los Estados Unidos impusieron un embargo de armas sobre el país, y lentamente estas aeronaves comenzaron a deteriorarse por falta de repuestos y quedaron obsoletas.

Una imagen del Kowsar en vuelo. Se anunció una demostración pública para el miércoles  (AFP)
Una imagen del Kowsar en vuelo. Se anunció una demostración pública para el miércoles  (AFP)

Desde entonces, la Fuerza Aérea iraní ha comprado aviones rusos y chinos para reemplazarlos, pero también ha encarado un programa de desarrollo de aeronaves domésticas mediante la ingeniería inversa del F-5.

De esta manera, Irán lanzó en 1997 el HESA Azarakhshm (Relámpago), una copia fiel del Tiger II, seguido en 2007 por el HESA Saeqeh (Rayo), un derivado con modificaciones. El Kowsar presentado este martes parece ser la última versión de esta línea de desarrollo, aunque en años anteriores se habían divulgado imágenes muy distintas, lo que podría indicar un giro en el proceso de diseño.

El padre de todos estos aviones, el Northrop F-5, fue diseñado en los Estados Unidos en la década de 1950 y entró en servicio en 1962. Se trata de un caza supersónico ligero, barato y de fácil mantenimiento destinado al mercado de exportación.

El Northrop F-5 sobre el cual se desarrolló el Kowsar. Irán tiene una gran flota de estos cazas estadounidenses y sus derivados locales
El Northrop F-5 sobre el cual se desarrolló el Kowsar. Irán tiene una gran flota de estos cazas estadounidenses y sus derivados locales

De hecho, la Fuerza Aérea de Estados Unidos solo adquirió unidades del F-5 para entrenamiento de pilotos y para unidades especiales "adversarias", que "posaban" como caza enemigos en combates simulados.

La apuesta de la industria iraní por modelos ya obsoletos es un fuerte contraste con el gasto multimillonario que sus adversarios regionales, como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes, están haciendo desde hace años en equipo de europeo y estadounidense de última generación, y marca el efecto que décadas de embargo y sanciones han tenido en las Fuerzas Armadas del país persa.

En 2013 Irán había presentado otro desarrollo local, el F-313 Qaher (Conquistador), que desde entonces parece haber desaparecido de los titulares. Se trataba de un ambicioso avión furtivo de última generación del cual trascendieron algunas imágenes, aunque la mayoría de los expertos consideró en ese momento que era inviable y que su anuncio constituía apenas una campaña de propaganda.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: