Cuál era la comida favorita de Benito Juárez

Carne de venado, helados y vinos figuran entre las comidas predilectas del expresidente y su familia

Benito Juárez buscaba privar a la Iglesia de sus bienes, con los que había financiado la guerra en contra del gobierno constitucional. (Foto: Secretaría de Cultura / INAH)
Benito Juárez buscaba privar a la Iglesia de sus bienes, con los que había financiado la guerra en contra del gobierno constitucional. (Foto: Secretaría de Cultura / INAH)

Benito Juárez, el Benemérito de las Américas, es una de las figuras elementales de la nación mexicana pero es igual de controvertida que aquel que le sucedió, Porfirio Díaz. Sin embargo, la importancia de Juárez dentro de la política mexicana es innegable. Y, al igual que Díaz, luchar contra los franceses no evitó que algunos gustos venidos del extranjero se le quedaran.

A partir de consumada la Independencia mexicana, el país entraba en la siguiente cuestión: ¿Qué forma de gobierno debía aceptarse para dar forma y tranquilidad a la nueva nación mexicana? Esta pregunta causó un periodo de inestabilidad política y gubernamental: las rebeliones contra el imperio de Iturbide, los intentos separatistas de varios estados de la república, la Guerra de Reforma y la Intervención Francesa.

Benito Juárez oriundo de Oaxaca, comienza su carrera después del alzamiento contra Antonio López de Santa Anna y se convierte en el Secretario de Justicia en 1855. La experiencia administrativa de Juárez lo llevó a elaborar la Ley sobre la Administración de Justicia y Orgánica de los Tribunales de la Nación conocida como Ley Juárez en la que aparte de establecer los ordenes y competencias de tribunales y cortes, se abolía el fuero eclesiástico y militar en materia civil, cosa que causó gran controversia.

Benito Juárez comía carne de conejo, pollo, res y venado junto con el de otras aves así como helados y chocolate (Foto: INAH)
Benito Juárez comía carne de conejo, pollo, res y venado junto con el de otras aves así como helados y chocolate (Foto: INAH)

Entra en vigor la constitución de 1857 en la que el gobierno liberal dejaba atrás las formas de gobierno del virreinato que habían quedado casi intactas y un año después iniciaría la Guerra de Reforma o de los tres años en la que se enfrentaría el partido conservador con el liberal para mantener la tradición y costumbres de los gobiernos monárquicos.

En 1858 Juárez, tras la huida de Comonfort del país, estuvo en constante movimiento por el levantamiento de Félix Zuloaga. Estableció su gobierno en Veracruz hasta 1861, con el inicio de la intervención del imperio francés tras la decisión del gobierno mexicano a no continuar pagando la deuda a Inglaterra, España y Francia. Esto causa la huida de Juárez y un gobierno itinerante al tener que trasladarse a diversos estados huyendo de los franceses hasta 1867.

Al estar en el poder, quedan registrados varios de los gastos que realizó en materia de alimentos durante los meses de mayo y junio de 1860 durante su estancia en Veracruz, primer periodo en el que Juárez asumió el poder. Este documento es el Diario del gasto de la Casa del Señor presidente de la República don Benito Juárez.

Estos gastos fueron registrados por su mayordomo Domingo Arce, quien llevaba registro minucioso de los ingredientes y alimentos consumidos por el presidente y su familia.

La Guerra de Reforma comenzó con los acontecimientos que provocaron la promulgación del Plan de Tacubaya y que consistieron en los intentos de los conservadores que buscaban el mantenimiento de las tradiciones heredadas de los gobiernos monárquicos en estos territorios. (Foto: Secretaría de la Defensa Nacional)
La Guerra de Reforma comenzó con los acontecimientos que provocaron la promulgación del Plan de Tacubaya y que consistieron en los intentos de los conservadores que buscaban el mantenimiento de las tradiciones heredadas de los gobiernos monárquicos en estos territorios. (Foto: Secretaría de la Defensa Nacional)

Se compraba 10 variedades de carne en la que predominaba res, venado y cerdo; de fruta se consumían plátano y camote diariamente. También se compraba helado, nieve y chocolate; dentro de los gustos y compras del presidente y su familia se encontraba el jerez y el vino de Burdeos, así como el pulque. También destacan platillos tradicionales de Oaxaca.

Este documento muestra los productos para comer y beber en el México del siglo XIX, en el que la combinación de elementos nacionales con europeos era tan profunda que prevalecieron a pesar de la invasión francesa. Esto último resulta interesante debido a que había una especie de odio hacia las cosas traídas por los extranjeros durante la invasión.

El encono hacia los extranjeros ya estaba arraigado en una buena parte de los mexicanos causado por la invasión norteamericana, por lo que iba a encenderse aún más al ver a otro país tratar de hacer lo mismo. Y la situación se agravó más cuando el 3 de octubre Maximiliano de Habsburgo ordenó el fusilamiento de los prisioneros liberales en 1865.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR