Boris Johnson frente al Comité de Relaciones Exteriores del parlamento británico (AFP)
Boris Johnson frente al Comité de Relaciones Exteriores del parlamento británico (AFP)

El canciller del Reino Unido, Boris Johnson, dijo este miércoles que el gobierno de Rusia intentó asesinar al ex espía ruso Sergei Skripal para dar "una señal" a posibles desertores, y que eligió Gran Bretaña porque "ha denunciado los abusos" de Moscú.

"Creo que fue una señal que el presidente Putin quiso dar a potenciales desertores de sus propias agencias de inteligencia, de que 'esto es lo que te pasará si apoyas valores diferentes a los nuestros, puedes esperar ser asesinado'", explicó Johnson ante el comité de Relaciones Exteriores del Parlamento, según consigna la cadena Sky.

Skripal y su hija fueron envenenados a principios de marzo con un agente químico de presunta fabricación rusa (Novichok) mientras cenaban en la ciudad de Salisbury, sur de Londres. Ambos se encuentran aún internados.

El ex espía ruso y doble agente al servicio del Reino Unido había sido encarcelado por Rusia en 2006 y luego entregado a Londres en un canje de agentes en 2010. Desde entonces vive exiliado en Inglaterra.

Sergei Skripal, el ex espía envenenado con un misterioso agente químico
Sergei Skripal, el ex espía envenenado con un misterioso agente químico

Johnson también aclaró que la razón por la que Moscú eligió al Reino Unido para dar su señal es que "este país cree en la libertad, la democracia y el estado de derecho, y ha denunciado los abusos de estos valores por parte de Rusia".

El canciller incluso señaló que el gobierno de Putin usó el Novichok, un potente agente químico desarrollado en la Unión Soviética, para dejar en claro su responsabilidad ante los posibles desertores.

Pero Johnson fue más allá y ante los parlamentarios dio su opinión sobre por qué el presunto ataque habría tenido lugar en este preciso momento.

"La sugerencia más común que escuché es que pudo ser una respuesta a las reacciones que hubo en Moscú y en el Kremlin por las fuertes pérdidas incurridas por los mercenarios del grupo Wagner en Siria", dijo.

El presidente Vladimir Putin podría estar queriendo dar una señal, sostiene Johnson (AFP)
El presidente Vladimir Putin podría estar queriendo dar una señal, sostiene Johnson (AFP)

El Grup Wagner es una misteriosa empresa de seguridad que se cree está detrás del envío de mercenarios rusos a luchar en la guerra civil siria y que estaría vinculada a Yevgeny Prigozhin, un cercano colaborador de Putin.

A principios de febrero un bombardeo aéreo de Estados Unidos contra posiciones del dictador sirio Bashar al Assad resultó en la muerte de numerosos (algunos hablan de cientos) de estos mercenarios, cuya existencia es negada por el Kremlin.

Pese a todo, el funcionario del gobierno de la premier Theresa May dijo que su país no quiere una nueva Guerra Fría. "Me acuerdo de la vieja y fue una época miserable en la que crecí con miedo a que mi país resultara evaporado por un ataque termonuclear", dijo.

"No creo que enfrentemos una amenaza existencial así ahora. Pero existe una amenaza, y debemos ser fuertes y resueltos", agregó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: