El 31% de empresas del principal índice de la BMV no tiene mujeres en su consejo de administración: análisis

En los consejos de las 35 empresas del índice IPC, las mujeres ocuparon el 10% de los asientos en 2020, por encima del 8% en 2019 y el 7% en 2018, un avance que sin embargo no ha sido suficiente, advirtieron

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Los consejos mexicanos de las empresas que cotizan en el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) siguen rezagados con respecto a la paridad de género, reveló un análisis del avance de mujeres en puestos de poder, donde casi un tercio de éstas ni siquiera tiene una representación mínima en este tipo de cargos.

De acuerdo con un análisis de la compañía Miranda ESG, asesor líder para empresas e inversionistas en asuntos ambientales, sociales y de gobierno corporativo en México, en los consejos de las 35 empresas del índice IPC (Índice de Precios y Cotizaciones) de la BMV, las mujeres ocuparon el 10% de los asientos de consejo en 2020, por encima del 8% en 2019 y el 7% en 2018.

En contraste, las mujeres conforman 28% de los miembros de los consejos del S&P 500, según la última encuesta de Spencer Stuart. Además, si se considera sólo a las mujeres que son miembros independientes de estos consejos, la participación femenina se reduce a un mínimo 4% (frente al 3% en 2019 y al 2% en 2018).

La información detallada de las empresas del IPC y su integración de mujeres en sus consejos para 2018, 2019 y 2020 (Foto: Cortesía Miranda ESG)
La información detallada de las empresas del IPC y su integración de mujeres en sus consejos para 2018, 2019 y 2020 (Foto: Cortesía Miranda ESG)

Un total de 11 de estas 35 empresas mexicanas no tienen ninguna mujer en el consejo. Entre ellas se encuentran algunas de las empresas más desarrolladas y sofisticadas del país (Grupo Alfa, Televisa, Regional, Peñoles, Grupo México, Gruma, entre otras), incluyendo una de las cinco empresas mexicanas seleccionadas para el índice de igualdad de género de Bloomberg. “Esto, por supuesto, plantea preguntas sobre la metodología del índice. Por el contrario, los 500 miembros del S&P 500 tienen al menos una mujer en el consejo”, remarcó el análisis de Miranda ESG.

Respecto a los nuevos miembros de consejos (los nombrados en 2020), nuestro análisis encontró un aumento neto de siete mujeres en los consejos de la muestra. En total, esto se compara con una disminución neta de cinco miembros de consejo en toda la muestra. “Esto sugiere que se están logrando algunos avances”, explicaron.

En particular, destaca Santander, que ha pasado del 0% de participación femenina en 2018, al 36% en 2019, y al 40% en 2020. IENOVA y GAP también mostraron avances materiales en 2020, pasando de un 8% y 9% de participación de mujeres en sus consejos en 2018, respectivamente, a 9% y 18% en 2019, y luego a 25% y 27% en 2020.

Esto llevó a GAP a empatar con Walmex en el segundo lugar en el ranking de mayor participación femenina en los consejos del IPC (27% de los miembros del consejo en Walmex son mujeres, disminuyendo del 30% que tenía en 2019).

Con el 40% de su consejo integrado por mujeres, el banco Santander encabeza a las empresas del IPC de la BMV en este rubro (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)
Con el 40% de su consejo integrado por mujeres, el banco Santander encabeza a las empresas del IPC de la BMV en este rubro (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)

“El argumento más fuerte para tener mujeres en los consejos es que luchar por un equilibrio de género justo y razonable en toda la organización, incluido el consejo, es una obligación social de una empresa pública moderna. Es difícil para los consejos comprender completamente a sus diversos grupos de interés si están eliminando del principal órgano de gobierno corporativo a representantes de la mitad de la población mundial”, recordaron desde Miranda ESG.

Pero, añadieron, incluso si los accionistas mayoritarios no están de acuerdo con este punto, hay dos razones muy prácticas por las que les conviene aspirar a un equilibrio de género razonable en el consejo.

La primera es que la composición de género en un consejo es una métrica ESG clave, muy pública y transparente. “Los fondos de pensiones (incluidos los de México) tienen cada vez más mandatos para invertir en empresas ESG-friendly y evitar a las que lo hacen mal.

No tener un número razonable de mujeres en tu consejo seguramente afectará tu capacidad para atraer dinero de fondos de pensiones (y de muchos inversionistas institucionales) a largo plazo. Reflejando esta tendencia, Goldman Sachs dijo que no ayudará a salir a bolsa a empresas estadounidenses que no tengan un consejo diverso, con un enfoque especial en género”, ahondaron

El análisis argumenta que, incluso si los argumentos más comunes no tienen efecto en el cambio de integración en los consejos, hay razones prácticas para planteárselo (Foto: Cuartoscuro)
El análisis argumenta que, incluso si los argumentos más comunes no tienen efecto en el cambio de integración en los consejos, hay razones prácticas para planteárselo (Foto: Cuartoscuro)

En segundo lugar, los gobiernos y los reguladores están comenzando a enfocarse en este tema, argumentaron. “En el último recuento, Bélgica, Francia, Alemania, Islandia, India, Israel, Italia, Noruega, Pakistán y España actualmente cuentan con cuotas legisladas para mujeres en los consejos de administración de empresas que cotizan en bolsa”, recordaron.

En 2018, en Estados Unidos, California aprobó una ley estatal que exige que las empresas que cotizan en bolsa con sede en su estado tengan una mujer en el consejo, aunque se está cuestionando la constitucionalidad de esto.

“En México, el Congreso está discutiendo regulaciones similares. Hay dos iniciativas en el Congreso que, si se aprueban, obligarán a las empresas públicas a cumplir con una cierta cuota de mujeres en su consejo”, adelantaron.

Los reguladores financieros y las bolsas de valores también están comenzando a centrarse en esto. Como ejemplo, Nasdaq ha dicho que no cotizará empresas sin al menos una mujer y una persona de un grupo de minoría en el consejo

En resumen, si las empresas se verán obligadas a hacer algo en el futuro, que probablemente sea lo correcto de hacer de todos modos, quizá tenga sentido hacerlo ahora de manera voluntaria y elegante, tal como ya lo han hecho todas las empresas del S&P 500, concluyeron.

SEGUIR LEYENDO: