La estrategia criminal del Cártel de Sinaloa y el CJNG para inflar el precio de las metanfetaminas en EEUU

El blanqueamiento de capitales de los grupos delincuenciales se vio afectado por el cierre de comercios e interrupciones en circulación de dinero en efectivo

Sobre drogas como el fentanilo si hubo poca disponibilidad en el mercado por restricciones de la emergencia por coronavirus (Foto: Captura de pantalla)
Sobre drogas como el fentanilo si hubo poca disponibilidad en el mercado por restricciones de la emergencia por coronavirus (Foto: Captura de pantalla)

Lejos de verse afectados por la pandemia de COVID-19, el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) aprovecharon la emergencia sanitaria para retener cargamentos de metanfetamina e incrementar su costo en el mercado de consumidores estadounidenses.

Según reportes de la Administración del Control de Drogas de EEUU (DEA, por sus siglas en inglés), las organizaciones criminales tuvieron dificultades para obtener precursores químicos al inicio de la pandemia, pero pronto restablecieron sus operaciones.

“El Cartel de Sinaloa y el CJNG utilizaron la pandemia de COVID-19 para inflar artificialmente la fijación de precios de la metanfetamina. Según informes de la DEA, tanto el Cartel de Sinaloa como el CJNG han estado reteniendo envíos regulares de metanfetamina a los Estados Unidos, que permitió a los cárteles aumentar la venta a mayor precio”, refiere la “Evaluación Nacional de la Amenaza de Drogas 2020″.

Antes de la pandemia ya se tenían reportes sobre intenciones de los cárteles para incrementar el costo de la metanfetamina, según la DEA. Pero con la emergencia por coronavirus, pudieron haber exagerado los efectos negativos en su negocio para incrementar el precio de la droga. Es decir, buscaron que el valor creciera a medida que la crisis se prolongaba y la oferta en EEUU disminuía.

El Cártel de Sinaloa es comandado por Ismael Zambada García, el Mayo, Los Chapitos y Rafael Caro Quintero, mientras que al CJNG lo dirige Nemesio Oseguera Cervantes. el Mencho (Ilustración: Steve Allen)
El Cártel de Sinaloa es comandado por Ismael Zambada García, el Mayo, Los Chapitos y Rafael Caro Quintero, mientras que al CJNG lo dirige Nemesio Oseguera Cervantes. el Mencho (Ilustración: Steve Allen)

Por otra parte, las restricciones emergentes como el cierre de fronteras, negocios no esenciales y solicitudes de refugio temporal, plantearon nuevos desafíos a los cárteles, en cuanto a limitaciones para distribuir narcóticos en EEUU, al menos la primera mitad del año pasado.

El reporte indica que los mercados mundiales de droga mostraron fluctuaciones en precios, disponibilidad, transporte y distribución hasta la primavera de 2020. Pese a las interrupciones en movilidad, los grupos delincuenciales se adaptaron al contexto de la pandemia para seguir operando.

Hasta junio del año reciente, al menos siete divisiones de campo de la DEA (Chicago, Houston, Louisville, Nueva Inglaterra, Saint Louis, y Washington) informaron una disminución en disponibilidad de fentanilo a causa de las afectaciones por COVID-19. El resto de las oficinas apuntaron que el cambio en el mercado había sido poco o nulo.

Sin embargo, en ciudades como El Paso, Chicago, Denver, Houston, Louisville, Nueva Orleans, Nueva Jersey, Nueva York, Filadelfia y San Diego, hubo incrementos en el precio de la heroína. Aunado a la incertidumbre de suministro provocada por órdenes de bloqueo estatales y restricciones en la frontera de México y EEUU.

La DEA notó que la producción y distribución de narcóticos no fue afectada por la pandemia (Foto: SEMAR)
La DEA notó que la producción y distribución de narcóticos no fue afectada por la pandemia (Foto: SEMAR)

De acuerdo con la DEA, algunas afectaciones fueron a corto plazo, como la obtención de precursores químicos para síntesis de drogas sintéticas; pero los impactos duraderos en cadenas de suministro y producción de metanfetamina fueron insignificantes, de ahí su flexibilidad para determinar precios.

En cuanto a sus operaciones financieras, los cárteles mexicanos sí fueron impactados por la pandemia. Según el análisis de la DEA, la emergencia por COVID-19 afectó en flujo de dinero ilícito a nivel mundial como nacional. Entre las consecuencias estuvieron interrupciones a circulación de grandes cantidades en efectivo, así como el lavado de dinero en las redes de China y el blanqueo de otro capitales basado en el comercio.

Ya en noviembre del año pasado fue advertido que el CJNG se adaptó a la crisis sanitaria e, incluso, aprovechó la coyuntura para expandir su territorio, pues las autoridades estarían distraídas atendiendo la emergencia del virus SARS-CoV-2.

Bajo el supuesto de que las fuerzas de seguridad están ocupadas en actividades relacionadas con la pandemia como la vigilancia de hospitales, y con una capacidad reducida para intervenir en tiroteos”, reveló un informe del International Crisis Group (ICG).

La crisis por muertes de sobredosis en EEUU incrementó en 13 mil casos en un año (Shuterstock)
La crisis por muertes de sobredosis en EEUU incrementó en 13 mil casos en un año (Shuterstock)

El ICG apuntó que los 198 grupos criminales que operan en México se vieron obligados a suspender sus actividades ilícitas por las interrupciones en el comercio y restricciones a la movilidad. Pero la pausa fue breve. Ahora la DEA indica que no hubo mayores complicaciones para grupos criminales como el de Sinaloa o el CJNG.

Para el gobierno de Estados Unidos, los cárteles mexicanos son el principal proveedor de drogas y no hay grupos transnacionales que les hagan frente en el trasiego de fentanilo, metanfetaminacocaína y heroína a través de su frontera suroeste.

Asociadas con pandillas locales, las facciones distribuyen en todo el país, además, se han modernizado para enviar y vender su producto, pero sobre todo, no se detendrán ante nada ya sea que recurran a la violencia o intimidación.

Como resultado del envío de narcóticos desde México, más de 83 mil personas perdieron la vida a causa de sobredosis, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU. Se trata de una cifra analizada hasta julio de 2020, pero un incremento de gran magnitud, pues en 2019, las muertes por adicciones no controladas sumaron más de 70 mil.

SEGUIR LEYENDO:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS