El contraataque del CJNG en Michoacán: irrumpieron y agredieron los puestos de control de autodefensas

Los grupos de autodefensas libran sangrientas batallas con los cárteles en su intento por controlar Michoacán

(Foto: JUAN JOSÉ ESTRADA SERAFÍN /CUARTOSCURO)
(Foto: JUAN JOSÉ ESTRADA SERAFÍN /CUARTOSCURO)

Desde hace ocho años, los grupos de autodefensas se juegan la vida para frenar el avance de los cárteles en Michoacán (en la Costa Pacífico). Se atrincheran en varias zonas de Tierra Caliente y echan bala —en caso de necesitarlo— hasta que las organizaciones criminales desplieguen sus huestes.

No importa que desde hace algunos meses en el estado sucedan las muertes, los decapitados, los cuerpos desmembrados, esta semana unos3,000 civiles armados entraron a los municipios Arios de Rosales, Salvador Escalante, Nuevo Urecho y Taretan.

Se levantaron en armas porque, según dicen, están hartos de los crímenes de los cárteles de Los Viagras y Jalisco Nueva Generación que mantienen una lucha encarnizada. En medio de esta guerra están los habitantes, un eslabón débil cuya maldición aparece fuera de tiempo: en verano, en invierno, cuando le da la gana.

Este viernes, la caravana que se mueve lentamente en Tancítaro fue atacada, de acuerdo lo reportado en redes sociales. Las denuncias advierten que los agresores pertenecían al CJNG.

Este grupo criminal, a quien sólo los autodefensas lo han podido frenar, tiene actualmente el control territorial y electoral de Michoacán. El periodista, Héctor de Mauleón asegura que de cara a las elecciones hubo una pausa en la triada CJNG-Cárteles Unidos y autodefensas.

Sin embargo, de inmediato, comenzaron los golpes. Entonces, los autodefensas optaron por los retenes y comenzó una cruzada que los expulsó pueblo a pueblo, hasta este viernes.

Habitantes  reportaron balaceras en Tancítaro, Michoacán, donde autodefensas montaron retenes
Habitantes reportaron balaceras en Tancítaro, Michoacán, donde autodefensas montaron retenes

La violencia en Tierra Caliente

El más reciente brote de la violencia cíclica y permanente en Michoacán—zona fronteriza con Jalisco— ya cobró la vida de varios civiles, y para desgracia de los habitantes, el despliegue de la Guardia Nacional no ayudó a mejorar su desesperada situación, incluso aseguran ya no se ven elementos de las fuerzas armadas en la zona.

Los expertos advierten que el estado es la expresión más clara de un estado fallido, en el que ni la autoridad federal ni el gobierno estatal han podido enfrentar y resolver la problemática de un narcoestado, que lleva más de un año controlado por el Cárteles Unidos y Jalisco Nueva Generación.


Las evidencias de lo que hoy sucede en Michoacán son reportadas a través de redes sociales. En una de esas paginas se exhibieron los videos de un vehículo monstruo supuestamente abandonado por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Esta práctica es recurrente entre los narcos, quienes exhiben las unidades como un trofeo de guerra arrebatado a sus rivales.

La violencia en la comunidad se cuela en todos las conversaciones de los vecinos y los medios locales, quienes aseguran que Aguililla se ha convertido en Tierra de nadie. El miércoles, la narcoguerrilla avanzó del Aguaje a El Terrero, donde un camión fue atravesado en la carretera Aguililla-Apatzingán.

De acuerdo con las autoridades, entre El Aguaje y El Terrero se divide el control territorial del CJNG y Cárteles Unidos.

A principios de mayo, una manta que amaneció en la plaza principal de Aguililla anunciaba la llegada “para quedarse” de Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho y su CJNG, donde advertía que liberarían a los pobladores del yugo de sus rivales.

La pelea en Aguililla, la región sierra-costa en general y la vecina Tierra Caliente viene de largo. El CJNG, cuya presencia se ha identificado en 23 entidades, ha tenido que pelear territorios con cárteles como la Familia Michoacana, los Caballeros Templarios y los Viagras, quienes al verse avasallados optaron por unir fuerzas y conformaron la célula delictiva conocida como Cárteles Unidos.

En noviembre del año pasado, éste último grupo criminal tocó la puerta de decenas de habitantes de Tierra Caliente, los más pobres de Apatzingán, Buena Tepalcatepec y Aquil, y les informó que el CJNG se preparaba para una incursión armada, y que arrasarían con todo a su paso.

Aunque siempre ha habido crisis en el estado, pues es una zona clave para el narcotráfico, desde el 2019 la situación se ha vuelto crítica. Fue ese año, cuando el cártel de las cuatro letras amenazó y tildó de traidor a Juan José Farías, alias el Abuelo, señalado hace poco de ser líder del grupo criminal Cárteles Unidos.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR