Casado con la líder de su club de fans y papá de un niño: así transcurre la vida de Diego Santoy en el penal de Cadereyta

El infanticida fue vanagloriado por un grupo de mujeres, quienes vendían playeras con la cara de él en apoyo a su estancia en prisión

Diego Santoy  fue condenado a 71 años de prisión por asesinar a dos menores y secuestrar a una mujer (Foto: Twitter / @aleboser)
Diego Santoy fue condenado a 71 años de prisión por asesinar a dos menores y secuestrar a una mujer (Foto: Twitter / @aleboser)

Diego Santoy, infanticida sentenciado a más de 71 años de prisión por el homicidio de María Fernanda, de dos años y Erick Azur, de siete, en 2006; ha creado su propia familia dentro del Cereso Cadereyta, Nuevo León.

También conocido como el asesino de Cumbres, Santoy Riverol fue privado de su libertad por hallarlo culpable de asesinar a los hermanos menores de Érika Peña Coss, quien fuera su novia en el año que se cometieron los fatídicos hechos en la ciudad de Monterrey.

De acuerdo con la carpeta de investigación, de entre las 06:00 y las 07:00 horas (Tiempo local) del 2 de marzo del 2006, Diego ingresó al domicilio de su novia ubicado en la calle de Cumbres. Ahí tomó la vida de los niños, acuchilló a Érika y secuestró a la empleada doméstica de la familia. La intención del criminal en ese momento era también dejar muerta a su ex pareja; sin embargo, las heridas que provocó no resultaron letales.

Diego Santoy asesinó a los hermanos de su ex novia (Foto: Twitter / @DanielMQro)
Diego Santoy asesinó a los hermanos de su ex novia (Foto: Twitter / @DanielMQro)

Poco tiempo después, el criminal fue detenido en el estado de Chiapas, intentando cruzar rumbo a Guatemala para escapar de las autoridades Mexicanas. Con lo que no contó es que dada la brutalidad de los hechos, la policía de todo el país ya contaba con su descripción y una base sólida para seguirle la pista.

Este capítulo de la vida prófuga del asesino se cerró junto con su arresto y el de su hermano, quien lo ayudaba a huir de las autoridades.

El caso captó la óptica mediática desde el primer día, generando mucha expectativa sobre la resolución y la sentencia; sin embargo, las cualidades estéticas de Diego y su carisma ante las cámaras de televisión le valieron la admiración de un grupo de mujeres que formaron un club de fans, el cual lo visitaba constantemente en prisión una vez asentada la sentencia.

Tras ser instalado en el penal de Cadereyta, Santoy Riverol comenzó a purgar una sentencia inicial de 138 años, la cual fue reducida a 71 años tras una apelación; sin embargo, sólo cubriría 40, pues las personas adultas mayores pueden quedar sin efecto de efectos judiciales por permiso del Código Penal.

Estando tras las rejas conoció a la líder de su club de fans, una mujer identificada al público bajo el nombre de Lety, persona con quien inició un noviazgo. Por el alcance que tuvo el caso en los medios de comunicación, las autoridades del penal mantuvieron los hechos con un perfil bajo para evitar posibles represalias contra ella.

Diego Santoy  y su novia en una foto cuando aún mantenían su relación (Foto: Twitter / @J_Fdz_Menendez)
Diego Santoy y su novia en una foto cuando aún mantenían su relación (Foto: Twitter / @J_Fdz_Menendez)

Así transcurrieron los meses de Santoy, hasta que el 4 de marzo del 2008, a dos años y dos días de haber cometido el doble infanticidio, la pareja se casó, señalaron medios locales. Sin embargo, el dato exacto no ha sido divulgado por el derecho a la privacidad de los enamorados. Tiempo después, se difundió la noticia de que el asesino de Cumbres tuvo un hijo.

En entrevista para Milenio, Diego expresó que tiene la ilusión de salir de prisión y que una vez pagando su condena espera estudiar Administración y emprender, pues está seguro de que nadie lo va a contratar con los antecedentes que tiene.

En cuanto a su incursión a la vida matrimonial, algunos medios han dicho que la pareja se separó hace algún tiempo; no obstante, esto continúa siendo difundido en el mundo de los rumores.

SEGUIR LEYENDO: