A tres años del asesinato de estudiantes de cine: el multihomicidio que dejó la guerra entre el CJNG y Cártel Nueva Plaza

En 2018, los alumnos de la Universidad Medios Audiovisuales, Salomón Aceves, Marco García y Daniel Díaz, fueron asesinados por el narco

En 2018, Javier Salomón, Marcos Ávalos y Daniel Díaz estudiantes de cine del CAAV  fueron levantados y disueltos en asido por el CJNG (Foto: FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO)
En 2018, Javier Salomón, Marcos Ávalos y Daniel Díaz estudiantes de cine del CAAV fueron levantados y disueltos en asido por el CJNG (Foto: FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO)

Tres fotografías adornan la Glorieta de los Niños Héroes, en Jalisco, donde Salomón Aceves Gastélum, Marco García Ávalos y Daniel Díaz, estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales, fueron asesinados.

Con la pesadumbre del homicidio de los tres estudiantes a manos del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), familiares y amigos se reunieron en la glorieta conocida también como la de los Desaparecidos, para recordar a los jóvenes, quienes fueron vistos por última vez el 19 de marzo de 2018.

Este viernes, los allegados salieron a protestar en la capital de Jalisco, dispuestos a hacerlo las veces que sean necesarias para demandar justicia por los desaparecidos que han dejado las escenas de enfrentamientos entre narcotraficantes.

Los tapatíos reconocen que están indefensos en un entorno que no ha sido controlado por las autoridades, a pesar de que el caso de los tres alumnos de cine se ha convertido en una historia que ha conmocionado a los mexicanos.

Los narcotraficantes del CJNG habrían confundido a los alumanos con miembros del grupo rival Cártel Nueva Plaza  (Foto: FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO)
Los narcotraficantes del CJNG habrían confundido a los alumanos con miembros del grupo rival Cártel Nueva Plaza (Foto: FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO)

El 19 de marzo de 2018, una grupo de sicarios del CJNG, actualmente el más poderoso del país, asesinó a tres jóvenes y deshizo sus restos en ácido.

Según los detalles, los pistoleros, disfrazados de agentes de la Fiscalía, interceptaron a los estudiantes en una carretera cuando detuvieron su automóvil para arreglar una falla mecánica.

Los alumnos regresaban de una larga jornada de rodaje para un trabajo escolar que se había llevado a cabo en una casa en Tonalá. En la soledad de la vía, seis hombres con armas de alto poder bajaron de dos camionetas y les ordenaron a los tres estudiantes que se subieran a uno de los vehículos.

Los jóvenes no tenían el más remoto vínculo con los narcos de la región, sólo estuvieron en el lugar y la hora equivocados. La cabaña, donde montaron el rodaje escolar, en algún momento fue una casa de seguridad del Cártel Nueva Plaza, acérrimos enemigos de la organización dirigida por Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho.

Los narcotraficantes del CJNG habrían confundido a los alumnos con miembros del Cártel Nueva Plaza.

Cártel Nueva Plaza
Cártel Nueva Plaza

La fundación Insight Crime señala que el Cártel Nueva Plaza está formado por desertores del CJNG. El punto de quiebre entre ambas organizaciones ocurrió tras la ejecución del operador del cártel de las cuatro letras apodado el Colombiano, en marzo de 2017.

Carlos Enrique Sánchez Martínez, alias el Cholo —quien fue ejecutado este jueves por presuntos sicarios del CJNG—, estaría detrás del asesinato del Colombiano.

El Cártel Nueva Plaza es, presuntamente, financiado por la organización sinaloense que lidera Ismael el Mayo Zambada, que al igual que los antiguos socios del Mencho, pretende terminar con el CJNG y tomar el control de los territorios bajo su poder.

Hasta este jueves, Carlos Enrique Sánchez Martínez era identificado como el líder principal del Cártel Nueva Plaza. El hombre fundó el grupo criminal con la enmienda de disputarle el control de la venta de droga al Mencho, incluso se informó le puso precio a la cabeza de este capo.

Alias el Cholo mantuvo siempre un bajo perfil. En 2015 fue detenido por posesión de drogas y nunca se precisó cómo recuperó su libertad.

Sánchez Martínez encabezaba una guerra contra el CJNG en Jalisco y Guanajuato. En un video difundido en redes sociales, el supuesto criminal confesó ser responsable de las fosas clandestinas y las últimas masacres ocurridas en la entidad.

Su cuerpo sin vida fue hallado en pleno Jardín Hidalgo, en la turística zona del Parián de Tlaquepaque.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR