El joven de 26 años fue castigado públicamente por un “crimen” cometido cuando tenía apenas 14 años
El joven de 26 años fue castigado públicamente por un “crimen” cometido cuando tenía apenas 14 años

Un hombre fue sometido el martes a 80 latigazos en Irán por haber consumido alcohol doce años atrás, según reportó la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI).

Se trata de la última muestra de los brutales y anácronicos medios de castigo físico utilizados aún por la justicia iraní, atada a los estrictos principios religiosos de la Revolución Islámica.

Identificado como M. R., el hombre fue condenado por consumir bebidas alcohólicas durante una boda en 2006, cuando tenía entonces 14 años de edad.

Las lesiones sufridas por una mujer condenada en 2006 por asistir a una fiesta con hombres y alcohol (Instagram)
Las lesiones sufridas por una mujer condenada en 2006 por asistir a una fiesta con hombres y alcohol (Instagram)

En ese momento la ceremonia quedó empañada por una gresca que resultó en la muerte de un joven de 17 años, aunque la acusación de la Fiscalía de Kashmar dejó en claro que la condena a 80 latigazos en la espalda era sólo por tomar alcohol, ya que M. R. no participó de la pelea.

La sentencia fue llevada a cabo el martes en la plaza Niazmand, en la provincia de Razavi Khorasan en el noreste del país. Una sola imagen del hombre atado a un árbol mientras recibía los latigazos trascendió en medios locales.

En la foto también puede verse a un verdugo enmascarado y armado con el látigo.

Esta mujer de 28 años también recibió 80 latigazos en público (Instagram)
Esta mujer de 28 años también recibió 80 latigazos en público (Instagram)

Aunque la sentencia fue ofrecida en 2008, pasó una década antes de que fuera ejecutada, si que se conozcan las razones para el retraso.

"Las circunstancias de este caso son absolutamente perturbadoras y representan otro ejemplo horrendo de las pervertidas prioridades de las autoridades iraníes. Nadie, no importa su edad, debería ser sometido a latigazos", dijo Philip Luther, investigador en Medio Oriente y Norte de África en AI.

"El uso prolífico del castigo corporal por parte de las autoridades iraníes, incluyendo a niños, demuestra su desprecio por la humanidad básica. Deberían abolir inmediatamente todas estas formas de castigo, que en Irán incluyen amputaciones y enceguecimiento además de latigazos", agregó.

Luther recordó también que Irán es firmante del
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, adoptado en la Asamblea General de la ONU, y que entonces está obligado a prohibir la tortura y los castigos crueles, inhumanos y degradantes.

En la actualidad el artículo 265 del Código Penal Islámico establece la pena de 80 latigazos para todo musulmán que tome alcohol.

Hay más de 100 ofensas que se castigan en Irán con el látigo, desde las universales robo, asalto, vandalismo y fraude hasta conductas que la inmesa mayoría de los países el mundo no criminaliza, como el adulterio, las relaciones sexuales entre parejas que no están casadas y la homosexualidad.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: