La multinacional Ikea siempre se ha caracterizado por sus ingeniosas campañas publicitarias, y su último anuncio en la revista femenina Amelia no ha sido la excepción.

En una de las páginas de la publicación sueca, la tienda pide a las mujeres que orinen sobre el papel, donde llamativamente hay un detector de embarazos. Si el resultado es positivo, aparecerá impresa una oferta especial: una cuna para bebés a mitad de precio.

"Para conseguir que las funciones interactivas de este anuncio funcionen en la realidad, tuvimos que hacer varios avances técnicos", explicaron desde la agencia de publicidad Åkestam Holst al portal especializado en marketing Adweek, citado por ABC.

Partiendo de la base de los test de embarazo tradicionales en los que una tira reactiva detecta la hormona hCG produciendo un cambio de color, los laboratorios Mercene utilizaron su experiencia en el desarrollo de materiales de superficie activa para microfluidos.

LEA MÁS: