Quién es la ex esposa de “El Ojos” que controlaba el Cártel de Tláhuac con la ayuda de su hijo

Bertha Alicia fue identificada también como madre de Luis Felipe Pérez Flores, alias “El Felipillo”, quien fue detenido el 4 de marzo de 2019 en el estacionamiento del centro comercial Plaza Pabellón Cuemanco, al sur de la Ciudad de México

Felipe de Jesús Pérez Luna, mejor conocido como “El Ojos”
Felipe de Jesús Pérez Luna, mejor conocido como “El Ojos”

Este jueves 23 de junio el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), Omar García Harfuch, informó sobre la detención de Bertha Alicia “N”, ex pareja de Felipe de Jesús Pérez Luna, mejor conocido como “El Ojos”, el ex líder del Cártel de Tláhuac que fue abatido por efectivos de la Secretaría de la Marina y Armada de México (Semar) el 20 de julio de 2017.

Bertha Alicia fue identificada también como madre de Luis Felipe Pérez Flores, alias El Felipillo”, quien fue detenido el 4 de marzo de 2019 en el estacionamiento del centro comercial Plaza Pabellón Cuemanco, al sur de la Ciudad de México. “El Felipillo” era el líder heredero del grupo criminal tras la muerte de su padre.

Después de que su hijo terminara preso, y su ex esposo fuera abatido por las autoridades, Bertha Alicia tomó el control de la organización criminal que antes de la caída de su líder tenía el control de más de 3 mil puntos de venta droga al menudeo en Iztapalapa, Milpa Alta, Tlalpan, Coyoacán, Xochimilco, Tláhuac, Chalco, Valle de Chalco, Texcoco y Amecameca.

De acuerdo con el secretario de seguridad de la capital, la mujer se dedicaba a girar instrucciones a los miembros de la estructura delictiva que conforma la organización a través de encomiendas que su hijo le hacía llegar desde el Reclusorio Preventivo Varonil Sur, donde se encuentra encerrado desde hace tres años por los delitos contra la salud y delincuencia organizada.

Delgadillo participó también como juez d control en el caso del
Delgadillo participó también como juez d control en el caso del

La esposa de “El Ojos” fue detenida junto con otros siete integrantes del Cártel de Tláhuac, a quienes daba órdenes directas. Harfuch detalló que tanto la madre de “El Felipillo” como los otros siete integrantes eran responsables de administrar las ganancias que les dejaban delitos como el despojo de inmuebles y predios -los cuales son vendidos y/o rentados de manera ilegal-, así como el robo de hidrocarburo, narcotráfico, extorsión y cobro de piso.

Con las ganancias de esas actividades ilícitas Bertha Alicia se encargaba de solventar los gastos de manutención al interior de los reclusorios y de su hijo. También se aseguraron armas de fuego, cantidades considerables de drogas, diversos equipos de comunicación, un vehículo, un laboratorio clandestino donde se confeccionaban paquetes de cocaína y un kilo de la droga.

“El Ojos”

Felipe de Jesús Pérez Luna se convirtió en uno de los narcotraficantes más poderosos en la capital del país. En 2015, en una crónica publicada por la Agencia Universitaria de Noticias de la UNAM titulada “Mafia nueva, una realidad en Tláhuac”, la autora describe cómo la cultura del narcotráfico se esparció entre los adolescentes de la delegación, apenas estudiantes de secundaria, que ya pertenecían a bandas, robaban en los parques, distribuían droga en motos y anhelaban ser como “El Ojos” para “tener varo”, anota en el texto.

Poco se sabía de “El Ojos” antes de 2015. Nacido en la colonia la Nopalera, conocido por su supuesta generosidad con la gente de su barrio. su fama se disparó a partir de aquel año y para 2016 ya hasta corrido tenía: “Soy un hombre respetado con mucha gente a mi mando, de respaldo están mis hijos… si tenemos problemas, armas hay para atacarlos, comandando bien las calles porque el territorio es nuestro. Comandando en cártel siempre voy al frente, mi nombre es noticia, El Ojos, el mal, soy Felipe Pérez”, dice la canción compuesta por Javier Reyes, quien fue asesinado en 2018 en la colonia San José, de Tláhuac.

El Cártel de Tláhuac llegó a se uno de los grupos criminales más importantes de la capital (Foto: Cuartoscuro)
El Cártel de Tláhuac llegó a se uno de los grupos criminales más importantes de la capital (Foto: Cuartoscuro)

Pero sus operaciones comenzaron antes. Desde los años noventa las autoridades lo ubicaron como miembro de una famosa banda de secuestradores que operó en la Ciudad de México conocida como Los Caletri y a partir de 2012 su propio cártel se hizo visible en Tláhuac.

Pérez Luna utilizó la máscara de líder de mototaxistas para tapar las verdaderas fuentes de sus negocios: venta de droga, extorsiones, homicidios por encargo, robo de autos y venta de piratería. Para nutrir esa compleja red, Felipe “apadrinó” a más de 10 mil familias de Tláhuac que supuestamente no encontraban oportunidades de empleo dignas, ofreciéndoles trabajo como choferes de mototaxis.

Los mototaxistas afiliados a Felipe de Jesús tenían la consigna de ser los “ojos” del cártel: informaban sobre todo lo que ocurría en las calles, incluidos los operativos de la policía; y, por supuesto, movían la “mercancía” —marihuana, cocaína, metanfetamina— que llegaba desde Valle de Chalco hasta Xochimilco y Coyoacán, pasando también por Ciudad Universitaria e Iztapalapa.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR