Entre libros y orquídeas: así es la mística casa de Gabriel García Márquez en México

Actualmente, en esta residencia ubicada en el número 144 de la calle Fuego, están a la venta más de 400 prendas que pertenecieron al escritor y a su esposa

El estudio del escritor es de las partes más importantes de la casa (Foto: Pedro PARDO / AFP)
El estudio del escritor es de las partes más importantes de la casa (Foto: Pedro PARDO / AFP)

Gabriel García Márquez es reconocido por ser uno de los escritores latinoamericanos más importantes de la historia. Periodista y novelista fue autor de clásicos como 100 años de Soledad, el coronel no tiene quién le escriba o El amor en Tiempos de cólera.

Sin embargo, algo que poco se sabe es sobre el interior de la casa en donde habitó gran parte de su vida el escritor junto a su esposa Mercedes Barcha y que se encuentra ubicada en la calle Fuego 144 de la Ciudad de México.

Así, entre una fachada blanca con detalles empedrados y una gran puerta de madera es que se puede acceder a esta histórica residencia. Por dentro hay un amplio jardín con orquídeas y la arquitectura del lugar evoca un aire bohemio, pero maduro.

La casa quedó sola (Foto: Captura de pantalla/CNN)
La casa quedó sola (Foto: Captura de pantalla/CNN)

De acuerdo con CNN, esta casa no sólo fue testigo del amor entre Gabo y su esposa, ni de la historia de cómo sus hijos crecieron ahí, sino que también fue en este sitio donde en 1982 el escritor recibió la llamada en la que le anunciaron que había ganado el Premio Nobel de Literatura.

Uno de los rincones más importantes de esta casa es el estudio/biblioteca del escritor, el cual consta de un pequeño sillón individual, un escritorio al centro y miles de libros que rodean el espacio, además de una amplia ventana que da hacia el jardín.

Durante todo el tiempo que el escritor habitó en esta casa, Mercedes solía llevarle flores amarillas a su espacio de trabajo. Y hasta la fecha, en este peculiar lugar, puede verse un ramo de estas plantitas en honor a este “amuleto” del escritor.

La casa del escritor fue abierta (Foto: Pedro Pardo/ AFP)
La casa del escritor fue abierta (Foto: Pedro Pardo/ AFP)

Los libros se encuentran muy organizados y pueden encontrarse ediciones de Carlos Fuentes, Vargas Llosa, Jorge Luis Borges, James Joyce, entre otros. En este sentido, Gonzalo García Barcha, hijo del escritor contó en una ocasión para El País sobre este gran acervo.

“Llegaban realmente los libros de actualidad, los que se estaban escribiendo, pero sus referencias eran muy clásicas. Otra referencia requerida era Alejandro Dumas, Los tres mosqueteros y El conde de Monte Cristo”, señaló en aquel entonces.

Entre algunas personalidades que estuvieron en el estudio se encontraban desde Fidel Castro, Shaun Penn hasta Silvio Rodríguez.

Aún continúan fotografías del escritor (Foto: /Pedro Pardo/AFP)
Aún continúan fotografías del escritor (Foto: /Pedro Pardo/AFP)

“Tanto mi hermano y yo recordábamos que muchas veces regresábamos de la escuela, entrábamos, nos sentábamos y hablábamos. Él (Gabriel García Márquez) dejaba de teclear, escuchaba, luego volteaba y regresaba”, contó Gonzalo.

Cabe recordar que apenas el pasado 19 de octubre, Emilia García Elizondo, nieta del escritor, abrió las puertas de esta casa con un motivo muy particular que fue el poner a la venta más de 400 objetos personales de la pareja y donar los recursos obtenidos a una fundación benéfica en favor de niños indígenas.

El escritor tenía una amplia colección de libros (Foto: Pedro PARDO / AFP)
El escritor tenía una amplia colección de libros (Foto: Pedro PARDO / AFP)

“Queríamos darle un poco de continuidad a la ropa de los Gabos. No sabíamos cómo hacerlo, pensamos en varias opciones y esta fue una buena opción para invitar a la gente y que también tuvieran acceso a la casa”, dijo Emilia para EFE.

De acuerdo con la nieta de García Márquez, el proceso de encontrarse con los objetos de sus abuelos fue una experiencia emocionante, pero a la vez complicada.

Mucha de la ropa es de otras épocas de los Gabos (...) También ha sido bastante duro. Las memorias siguen y entrar al clóset (armario) de alguien es tan íntimo, que dejar ir sus cosas es una manera de despedirse de una parte de ellos”, añadió.

SEGUIR LEYENDO


MÁS LEIDAS AMÉRICA

TE PUEDE INTERESAR