La Unión Europea activó un proceso sancionador contra Polonia por su polémica reforma judicial

El primer vicepresidente de la Comisión Europea Frans Timmermans durante una conferencia de prensa en Brusleas (Reuters/Francois Lenoir)
El primer vicepresidente de la Comisión Europea Frans Timmermans durante una conferencia de prensa en Brusleas (Reuters/Francois Lenoir)

La Comisión Europea activó este miércoles un duro proceso sancionador contra Polonia, que a largo plazo podría terminar con la suspensión de su derecho a voto en las instituciones comunitarias, por su controvertida reforma judicial que, a juicio de Bruselas, amenaza el Estado de derecho.

"Es con un enorme pesar que activamos el artículo 7" del Tratado de la Unión Europea, calificado a menudo de "botón nuclear" entre las sanciones comunitarias, anunció en rueda de prensa el vicepresidente del ejecutivo comunitario, Frans Timmermans.

Polonia está en el punto de mira de Bruselas desde el regreso al poder en 2015 del Partido Ley y Justicia (PiS, nacionalista conservador) y, especialmente, por su controvertida reforma global del sistema judicial dirigida, según Varsovia, contra una "casta" de magistrados.

Las 13 leyes adoptadas en dos años crearon una situación en la que el gobierno "puede interferir política y sistemáticamente en la composición, los poderes, la administración y el funcionamiento" de las autoridades judiciales, según Timmermans.

Tras el anuncio de la Comisión, el gobierno polaco denunció una decisión "política", que "afecta inútilmente" a las "relaciones mutuas", según un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores.

El presidente Andrzej Duda, que había suscitado esperanza al vetar en julio dos leyes criticadas por la UE, anunció que había "tomado la decisión" de promulgar las nuevas versiones de esos textos, a pesar de que no lograron aplacar las críticas.

El presidente polaco Andrzej Duda durante una conferencia de prensa convocada después del anuncio de la Comisión (REUTERS/Kacper Pempel)
El presidente polaco Andrzej Duda durante una conferencia de prensa convocada después del anuncio de la Comisión (REUTERS/Kacper Pempel)

Después acusó a los dirigente de la UE de "mentir". "Mienten cuando dicen que hay cambios en Polonia conducen a la violación de los principios del Estado de derecho, cuando estamos mejorando los estándares democráticos", afirmó.

'Tres meses'

La Comisión tiene varias medidas en el punto de mira, denunciadas también por la oposición y organizaciones de la sociedad civil. Critica especialmente la reforma de la justicia constitucional y los cambios más recientes respecto a las jurisdicciones de derecho común, al Tribunal Supremo y al Consejo Nacional de la Magistratura.

Bruselas detalló sus preocupaciones en varias recomendaciones al gobierno polaco, entre ellas la supresión del poder del presidente de Polonia en la prolongación de los jueces del Tribunal Supremo o la restitución de la "independencia y legitimidad del Tribunal Constitucional".

Tras meses de un infructuoso diálogo con Varsovia, decidió cumplir su amenaza de julio y activar el artículo 7, un mecanismo que, al término de un proceso complejo, puede acarrear una suspensión del derecho de voto en el seno del Consejo de la UE, la instancia donde los 28 contribuyen a elaborar las legislaciones europeas.

La Comisión dio de plazo tres meses a Varsovia para que modifique su reforma.

Un hombre camina frente a la Corte Suprema en Varsovia (REUTERS/Kacper Pempel)
Un hombre camina frente a la Corte Suprema en Varsovia (REUTERS/Kacper Pempel)

En última instancia y tras una fase de diálogo, los mandatarios, sin su par polaco, están llamados a constatar "por unanimidad" una "violación grave" de los valores europeos -paso previo a adoptar la sanción-, pero Hungría ya anunció que defendería a su aliada Polonia de la "inquisición".

La sanción económica parece una amenaza más concreta y, en esta línea, la UE plantea nuevas herramientas, como condicionar el acceso a determinados fondos europeos de desarrollo al respeto de los valores y decisiones europeas.

"Estoy firmemente convencido de que los Estados soberanos -y Europa debe ser una Europa de Estados soberanos- tienen todo el derecho a reformar sus sistemas judiciales", había declarado la semana pasada el nuevo primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, al margen de una cumbre europea.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, quiso tenderle una mano a Morawiecki invitándolo a Bruselas el 9 de enero.

"Es un día difícil para Polonia y también para la UE", y el "diálogo es especialmente necesario en semejantes momentos", dijo Juncker.

(Con información de AFP)

LEA MÁS:

Las imágenes de la multitudinaria marcha de la extrema derecha en Polonia

La increíble historia del "Prisionero 918", el boy scout polaco que robó el auto de un comandante de la SS y logró escapar de Auschwitz

MAS NOTICIAS