La coronel Catherine se convertirá el próximo 14 de julio en la primera mujer al frente del desfile militar por la avenida de los Campos Elíseos para la fiesta nacional en homenaje a la Toma de la Bastilla en 1789.

"Soy consciente de que voy a ser una curiosidad durante el acto, pero nada de estigmatización. Hombre o mujer, lo importante es mostrar al líder", declaró la militar de 42 años al diario OuestFrance.

De esta forma, Catherine se mostrará como la máxima representante de la promoción de la Escuela Especial Militar de Saint-Cyr, institución abierta a las mujeres desde 1983. "Esta es una muy buena promoción de oficiales jóvenes y entusiastas, sería reductivo resumir el hecho de que al mando está por una mujer", explicó.

Catherine, cuyo apellido no fue publicado por razones de seguridad, además de oficial de alto rango, es una esposa y madre de tres hijos. Afirmó que, a pesar de no llegar de una familia de militares, logró imponerse en un mundo mayoritariamente masculino gracias al trabajo y a la constancia.

"Reconozco fácilmente que soy terca, no me rindo fácilmente", afirmó.

Tras superar el concurso, Catherine ingresó a la escuela de oficiales en 1996, a los veinte años. Durante su entrenamiento, se dio cuenta de la magnitud del desafío. "Aunque la integración es buena, no fue fácil. La mentalidad quiere que el lugar de las chicas no esté necesariamente aquí", explicó.

Su primer cargo como oficial, en 2001, no fue fácil. Los suboficiales "estaban convencidos de que esta experiencia estaría condenada al fracaso. No hicieron nada para facilitar mi trabajo. Durante un año, humanamente hablando, fue muy complicado", contó al periódico.

Pero logró superar las dificultades. Posteriormente, Catherine estuvo cuatro meses en Kosovo en 2001, luego en Afganistán en 2003, año en que se casó con un soldado. En 2007, un año después del nacimiento de su hija mayor, se fue a Líbano, encabezando una compañía de 145 zapadores. En 2009, dio a luz a su segundo hijo y aprobó el examen de la Escuela de Guerra. En 2010, fue enviada a Yibuti como oficial de enlace con las fuerzas armadas de los Estados Unidos. En 2013, mientras continuaba su formación, dio a luz a su tercer hijo. Un año después, partió a Chad para participar en la Operación Barkhane, lanzada por Francia para luchar contra el terrorismo en el Sahel africano.

Ahora dice que espera ser un ejemplo para otras mujeres que quieran seguir su carrera.

"Estar al centro de la atención no es lo mío", explicó. "Pero si permite abrir el camino para otras mujeres, doy mi contribución de buena gana".

"El mensaje es que es posible", concluyó la coronel. Antes de agregar un último deseo:"¡Qué la promoción desfile de manera impecable, incluida yo!".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: