El uso de un agente nervioso de fabricación militar en Inglaterra constituye "la primera ofensiva contra Europa desde la Segunda Guerra Mundial" con uso de tales sustancias, afirmaron este jueves los líderes del Reino Unido, los Estados Unidos, Francia y Alemania, que demandaron al Gobierno ruso una explicación por el intento de asesinato de Serguéi Skripal.

"Nosotros, los líderes de Francia, Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido, condenamos el atentado contra Serguéi y Yulia Skripal en Salisbury", afirmaron en un comunicado conjunto la primera ministra británica Theresa May, su par alemana Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron y el estadounidense Donald Trump, en un comunicado conjunto.

"Compartimos la conclusión británica de que no hay alternativa posible" a la responsabilidad rusa en el atentado contra el ex  agente, afirmaron los líderes de las cuatro potencias mundiales.

Las relaciones entre el Reino Unido y Rusia están en un punto crítico
Las relaciones entre el Reino Unido y Rusia están en un punto crítico

La misiva denunció que el ataque fue "un asalto a la soberanía del Reino Unido y el uso por parte de un Estado es una clara violación a la Convención de Armas Químicas y un quiebre de la ley internacional".

“Amenaza la seguridad de todos”

Los mandatarios reclamaron a Moscú que responda "a todas las preguntas", en particular a las surgidas sobre su programa de armas químicas Novichok, las que deberá reportar a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas.

"Nuestras preocupaciones también están cargadas por el contexto de un patrón de irresponsabilidad en el comportamiento ruso. Llamamos a Rusia a cumplir con sus responsabilidades como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU para mantener la paz y la seguridad internacional", concluyeron.

El espía ruso Serguéi Skripal (AP)
El espía ruso Serguéi Skripal (AP)

El miércoles, el Reino Unido anunció la expulsión de 23 diplomáticos ruso del suelo británico. Posteriormente, Macron indicó que su gobierno también está preparando medidas de represalia contra el Kremlin, que está, a su vez, preparando la respuesta a Londres.

"La posición de Moscú es conocida y se la hemos comunicado a Londres por los canales diplomáticos, y se resume en que no tenemos ninguna relación con lo sucedido en Gran Bretaña", señaló el miércoles el gobierno de Vladimir Putin.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: