Tokio 2020: Nuria Diosdado y Joana Jiménez quedaron en el puesto 12 de nado sincronizado

Por segunda ocasión consecutiva, México se hizo presente en una final olímpica de nado sincronizado en duetos luego de también relucir en Rio 2016.

(Foto: REUTERS/Marko Djurica)
(Foto: REUTERS/Marko Djurica)

La dupla mexicana integrada por Nuria Diosdado y Joana Jiménez quedó en el doceavo puesto de la final de nado sincronizado de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Por segunda ocasión consecutiva, las nadadoras olímpicas se hicieron presentes en una final de esta disciplina, en donde volvieron a competir junto al poderoso Comité Olímpico Ruso, potencia en el también llamado ballet artístico, así como otras potencias como Japón y China.

Portando uniformes blancos con destellos verdes que hacían juego con su tocado, las sirenas aztecas culminaron su trayecto en la justa nipona con un performance de la melodía “Hell Shall Perish” de Efisio Cross.

Sus movimientos intensos y elegantes fueron acreedores a una calificación de 86.5667 puntos (25.9000 de ejecución, 34.6667 de impresión artística y 26.0000), lo que sumó una puntuación total de 173.1857.

Es así que el podio de la competencia estuvo liderado por el Comité Olímpico Ruso en el oro, seguido de China en la plata y Ukrania con el bronce.

(Foto: REUTERS/Molly Darlington)
(Foto: REUTERS/Molly Darlington)

Con esta participación, Nuria Diosdado, de Guadalajara, suma ya tres asistencias olímpicas en su trayectoria deportiva; en cada una de ellas compitiendo con compañeras distintas.

Su debut fue en Londres 2012 junto a Isabel Delgado, quienes terminaron lejos de la final al quedar en el lugar 18. Para Rio 2016, la jaliscience regresó junto a Karem Achach con quien logró avanzar a la última fase de la justa, esto luego de 16 años (Sydney 2000) en que México no se hacía presente en una final.

A pesar de su exitosa carrera, la tapatía declaró que aún no se proyecta para continuar rumbo a París 2024, aunque tampoco confirmó el final de su carrera deportiva. Aún así, se expresó satisfecha con su rendimiento y el de su compañera en Tokio 2020.

Superamos a Estados Unidos y eso nunca había pasado en la historia olímpica (...) Mi carrera siempre ha sido mucho más de lo que yo esperaba. Tokyo siempre se irá conmigo. Hay muchas generaciones en la natación artística tan talentosas como Joana”, comentó.

Aunado a ello, el Comité Olímpico Mexicano (COM) informó que la atleta se tomaría un descanso para preparar su boda civil en agosto próximo: “Ya después pensaré qué sigue en mi vida y si compito algunas veces más por México”, agregó Nuria.

(Foto: REUTERS/Stefan Wermuth)
(Foto: REUTERS/Stefan Wermuth)

Por su parte, Tokio 2020 fue el gran debut de Joana Jiménez, oriunda de Ecatepec, quien luchó por más de 10 años para ser parte de la anhelada contienda junto a Diosdado. Sin embargo, a lo largo de su carrera se ha enfrentado a un rival incluso más fuerte que el esfuerzo, las lesiones y el cansancio de los entrenamientos: la discriminación.

La apariencia de la nadadora mexiquense ha sido blanco de fuertes críticas por, supuestamente, no cumplir con los cánones de belleza impuestos en la natación artística, lo que la hizo dudar de sus capacidades.

“A un mes de tu competencia (Juegos Centroamericanos y del Caribe, Barranquilla 2018) me llega la noticia de que no me quieren, que no soy imagen, imagínate como me vine abajo”, declaró en una entrevista para Récord.

En la semifinal del pasado 3 de agosto, la pareja de nadadoras mexicana avanzó a la final de Nado Sincronizado con una calificación total de 173.1523 puntos, dejando fuera a naciones fuertes en el deporte como Estados Unidos y convirtiéndose en las únicas latinoamericanas de la contienda en clasificar.

SEGUIR LEYENDO: